Siete estrategias para superar el cansancio emocional en el teletrabajo

Por Carolina Klepp
[email protected]

Empresas cordobesas están implementando medidas para afrontar y disminuir la ansiedad entre sus colaboradores

A cinco meses de la pandemia pesa, y mucho, el cansancio emocional en los ámbitos laborales. ¿Cómo hacer para aliviar el desgaste que genera el teletrabajo desde el hogar, el estrés crónico, las jornadas laborales interminables, el aislamiento?
El coronavirus obliga hoy a las organizaciones a repensar sus prácticas.
Hay siete estrategias saludables que están implementando empresas cordobesas para afrontar y disminuir la ansiedad y angustia de sus trabajadores.
Desde buenas prácticas para evitar el nuevo síndrome del Zoom burnout que causan las reuniones virtuales hasta un chatbot que es asistente emocional. También la experiencia de meditaciones online grupales y la implementación del trabajo por “foco corto”.
Sin dudas, corren con ventaja las empresas que se reconvierten en organizaciones saludables y resilientes.

 

LETICIA PALMES. Psicóloga laboral, integrante del Departamento de Personas (Colsecor).

Evitar el Zoom burnout

La pandemia generalizó el uso de las reuniones por Internet en el mundo del trabajo. El uso de Zoom, Meet, Hangouts, Skype, WhatsApp en empresas y todo tipo de organizaciones se volvió moneda corriente.
En el país ya van cinco meses de su implementación generalizada y especialistas de salud mental advierten que los trabajadores están sufriendo un mayor cansancio que en las reuniones presenciales. El nuevo fenómeno se llama Zoom burnout . La fatiga causada por las reuniones virtuales impacta por la sobrecarga cognitiva que implica estar más pendientes de lo que ocurre con cada una de las personas que están ante la cámara y la propia exposición continua. 

La psicóloga laboral Leticia Palmes, integrante del Departamento de Personas de Colsecor, afirma que en este tiempo de aislamiento preventivo, social y obligatorio aumentó exponencialmente el uso de las tecnologías para poder seguir trabajando. “Pasamos un 40% más de nuestro tiempo en dispositivos tecnológicos. Esta hiperconectividad nos expone a malestares que quizás no se vislumbren naturalmente pero sí afectan nuestra subjetividad”.
Por ello, considera fundamental trabajar en buenas prácticas para las reuniones virtuales.

1- Objetivo. A la hora de programar un Zoom, lo primero que nos debemos preguntar es: ¿es necesaria esta reunión? ¿podría tratar estos temas por mail o un mensaje de WhatsApp? ¿Cuál es el objetivo de esta reunión?

2- Temario. La convocatoria a la reunión debe ser enviada 24 horas antes y tiene que haber una breve introducción sobre los temas que se tratarán.

3 – Horario. Poner un horario de comienzo y finalización. Ser respetuoso de los tiempos de todos los integrantes.

4 – Extensión. No puede durar más de 60 minutos, tiempo en que el ser humano puede tener atención plena.

5 – Escucha. Antes de comenzar la reunión, dedicar 15 minutos aproximadamente a preguntar a cada integrante cómo se encuentra, cómo está organizando sus días, qué tarea estuvo realizando cada uno, cómo les fue, qué tarea se pudo concretar, cuál no, qué problema u obstáculo hubo.

6- Colaboración. Evaluar las cargas de trabajo de los colaboradores y poder así fomentar la ayuda entre pares. Si a algún colaborador -por algún motivo en particular- se le dificulta cumplir el objetivo, ver qué otro colaborador puede ayudarlo. Este espacio de consulta es clave para identificar estas situaciones.

7- Priorizar. La reunión debe comenzar con los temas de mayor relevancia, de manera que si algún integrante por algún motivo personal debe retirarse antes de la finalización cuente con los datos necesarios para su labor.

8- Cámara. Si algún integrante quiere presenciar la reunión con su cámara apagada, normalizar esta situación.

9- Estados de ánimo. Quien dirige la reunión debe estar atento a los gestos comportamentales de sus colaboradores, que funcionan como indicadores de sus estados de ánimos

10- Accionables. Al finalizar la reunión, los integrantes deben irse con “accionables” claros. Es decir, saber qué hay que hacer, cómo siguen y qué necesitan para la realización de la tarea. 

 

 

NATALIA CASCARDO. Directora de People (Apex).

Un chatbot que es asistente emocional

¿Qué sentís hoy? ¿Miedo, alegría, tristeza, ira, sorpresa, aversión?

En tiempos de pandemia, más que nunca las emociones están a flor de piel. Y conocerlas y hacer algo con ellas es una forma de reducir o transformar la ansiedad, depresión, inseguridad, soledad y pesimismo en otra cosa.
Con 6.000 trabajadores, Apex -que ofrece servicios de BPO contact center– acaba de poner en marcha un programa de Formación en Inteligencia Emocional para toda la organización. Tiene una parte teórica y una de entrenamiento, con un chatbot llamado “Asistente de Bienestar”.
Lo más disruptivo que estamos haciendo es dar la formación para poder afrontar diferentes situaciones. El que mejor sale de las situaciones no es aquel al que no le pasa nada sino el que sabe afrontarlas y puede responder ante ellas. Somos una organización resiliente, nos pasan cosas y sabemos salir adelante, trabajar bajo presión y tener resultados”, cuenta Natalia Cascardo, directora de People en Apex

“Este asistente emocional te pregunta cómo te sentís y la persona puede poner una carita; a partir de eso se genera una interacción con ese asistente virtual con quien identifica la emoción que lo está habitando. Y el chatbot le responde para qué sirve normalmente esa emoción y a partir de que la persona puede empezar a reconocerla es que puede hacer algo. Después, esa persona tiene un informe individual de cómo fue en un mes su variación emocional. Siempre tenés al final la opción de si querés charlar con alguien, siempre atrás hay una persona. Eso sirve de entrenamiento a las personas, para conocer para qué sirve cada emoción”, explica Cascardo. 

El objetivo del programa de formación de Apex que comenzó este mes es construir el hábito de la conciencia emocional. “Cuando soy consciente de qué emoción estoy sintiendo – agregó Cascardo- sé qué tengo qué hacer y sé qué no es el mejor momento para determinada cuestión. Esto es una herramienta para mi vida personal pero también laboral”.
En esta implementación, Apex trabajó junto a la Asociación Española de Inteligencia Emocional.

 

Trabajar por “foco corto”

Hay quienes creen que cuando se trabaja desde casa se trabaja menos, pero la evidencia muestra que no es así. “Por el contrario, se suele trabajar más horas que lo que se trabaja en la oficina porque nos solemos sentir exigidos, con culpa, sentimos que hay que cumplir bajo la circunstancia que sea, mostrar lo importante que es mi trabajo que puedo seguir haciendo desde casa. Debemos prestar atención a estos indicadores porque pueden ir en contra de nuestra salud”, advierte la psicóloga laboral Leticia Palmes.
Una idea saludable para ser productivos en este tiempo de teletrabajo es trabajar por lo que se denomina “foco corto”. Un ejemplo: trabajar enfocado en un lapso corto y levantarse de la silla y descansar; continuar con otro “foco corto” y discontinuar para preparar algo para comer, otro “foco corto” y realizar ejercicios de relajación.
Para que el trabajo desde el hogar sea productivo, es necesario diseñar un plan de trabajo en casa y éste no puede ser el mismo en cantidad de horas como en la oficina. “Es imposible pensar que vamos a tener ocho o nueve horas seguidas para trabajar porque están los hijos, las tareas de la escuela y de la casa. Por eso, es necesario buscar pequeños momentos y horarios acordados con la familia y con las posibilidades individuales donde se puedan hacer periodos de foco. Éstos se pueden hacer mediante distintas técnicas pero lo importante es generar un espacio físico y mental que te permita trabajar y cumplir tus objetivos”, concluye. 

 

Contención psicológica

Frente al abanico de situaciones nuevas y desbordantes que ha generado la pandemia en relación a la vida familiar, laboral, escolar y económica, hay organizaciones que han recurrido a brindarles contención psicológica a sus empleados y líderes.
Esta acción, por ejemplo, fue implementada en Apex y sus trabajadores han recurrido a ella con inquietudes de índole laboral o personal. 

“Abrimos un espacio de contención terapéutica y confidencial -no es terapia- por fuera de la organización, con un psicólogo independiente. La persona lo pide al área de salud ocupacional y se genera un encuentro virtual con el profesional. La gente lo está usando”, explica Natalia Cascardo, directora de People en Apex, quien agrega que esta acción se suma a otras de espacios de escucha a los empleados como son las reuniones quincenales virtuales de los líderes con sus equipos, en las que conversan en un mano a mano.



MARIANA REYNA. Responsable de Gestión del Talento Humano (Wetekio).

Meditación grupal online

La “nueva normalidad” trajo también aislamiento con mayor conectividad tecnológica. La saturación y el desgaste son síntomas que emergen entre los trabajadores ante esta situación. Crece así la denominada “fatiga mental o cognitiva” cuyos principales síntomas son la somnolencia, la incapacidad de concentración y la dificultad para procesar tareas a realizar. Acudir a técnicas de meditación permite cierta regulación emocional, reducción de la ansiedad y mejora cognitiva.
En Wetekio, firma dedicada a modernizar áreas de TI de empresas y organizaciones, pusieron en práctica la meditación en vivo, grupal, una vez a la semana. La propuesta está disponible para los 20 empleados de esta pyme que tiene trabajadores en Córdoba, Buenos Aires y La Plata.
“Es un espacio introspectivo, para ver la vida, cuáles son los sentimientos de las personas. Meditamos los lunes, al mediodía, una hora fuera del horario laboral. Para conectar cuerpo y mente, respirar, equilibrar las emociones, mimarse en un momento del día” describe Mariana Reyna, responsable de Gestión del Talento Humano en Wetekio.  Esta acción forma parte del Programa de Bienestar de la pyme tecnológica.
La licenciada en Recursos Humanos y coach, complementa también con otras estrategias como estar presente a través de llamado telefónico, WhatsApp, encuentros on line, preguntando la situación que atraviesa cada integrante del equipo, y también encuentros para compartir conocimientos entre equipos.


 

ROMINA RUFFINO. Gerente de Comunicación y Cultura (Naranja).

Casa y oficina, #EstoMeFunciona

Del “Home office” al “Home and office”, una evolución conceptual frente a la pandemia del coronavirus. Este es el caso de Naranja. La tarjeta implementó una serie de acciones enfocadas en cómo organizar la jornada de trabajo en la casa, sin descuidar el balance con el bienestar personal. Romina Ruffino, gerente de Comunicación y Cultura en Naranja, gráfica entre ellas: compartir videos con diferentes experiencias y buenas prácticas para llevar a cabo en cada casa, actividades de gym o meditación al inicio y fin de cada jornada, charlas con especialistas en medicina y nutrición para toda la familia, webinars para lograr un equilibrio entre el teletrabajo y el cuidado de los más pequeños. También sumaron espacios de recreación con espectáculos virtuales con artistas externos e internos

Además, para garantizar la desconexión digital de los trabajadores, generaron un ciclo de podcasts internos llamados #EstoMeFunciona. “Lo hicimos con el objetivo de transmitir en palabras de los colaboradores en primera persona, tips que contribuyan a experimentar otras formas de trabajar y que permitan adoptar prácticas cada vez más saludables, en un contexto que presenta desafíos constantemente”, concluye Rufino.


 

CECILIA NARVAJA. Responsable de Desarrollo HR (Bio4)

Medir el pulso para pilotear la incertidumbre

Las Encuestas Internas de Clima se han convertido en una herramienta muy útil para escuchar en tiempo real las necesidades de los trabajadores e ir reformulando día a día el trabajo y el acompañamiento a las personas en el actual contexto.
Naranja y Bio4 son empresas que lo vienen haciendo.
Cecilia Narvaja, responsable HR de la empresa riocuartense que produce bioetanol, adelantó que, en el marco de un Programa de Bienestar Emocional en contextos de incertidumbre para los líderes, realizaron una encuesta de clima para medir el estado de ánimo de las personas. Midieron diferentes aspectos que impactan a los equipos como modalidad de trabajo, liderazgo, condiciones, emociones, entre otros.
Asimismo, describió que se le dio “total autonomía” a cada sector para flexibilizar las jornadas, incrementando la frecuencia de rotaciones y fomentando las plataformas digitales como medios de comunicación y capacitación. Esto lo definieron de manera interdisciplinaria entre las áreas de Salud y Seguridad Ocupacional, Recursos Humanos y los sectores productivos o de soporte.

En tanto que Naranja brinda webinars y charlas para que quienes encabezan las áreas tengan mayor cercanía con su equipo, cuestión que consideran clave para gestionar en un marco de confianza.



Carlos Spontón

Gestión del estrés y resiliencia organizacional

Dicen que ante las adversidades disponemos de dos alternativas: paralizarnos o transformarnos. Las crisis son también una oportunidad para el cambio, desafían, obligan a salir de la zona de confort, e invitan a cuestionarnos y a innovar.

Este escenario puede ayudar a desarrollar recursos y fortalezas tanto individuales como colectivas. La promoción del bienestar y la gestión del estrés deben constituir un objetivo estratégico en todas las organizaciones, sobre todo en momentos como el actual. 

El impacto de la pandemia de covid-19 no constituye sólo una amenaza para la salud física, sino también mental. Esta pandemia ha generado efectos adversos que afectan la vida de millones de personas. 

En el último estudio del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de Universidad Siglo 21, que midió el impacto del Covid-19 en el bienestar emocional y estrés en trabajadores argentinos, se corrobora un aumento en los niveles de estrés crónicos en la población de trabajadores.
“Se observa un incremento interanual de aproximadamente cinco puntos en los niveles de burnout con relación al año pasado. Más concretamente, se observa que 47,8% de los trabajadores indica que le resulta difícil relajarse luego de su jornada, 36% que se siente tan cansado que cada vez le cuesta más iniciarla y 37,9% que por su cansancio no puede dedicarse a otras cosas una vez finalizadas sus tareas. Sumado al aumento en los niveles de agotamiento, también se incrementaron los niveles de cinismo. De hecho, 21,4% indica que ha perdido interés por actividad laboral, y 25,8% que cada vez se siente menos interesado e involucrado”, precisó Carlos Spontón, director del observatorio.

Enseguida aclara que de ninguna manera estos datos deben interpretarse como evidencia para no utilizar la cuarentena. “Los efectos psicológicos de no utilizarla y permitir que se propaguen las enfermedades podrían ser peores. Si la cuarentena es esencial, los Estados y organizaciones deben tomar medidas necesarias para asegurar que esta experiencia sea lo más tolerable posible para las personas”.

Volviendo al burnout  (síndrome de la “cabeza quemada”), recomienda: 

1-  Promover horarios flexibles.

2-  Realizar acciones tendientes a disminuir el conflicto familia-trabajo.

3-  Promover acciones de desconexión.

4-  Gestionar las rumiaciones (pensamientos repetitivos que ocurren de forma automática e incontrolable sobre eventos negativos) y otros factores asociados a la regulación emocional.

5-  Promover emociones positivas en la actividad laboral (centradas en emociones de orgullo). 

Como conclusión, adelanta que entre los desafíos del trabajo se encuentra desarrollar una capacidad adaptativa. En ello, hace referencia al job-crafting (rediseño del puesto de trabajo con foco en la salud); la gestión del bienestar tecnológico ante el tecnoestrés y la tecnoadicción, así como el desarrollo de nuevas habilidades cognitivas y el aumento de la resiliencia grupal y organizacional. 

1 Comentario en "Siete estrategias para superar el cansancio emocional en el teletrabajo"

  1. me encanto la nota EXCELENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados