Programa para tratar el cáncer infantil busca alcanzar 60% de supervivencia

Se trata de un plan global promovido por la OMS que busca reducir en un tercio las muertes prematuras causadas por la enfermedad, que en Argentina registra un promedio de 1.290  casos por año, de los cuales logran curarse más de la mitad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó un programa que busca alcanzar una tasa de supervivencia de al menos el 60 por ciento entre los niños con cáncer para el año 2030, lo que duplicaría los indicadores actuales y salvaría un millón de vidas.
“Con 300.000 nuevos casos diagnosticados cada año en pacientes de entre 0 y 19 años, el cáncer es una de las principales causas de muerte en niños”, advirtió la OMS, y agregó que en los países de “bajos ingresos” la situación «se agrava» por «falta de diagnóstico temprano, el elevado costo de los tratamientos y la falta de capacitación especializada».
En Argentina se diagnostican por año un promedio de 1290 casos nuevos de cáncer pediátrico, de los cuales entre 450 y 470 son leucemias -que logran curarse en más de la mitad de los pacientes-, (ver nota destacada). La distribución por sexo en los niños con cáncer muestra una ligera predominancia para el sexo masculino (56% varones y 44% mujeres). Según datos de la Secretaría de Salud argentina, el 80 por ciento de los niños enfermos de cáncer registrados entre 2000 y 2013 fue atendido en instituciones públicas, y el 20 por ciento restante en instituciones privadas.

A través de la “Iniciativa global contra el cáncer infantil”, la OMS ayudará a los gobiernos nacionales a evaluar su capacidad para diagnosticar y tratar el cáncer, la disponibilidad de medicamentos y tecnología, y a establecer el abordaje de la enfermedad entre las prioridades presupuestarias.
La OMS también buscará que los Estados incluyan el cáncer infantil en sus estrategias de salud nacionales y en las prestaciones de obras sociales y prepagas. Los objetivos de este programa lanzado por la OMS están incluidos en los Objetivos de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas, particularmente en el que busca reducir en un tercio las muertes prematuras causadas por enfermedades no transmisibles para 2030.

Baja exposición a microbios en los primeros meses de vida, una causa de leucemia

La leucemia linfoblástica aguda (LLA), el tipo de cáncer infantil más común, se genera en dos fases, dentro y fuera del útero, y podría ser prevenible, afirma un estudio realizado por científicos del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres y publicado recientemente en la revista Nature Reviews Cancer.
Mel Greaves, director del Centro de Evolución y Cáncer del instituto londinense, concluyó que la enfermedad es consecuencia de una mutación genética inicial, presente en el útero, y la exposición posterior del niño a una infección que activa las mutaciones.
Según el investigador, que llegó a estas conclusiones luego de cuatro décadas de examinar gran cantidad de trabajos sobre la enfermedad, «la vulnerabilidad de algunos niños a esas infecciones, provocadas por virus o bacterias, se debería a la baja exposición a microbios en sus primeros días y meses de vida».
Aseguró que «esto ocurre sobre todo en las sociedades ricas, donde la LLA es más prevalente», e indicó que, por tanto, podría ser prevenible «con tratamientos para estimular y potenciar el sistema inmunológico en la primera infancia», lo que se conseguiría evitando un exceso de higiene y amamantando al bebé.
Según Greaves, la LLA «es una paradoja del progreso en las sociedades modernas», pues «la falta de exposición a los microbios en la primera infancia desemboca en una disfunción del sistema inmunológico».

Artículos destacados