Trepó el número de denuncias por abuso sexual infantil en Córdoba

Internet y las nuevas tecnologías marcan el avance del ciber-abuso en niños. Lanzan una capacitación para operadores judiciales

La estadística de los delitos contra la integridad sexual de menores marca un alto crecimiento de los casos denunciados. Sólo tomando la ciudad de Córdoba, en 2009 se registraron 1012 casos, más del doble que en 2008, cuando se habían contabilizado 472. La cifra citada por el fiscal de Cámara Marcelo Altamirano, con base en informes del Departamento de Análisis del Comportamiento Criminal, Estadística y Enlace de Policía Judicial de Córdoba, son contundentes para dimensionar la problemática y la necesidad de más acciones desde todos los sectores de la sociedad y de mayor capacitación de los operadores judiciales para enfrentar el abuso infantil.

“El aumento de casos, y sobre todo de las modalidades delictivas de este tipo de violencia, nos ha conducido a ocuparnos, a efectos de pretender  operadores judiciales mucho y mejor capacitados para enfrentar este flagelo. El principal problema es derrumbar los muros de silencio, pero hemos crecido en confianza y las víctimas denuncian”, aseguró  a Comercio y Justicia el fiscal que dirige el Instituto de Estudios de la Magistratura de la Asociación de Magistrados que este viernes lanza un ciclo de capacitaciones denominado “Hacia una mejor capacitación (legal, médica, psicológica) sobre el abuso sexual infantil. La cara perversa de la violencia infantil”.

“Entre los delitos contra la integridad sexual de menores, sólo teniendo en cuenta los casos denunciados -recuérdese que muchos no se denuncian- se refleja un enorme crecimiento que nos obliga a estar cada día más preparados. En el año 2006 se registraron 698 casos; en 2007, 641 casos; en 2008 fueron 472 y lamentablemente en 2009: 1.012 casos; estos números, tomados sólo de Córdoba capital, demuestran la envergadura que tendrá el problema cuando se termine de relevar el interior provincial”, alertó.

Internet en la mira

Una modalidad que viene ganando terreno a partir del crecimiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (chat, facebook, etc.) es el “ciber-abuso sexual”, algo que  preocupa a los operadores judiciales. “Indudablemente el avance de la tecnología, paradójicamente, sirve como fuente o medio comisivo de las pervesiones de los delicuentes sexuales, frente a los más vulnerables: los niños. Esta tecnología, para colmo de males, está al alcance de los menores. Ese manejo los coloca en indefensión, los expone a la producción, distribución y uso de imágenes pornográficas, los incita o los prepara, los expone y los acosa o los intimida. Ello deriva en delitos terribles con víctimas niños como son  la pornografía y la prostitución infantil, el turismo sexual y la trata de menores”, subrayó.

Para el fiscal, si bien la Policía Judicial cuenta con medios para investigar estos delitos, con personal informático capacitado, tales hechos son de difícil probanza, aunque rescató que en Córdoba “se han logrado importantes condenas y desbaratamiento de organizaciones que se dedicaban a estas deleznables actividades”.

Contra la castración química

Otro de los debates abiertos en la búsqueda de combatir los delitos sexuales es el de la castración química. Altamirano se manifestó sobre el tema:  “Definitivamente estoy en contra”.“Este medio -dijo- sólo reduce la libido de las personas, lo que no garantiza que el delicuente sexual no reincida. Pero la afirmativa o la negativa no son respuestas absolutas, valederas por sí solas. Es una cuestión de la ciencia médica, pero de todas formas hay que debatirlo. Además lo debe legislar el Congreso como pena y allí se comienza con un problema jurídico de choque con los tratados internacionales que vedan ciertas penas”. Por último, dijo que en los países donde se ha aplicado no dio resultado. “No creo que un abusador abandone su perversión con una eventual inyeción o pastilla. Estimo que se deben rever las penas y dedicarle un especial estudio al tratamiento penintenciario dew los delincuentes sexuales”, concluyó.

Política criminal
Proponen más trabajo con la familia y mayor control de los lugares de esparcimiento

La prevención desde el seno familiar es uno de los puntos que destaca el fiscal Altamirano a la hora de enumerar una serie de aportes que se harían a la política criminal en la lucha contra la violencia sexual infantil.

“Se debe abocar de lleno en la  prevención, trabajar con y desde la familia, para vencer la brecha generacional en que los hijos manejan la tecnología y los padres no. Además, incentivar la colaboración de las ONG , de los medios masivos de comunicación y preparar a los jóvenes, niños y adolescentes. Por otro lado, mayor control en lugares de esparcimientos, cibercafé, etcétera”, propuso.

Reformar leyes
También apuntó a la normativa vigente. “Desde lo legal, hay que debatir reformas legislativas provinciales y nacionales. Capacitar a las fuerzas de seguridad. En suma, interrelacionar niño, familia, comunidad, sociedad”.

Finalmente, destacó que para abordar esta problemática del abuso de menores,  Córdoba tiene una unidad judicial de la mujer con personal especializado, el centro de asistencia a la víctima y es pionera en Cámara Gessel, equipos técnicos especializados, y cuenta con la oficina de derechos humanos.

Agenda

Viernes 7 de mayo, de 17 a 21, panel médico forense sobre:
– Abuso sexual de menores: factores causales, modalidades, diagnóstico médico-legal. Expone Mario Germán Vignolo.
– Ciber-abuso sexual. Comercio Sexual de menores. Expone Carlos Alberto Cornaglia.
– Presentación del libro “La complicidad del silencio – Abuso sexual de menores” a cargo de María Esther Cafure de Battistelli.
Lugar: Asociación de Magistrados

Artículos destacados