Trabajadores de entre 30 y 40 no se sienten comprometidos

Un 37,93% presenta fracturas en su actitud y sólo 18,23% demuestra alto compromiso. Esta situación se traduce en alta rotación en las empresas.

La consultora argentina especializada en desarrollo y procesos de cambio Whalecom elaboró un nuevo informe sobre los niveles de engagement (grado en que los colaboradores están comprometidos emocional o racionalmente con algo o alguien en la organización) de los trabajadores con las empresas.

“Vivimos los niveles de compromiso más bajos de la historia de las empresas debido, fundamentalmente, a que el mundo del trabajo no opera de la forma en que los jóvenes querrían.

Chocan los mandatos del siglo XX con las preferencias de los más jóvenes y los paradigmas que han dominado la gestión de las personas no funcionan más como deberían”, sostuvo la directora de la consultora, Paula Molinari, por lo que se decidió llevar adelante una investigación sobre la problemática.

La encuesta fue realizada entre alumnos del MBA y del Executive MBA de la Universidad Torcuato Di Tella para averiguar cuál era su nivel de “engagement”. El cuestionario constaba de ocho preguntas y fue contestado por 208 personas durante 2010. De los participantes, 78 por ciento tiene entre 30 y 40 años, casi la mayoría en posiciones de mando medio y con alta valoración de sus empresas.

¿Qué datos mostró el estudio? Básicamente, que los entrevistados están “aburridos y frustrados”.

Un 37,93 por ciento presenta fracturas importantes en su compromiso, con riesgos importantes de retención y seguramente impacto en su desempeño. Solamente 18,23 por ciento de los participantes tiene un alto nivel de compromiso (ninguna respuesta negativa).

¿Cuál es la población con panorama más negativo? La de 30 a 40 años. ¿Hay diferencias según la edad? En el grupo de Generación Y (Gen Y) los resultados más negativos están relacionados con la falta de entusiasmo y la sensación de que el trabajo no es interesante y no lo están disfrutando.

“La Gen X -que es el segmento más numeroso de este estudio- muestra en sus respuestas un panorama desolador. Están aburridos, cansados, desenganchados”, afirmó Molinari. Al mismo tiempo, agregó: “44 por ciento no se siente entusiasmado con su trabajo, 38 por ciento no lo disfruta, y 38 por ciento no se siente identificado. Esta falta de sentido en el trabajo está seguramente afectando el desempeño y pone a este grupo en una situación de riesgo”.

Compromiso sin entusiasmo
Los participantes de más de 40 años son los que muestran un nivel de compromiso mayor, aunque manifiestan no estar entusiasmados. La falta de entusiasmo no se relaciona con el contenido del trabajo, que es valorado, sino con otros factores, según el informe.

Para tener alguna referencia y poder comparar los resultados arrojados por esta investigación, se puede citar otro informe de Gallup que muestra que la falta de compromiso en la fuerza de trabajo de Estados Unidos genera una pérdida de productividad anual de 300 mil millones de dólares. En la misma investigación se comparan las empresas con mejores resultados versus las promedio. En las primeras, 67 por ciento de empleados está comprometidos versus 33 por ciento.

El estudio resume que los niveles de engagement tan bajos son los que generan la alta rotación que hoy viven las empresas. Las organizaciones ponen foco generalmente en resolver los temas que tienen que ver con la satisfacción, pero los aspectos básicos que hacen al compromiso emocional siguen pendientes, independientemente de la antigüedad de las personas y -más profundamente- en los menores de 40 años. “Cada vez hay más jóvenes buscando la satisfacción en el trabajo y cuestionando la forma en que las organizaciones operan. Los grandes cambios ocurrirán cuando estos estén lleguen a posiciones de management”, concluyó la investigación.

Conclusiones

–  El entusiasmo por el trabajo decrece a medida que aumenta la edad. Más jóvenes, más entusiasmados; menos jóvenes, menos entusiasmados.

–  Gen Y: no están entusiasmados y no encuentran el trabajo interesante.

–  Gen X: muestran un panorama más negativo: no están entusiasmados, no encuentran el trabajo interesante y no se sienten orgullosos.

–  Los mayores de 40 años: encuentran su trabajo interesante, buscan hacer aportes extra pero no están contentos.

Artículos destacados