Los laboralistas, inquietos por el fin de la “doble vía”

Especialistas salieron al cruce de las declaraciones de la Primera Mandataria. Recordaron que la litigiosiodad no es culpa de los abogados sino de un sistema deficiente. También plantearon reparos sobre la participación del Consejo del Salario.

La intención de Cristina Fernández de Kirchner de modificar la Ley de Riesgos del Trabajo (LRT) despertó las voces de alerta de los especialistas, quienes ven con desconfianza la intención de la Presidenta de eliminar la denominada “doble vía”. Como se sabe, el lunes por la noche, durante la cena por el Día de la Industria, Cristina Fernández llamó a sancionar una nueva LRT y propuso conseguir una actualización anual de los montos indemnizatorios que sean fijados, dijo, en la reunión del Consejo del Salario.

“La idea es que en el Consejo de Salario, que se reúne anualmente, también se actualice ese monto y entonces haya un opción para los trabajadores y que si al trabajador le parece que no es suficiente, tiene todo el derecho a acudir a la justicia”, explicó.

Aunque todos los especialistas dijeron no conocer en profundidad el proyecto al que se refirió la Presidenta, consultados por Comercio y Justicia plantearon sus reparos. El camarista cordobés Gabriel Tosto opinó que intentar “eliminar la doble vía por ley es como querer terminar con la inflación de la misma manera”.

Según Tosto, para que efectivamente el trabajador “desista de recurrir al derecho común, la reparación del daño en la vía especial debe ser semejante a la que prevé la vía civil”. En otras palabras, si la LRT fija indemnizaciones irrisorias, el trabajadores recurrirá a la Justicia.

La actualización de los montos indemnizatorios en el Consejo del Salario tampoco tranquiliza a los especialistas consultados. Guillermo Pajoni, presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas Argentinos, opinó que ello “no garantizará absolutamente nada”. “Recientemente se fijó un salario mínimo vital y móvil que está por debajo del índice inflacionario. Entonces ¿por qué habría que pensar que los montos indemnizatorios que allí se fijen serán los adecuados?”, se preguntó.

Y agregó: “Eliminar la doble vía no es pensar en el trabajador. Acá lo que se quiere hacer es cuantificar, poner un monto a los accidentes laborales para que las empresas y los seguros sepan cuánto les va a costar cada trabajador en esas circunstancias”.

En el mismo sentido se refirió el abogado laboralista cordobés Ricardo Giletta. “La remisión a una negociación paritaria para acordar esos aumentos no es un buen anuncio”, indicó. “La negociación paritaria ha desantedido durante décadas esta problemática y nada hace vislumbrar que se lo priorice en estas circunstancias; de hecho, la mesa pluripartita para elaborar un nuevo proyecto de ley fracasó estrepitosamente. Sería largamente aconsejable, en mi opinión, buscar pautas de ajuste móviles, atadas a la evolución del salario de la actividad o del nivel general de salarios”, dijo.

Giletta se refirió también a las acusaciones de la mandataria nacional, quien atribuyó la elevada litigiosidad a los abogados. “La ‘industria del juicio’ no es culpa de los abogados sino de las dificiencias de una ley que ya fue tachada innumerables veces de inconstitucional por todos los tribunales del país, incluyendo la Corte Suprema de Justicia”, afirmó.

“Atribuir a los abogados los males de la litigiosidad ante una ley indefendible es más o menos como atribuir a los médicos la recarga de pacientes en los hospitales por déficitis en las condiciones de vida y la prevención. Los verdaderos responsables del litigio, es decir, los que no cumplen, quedaron una vez más afuera de la crítica”, concluyó.

Artículos destacados