Rigen más exigencias para usuarios de agroquímicos

El nuevo formato de documento obligatorio busca mejorar los controles y elevar los niveles de protección de la salud de la población a la hora de las aplicaciones.

El primer juicio oral por supuesta contaminación con agroquímicos mediante fumigaciones clandestinas en Córdoba puso en el centro de la escena la señal de alerta por la utilización de sustancias perjudiciales para la salud humana y la necesidad de mayores controles sobre este tipo de aplicaciones. En la provincia, un nuevo modelo de receta fitosanitaria -documento obligatorio para aplicar productos químicos o biológicos- incrementa las exigencias para el usuario de agroquímicos. Cabe recordar que sólo pueden emitirla los ingenieros agrónomos inscriptos como asesores fitosanitarios.

El nuevo formato exigido en el territorio provincial es resultado de un trabajo conjunto de la Secretaría de Agricultura y la Subsecretaría de Fiscalización, pertenecientes al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentos de Córdoba, y el Colegio de Ingenieros Agrónomos.

El nuevo diseño busca mejorar los controles y elevar los niveles de protección de la salud de la población, los animales, el medio ambiente y otras producciones agrícolas y ganaderas. La receta identifica al productor que quiere realizar la aplicación de agroquímicos, el tipo de producto a utilizar, la empresa que efectuará la aplicación, las condiciones climáticas y el control y verificación del cultivo a tratar.

“El nuevo modelo de receta ubica en un rango de responsabilidad visible tanto al profesional a cargo como al productor. Se considera si el asesor fitosanitario está presente en el momento de la aplicación o no, dando lugar para la firma que lo declara. De este modo, también está contemplada la firma de conformidad del usuario responsable, del dueño de la producción. Ello permite verificar que estuvo de acuerdo con las condiciones y características de la aplicación”, subrayaron a Comercio y Justicia voceros del colegio profesional.

Es importante destacar que la receta se emite por cuadruplicado: el original para el usuario responsable, el duplicado para el asesor fitosanitario, el triplicado para el aplicador, y el cuadruplicado para la municipalidad o el expendio, dependiendo del tipo de producto a utilizar. Además, contempla la fecha de validez de la receta, así como el período de reingreso al lote, es decir, el tiempo que debe transcurrir entre la aplicación del producto y la posibilidad de ingresar allí y estar en contacto con el ambiente nuevamente.

“Es un gran avance”

Para el Colegio de Ingenieros Agrónomos, este nuevo material de trabajo “incrementa las exigencias y responsabilidades del usuario”. Señala que las modificaciones se han realizado siempre en el marco de lo que la ley 9164 y su decreto reglamentario permiten y que, si bien esto significa un gran avance, se trata de un tema “muy delicado” y, por lo tanto, se debe continuar atentos a aquello que vaya sucediendo cuando este instrumento es puesto en práctica. Y ello requiere revisiones y actualizaciones permanentes.

Clase toxicológica

– Ahora existe una columna que establece la clase toxicológica del producto. Ítem que los profesionales reconocen positivo en la medida en que hay productos con similares ingrediente activos pertenecientes a diferentes marcas comerciales, que tienen distintas clases toxicológicas según sus propias formulaciones.

–  Un aspecto siempre presente en el uso de estos productos es la cuestión climática. Por ello hay un espacio bien establecido dentro de la receta para considerar las condiciones ambientales para la aplicación del producto.

– La nueva diagramación tiene un casillero para detallar el centro de acopio más próximo e incluye los puntos más importantes que se encuentran contemplados en la ley N° 9164, de Productos Químicos y Biológicos de Uso Agropecuario.

Artículos destacados