La mediación está cambiando y aflora la “gestión de conflictos”

Según el abogado y doctor en psicología social, “la mediación clásica va a sufrir cambios fundamentales”. Advierte que hay diferendos en los que la técnica directamente no puede ser utilizada para llegar a una solución.

La mediación está bajo revisión. Aunque funciona muy bien como un medio de resolución de conflictos bajo ciertas condiciones, existe un sinnúmero de casos que no pueden ser abordados bajo esta técnica y hoy requieren de una mirada más amplia y recursos provenientes del conflict management o gestión de conflictos.

Así lo entiende Josep Redorta, abogado, administrador de empresa, doctor en psicología social y mediador que la semana que viene llega a Córdoba para hablar del tema invitado por la Asociación de Mediadores de la Provincia. Antes, adelantó a Comercio y Justicia su visión científica sobre algunos de los puntos de estudio que hace años investiga. Cabe señalar que una de las áreas de interés de Redorta es el diagnóstico de situaciones de conflicto. En este campo tiene una tesis doctoral sobre identificación de patrones de conflicto orientada a mejorar la gestión de los mediadores.

– Los conflictos actuales, desde lo que ocurre en Medio Oriente hasta los conflictos sindicales en Argentina, ¿tienen, a pesar de las diferencias culturales, un patrón común que los una y que muestre claves de cómo abordarlos para lograr una solución?
– Efectivamente, esto es precisamente lo nuevo. Los conflictos siguen unos patrones que pueden ser analizados. Mis estudios en 2002 lo demostraron y la explicación amplia viene en mi libro “Cómo analizar los conflictos” (Editorial Paidós). Un conflicto de poder, por ejemplo, tiene un componente común, sea cual sea la escala en que se trate. Lógicamente, además de similitudes hay diferencias que tienen que ser tenidas en cuenta de manera forzosa. El reconocimiento de patrones aporta mucha luz en muchos campos de la ciencia y se está desarrollando mucho.

–  ¿Las relaciones conflictivas de hoy difieren de las de hace diez años?
– No esencialmente. Los humanos no cambiamos tanto y hay problemas eternos en la humanidad. Hace dos mil años se peleaba por recursos escasos y hoy también, por citar sólo un ámbito. De todas formas las, nuevas tecnologías están generando nuevas formas de presentar algunos conflictos, pero estos siguen encajando en una tipología básica.

– ¿Han emergido síntomas nuevos que puedan ayudar a anticipar conflictos?
-Creo que no hay suficiente investigación para contestar correctamente a esta pregunta. Depende de la escala en la que hablemos. Esto se estudia en el ciclo del conflicto, su emergencia y desarrollo. Se pueden hacer algunas aproximaciones pero la realidad del conflicto es compleja.

– En el último tiempo se viene hablando de “conflictología”. ¿Qué similitudes y diferencias hay entre ese campo y el de la mediación?
– La conflictología es un concepto reciente y una ciencia en construcción que tiene una visión multidisciplinar muy amplia y cuyo objeto es el estudio del conflicto. Dentro de este objeto entrarían los medios de abordaje o resolución del mismo, de todo tipo. Naciones Unidas tiene reconocidos hasta 19 formas estándar de resolución de conflictos. La mediación es una de ellas.
No obstante, la mediación está entrando en un proceso de revisión. Hay una técnica concreta de mediación que funciona bajo ciertas condiciones y muy bien. Pero otros casos no pueden ser abordados con esa técnica y requieren más recursos que se hallan en el conflict management, un campo muy rico que está influyendo en la manera de ver la mediación. La conclusión es que todo está muy abierto y entiendo que la mediación clásica va a sufrir cambios fundamentales.

-¿Considera que en Argentina los operadores judiciales se resisten a recomendar la mediación como instancia previa a la judicialización?
– Los operadores jurídicos, en general son gente con experiencia, habituados a resolver problemas y sus resistencias pueden estar justificadas por motivos distintos. No sólo pasa en Argentina, también en Europa. Lo cierto es que está cambiando ahora mismo la concepción misma del Derecho y de la Mediación. Mi punto de vista es que el justiciable tiene derecho a tener acceso no sólo a un tribunal, sino a los medios apropiados de resolución de conflicto. Éste es un concepto más amplio y es la vía por donde se encontrarán los caminos procesales y negociales. Aunque la mediación ha existido siempre, su formalización es reciente comparada con lo normativo, hay un proceso en medio que conviene contemplar.

¿Quién es?
especialista en diagnósticos conflictivos

Josep Redorta, mediador reconocido por el Centro de Mediación Familiar de la Generalitat de Cataluña y árbitro del Tribunal Laboral de Cataluña se especializó en el campo del análisis y diagnóstico de situaciones de conflicto desarrollando técnicas como el Conflict Analysis Tipology (CAT)©, el perfil del conflicto y la lectura de emociones básicas de alto interés para mediadores y personas implicadas en cualquier situación de tener que gestionar diferencias personales. Su obra escrita abarca los libros “Cómo analizar los conflictos”, “El poder y sus conflictos”, “Emoción y conflicto”, “Entender el conflicto”, “Aprender a resolver conflictos” y “Hacia un mundo deseado. Cambio Social y conflicto”.

Cuándo y dónde

– Organizado por la Asociación Civil de Mediadores de la Provincia, el conflictólogo catalán Josep Redorta dictará en Córdoba un taller sobre “Nuevos Paradigmas en Mediación: La Gestión de Conflictos”.
– Fecha: miércoles 15 de junio en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba. Informes: asociaciondemediadores@gmail.com.

Artículos destacados