UTS sigue con medidas de fuerza y el gobierno amenaza con sanciones

Ante el rechazo de la propuesta oficial por parte de la Unión de Trabajadores de la Salud, el jefe de Gabinete, Oscar González, afirmó que no tolerarán protestas tras “este esfuerzo inmenso”.

La Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), Enfermeras Unidas y la Interhospitalaria ratificaron ayer la continuidad del paro por tiempo indeterminado al rechazar la propuesta del gobierno de Córdoba, el cual advirtió sobre futuras sanciones a los empleados que realicen medidas de fuerza.

El jefe de Gabinete, Oscar González, rubricó ayer el acuerdo salarial alcanzado con el Sindicato de Empleados Públicos (SEP), la Unión de Personal Superior (UPS), el distrito local de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) y la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN).

“El acuerdo firmado incluye el aumento del escalafón general del 25%. Este mes los trabajadores cobrarán el 12,5% retroactivo al 1 de febrero; en agosto, el 6,25% e igual porcentaje en noviembre”, informó el ministro. En el caso de los trabajadores de Salud, el acuerdo incluye un adicional remunerativo que permite que el aumento a los profesionales médicos, bioquímicos, odontólogos, farmacéuticos y psicólogos llegue a 38,3% durante 2012.

En ese acto, González advirtió: “No vamos a tolerar protestas tras este esfuerzo inmenso”. Señaló que si se realizan medidas de fuerza se tomarán las sanciones “necesarias para garantizar las prestaciones”.

Por su parte, los profesionales que rechazan la propuesta se pronunciaron en defensa del titular de UTS, Carlos Altamirano, contra una eventual represalia oficial contra el médico. Ayer, se manifestaron con un corte de calle en la zona del Polo Sanitario y cuestionaron al SEP porque consideran que “no representa” a los trabajadores de salud, y repudiaron la “burocracia sindical representada por (José) Pihen”. Además, criticaron la decisión de Médicos Unidos de aceptar la propuesta oficial.

En tanto, Altamirano reconoció como “positivo” que por primera vez se realice una suba diferenciada y que alcance a todas las categorías, pero rechazó el aumento en tres cuotas y que el plus a los equipos de salud no vaya al básico.

Por su parte, desde Médicos Unidos, recordaron que si bien la oferta del Gobierno no era lo que pedía la agrupación, la toman como un “gesto de voluntad” en una negociación que debe seguir. “Habíamos pedido ocho mil pesos de básico. Estamos lejos de eso. La idea es seguir negociando”, indicó Rubén Cantero, vocero de la agrupación.

Consejo de Médicos

Por su parte, el Consejo de Médicos de la Provincia también se refirió al acuerdo. En un comunicado expresó su “beneplácito” por la reapertura del diálogo.

Además, valoró “el reconocimiento de la postergación económica de los colegas puesta de manifiesto en el aumento diferenciado de los servidores públicos y el esfuerzo por mejorar la condición económica de los médicos, abriendo un camino de recomposición del salario y el inicio de recuperación de la dignidad médica”.

Artículos destacados