Quieren que pymes alimenticias reduzcan el uso de grasas trans

Salud y Agricultura pretenden un país libre de este tipo de sustancias para 2014. Piden que productoras de golosinas, panificados, margarinas y copetín se ajusten a parámetros saludables.

El consumo de cinco gramos de grasas trans por día aumenta en 25% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, alertó ayer el Ministerio de Salud durante el lanzamiento de una campaña que busca bajar en la población la ingesta de ese producto nocivo para la salud.

La campaña “Argentina 2014 libre de grasas trans” impulsada por las carteras de Salud y Agricultura promueve la modificación establecida en el Código Alimentario Argentino y una guía de recomendaciones para pymes que elaboran productos con esas grasas como golosinas, panificados y margarinas.

Las nuevas normas establecen que el contenido de ácidos grasos trans de producción industrial en los alimentos no debe ser mayor a 2% del total de grasas en aceites vegetales y margarinas destinadas al consumo directo, ni a 5% del total en el resto de los alimentos, sin aplicarse a las grasas provenientes de rumiantes, incluyendo la láctea.

Las grasas trans son aquellas que se forman durante el proceso de elaboración de aceites vegetales hidrogenados y en los últimos años han sido de suma utilidad a la industria de los alimentos por contar con ciertas ventajas, como mayor estabilidad durante las frituras, más solidez y prolongado tiempo de conservación. Pueden estar presentes en hojaldres, amasados de pastelería, copetín, galletitas, alfajores y productos de cobertura, entre otros.

El director de Promoción y Control de Enfermedades No Transmisibles de la Nación, Sebastián Laspiur, explicó: “Cinco gramos diarios de grasas trans en la dieta aumenta en 25% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares como infartos, accidentes cerebrovasculares y muerte súbita”.

Alerta
“Argentina es uno de los países que más avanzó en la región de las Américas en materia de reducción de grasas trans”, destacó el especialista, quien precisó que actualmente 70% de la industria alimenticia las reemplazó en la elaboración de productos. Sin embargo, queda “todavía 30% que no lo ha hecho, debido a que a veces no cuentan con otra sustancia que reemplace a las grasas trans”, admitió.

En tanto, el secretario de Agricultura, Lorenzo Basso, sostuvo: “Argentina está haciendo punta en Latinoamérica en reducir este producto nocivo” y rescató “el valor agregado de los productos argentinos, para abrir más mercados y abastecer a la población con alimentos saludables”.

Tres años

La campaña para que Argentina logre en tres años que su industria produzca alimentos libres de grasas trans va en sintonía con la implementación de la iniciativa de la Organización Panamericana de la Salud (OPS): “Las Américas Libres de Grasas Trans”, que busca mejorar la calidad de vida y aspectos sanitarios de la región.

Artículos destacados