Integrar datos con reparticiones y certificar firma digital, desafíos para los escribanos

El nuevo titular del colegio que nuclea a notarios aspira, por intermedio de un sistema creado por la entidad, a simplificar trámites con Registro de la Propiedad, Catastro, AFIP y UIF. Se trata de una especie de data center que mediará entre profesionales y estos organismos

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

La necesidad de integrar datos con reparticiones públicas y simplificar trámites, la actualización tecnológica en cuestiones notariales y la mirada respecto de que las firmas digitales requerirán también de la certificación de un escribano, son algunas de las cuestiones que abordó con Comercio y Justicia el nuevo presidente del colegio, Horacio Ortiz Pellegrini.

– ¿Cuáles son las primeras acciones que se trazó esta gestión que acaba de asumir?
– Una de las prioridades es mejorar los servicios que el colegio presta a los escribanos y a la comunidad. Concretamente tenemos la inquietud de mejorar las legalizaciones, creemos que podemos bajar los tiempos en el proceso de habilitar un documento para su circulación fuera de la provincia de Córdoba. La gente que paga un arancel por ese servicio puede tenerlo en un tiempo más breve que en el que tenemos hoy. Nuestra aspiración es que salga en minutos algo que hoy lleva entre cuatro o cinco horas. En la actualidad se recibe el trámite a la mañana y se retira después del mediodía. Queremos darle un perfil de colegio integrado a la sociedad, a los organismos públicos, participar en proyectos comunes, siempre teniendo en cuenta que nuestra actividad va en beneficio a la sociedad.

– En su asunción se refirió a la actualización en materia tecnológica. ¿Qué implica ello?
– La tecnología ha invadido todas las actividades de las personas, todas las profesiones. Somos conscientes de ello y queremos usar la tecnología como una aliada para mejorar nuestros servicios profesionales. En ese sentido, queremos incorporar la tecnología en la tarea cotidiana. De hecho ya la hemos incorporado pero queremos mejorarla.
En ese sentido, el colegio va a ser un asesor del escribano para ir marcando un rumbo en cuanto a tecnología de que se trate. El colegio ya implementa un proyecto que se llama Sistema Integrador de Datos Notariales (Sidano). La idea es que como institución que aglutina información de todas las escrituras que nosotros labramos, el colegio pueda ser un intermediario de datos para las reparticiones públicas. De esa manera nos convertimos en un organismo que quiere integrar a otros, de manera que la información que manejamos sea de utilidad.

– ¿Con qué entidades por ejemplo?
– Ya tenemos un convenio con la Dirección de Rentas de Córdoba, le repartimos nuestros datos de escrituras y Rentas genera el impuesto a sellos de una forma simple y transparente. Para nosotros es un gran avance. Eso ya está en uso desde hace casi un año.

– ¿Y con qué otras reparticiones quieren avanzar en 2019?
– Ya empezamos la integración de datos con la Caja Notarial, nuestra aspiración es hacerlo en el ámbito provincial con Registro de la Propiedad, con Catastro.

– ¿Cuál sería la finalidad de esos datos compartidos con el Registro de la Propiedad?
– La idea que venimos trabajando con la Provincia es poder hacer la inscripción de títulos directamente desde esta integración con el colegio en forma digital. Sin dudas, eso requiere no sólo adaptaciones tecnológicas sino también normativas para hacer posible esto. Estamos trabajando a la par, no hay imposiciones de plazos. Nuestra aspiración es que sea en un plazo corto. Tenemos que ser realistas en esto, porque es algo muy importante este paso que se va a dar, por lo cual no queremos apresurarnos.

– ¿Y piensan en organismos nacionales?
– Como proyecto cordobés y con la colaboración del Consejo Federal del Notariado Argentino, queremos llevar la iniciativa de integración de datos al ámbito nacional para poder hacerlo con reparticiones como Unidad de Información Financiera (UIF) y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).
En otras oportunidades hemos cuestionado de que en nuestra función de notarios nos convertíamos en data enter, porque, por ejemplo, a un solo dato teníamos que repetirlo siete veces en distintas reparticiones públicas. Porque cada una generó lo que podría llamarse su propio “kiosco informático”. Al mismo dato lo teníamos que cargar en el Registro de la Propiedad, Rentas, Catastro, Municipalidad, UIF, AFIP…
En definitiva lo que hemos querido es que el Colegio de Escribanos, como institución mediadora, sea la que “dispare” todos estos datos (con verificación de autenticidad ) a todas las reparticiones.

“Blockchain no desplaza al notario”
Ortiz Pellegrini también se refirió a los temores que existen en el mundo profesional respecto de la desaparición de ciertas disciplinas por la tecnología. Al respecto graficó: “Para hacer frente a este concepto de ciertos tecnócratas, que creen que la tecnología va a suprimir todas las actividades o profesiones, decimos que una herramienta informática como blockchain no desplaza la figura de un notario. La nuestra es una profesión que tiene gran contenido humano. Por más blockchain o firma digital que haya en algunas cosas va a ser un error creer que se suprime lo notarial por lo tecnológico”.

– ¿Están de acuerdo con ir hacia la firma digital?
– La firma digital es una herramienta. Claro que estamos de acuerdo, porque significa un aporte para todas las cuestiones que tengan que ver en el escenario digital. En ese escenario hacía falta una herramienta para, de alguna manera, acreditar autoría y dar garantía de que el documento no ha sido modificado.

– ¿La firma digital no representa entonces la eliminación en algún punto de la figura del escribano?
– No, porque una firma digital se asimila a una firma ológrafa en el mundo de los instrumentos privados, en el escenario digital. En la vida cotidiana hay muchos trámites que se hacen con firma ológrafa y no hace falta certificación de firma. La certificación de firma aparece cuando los actos jurídicos que se celebran tienen una importancia mayor, ya sea por el contenido económico o por otras cuestiones.

– Entonces no ven riesgo para la profesión
– No vemos riesgos en la medida en que se perciba de que la firma digital no soluciona todo, que tiene ciertas carencias y debilidades. Un firma digital se tramita hoy para una persona que es capaz, que está bien, que es lúcida y que puede obligarse por sí misma, pero el día de mañana eso puede cambiar. De acá a un año esa persona puede ser un incapaz y la firma digital no va a prever esa realidad, por lo cual creemos que la firma digital va a requerir necesariamente también de un valor agregado que nosotros podemos aportar, que es el de certificación de firmas digitales. La presencia de un escribano va a tener muchísimo valor agregado para la seguridad jurídica, va a dar muchísima más certeza de que la firma fue puesta en un estado absoluto de discernimiento, de intención y de libertad; y ese valor agregado es lo que siempre se busca en los actos de mayor contenido económico. En ese aspecto, nosotros podemos aportar una ventaja.

Asesoramiento gratuito

Entre las acciones destinadas a la comunidad, el Colegio de Escribanos sostendrá el asesoramiento gratuito al público en general en su sede de Obispo Trejo 104. Días y horarios: Lunes, de 12 a 14, a cargo de Mariana Carnero; Martes y Miércoles -de 11 a 14- a cargo de Daniel Saiz. En tanto que los jueves, de 11 a 13, lo hará con Constanza Boetsch y los viernes, de 11 a 14, con Elena La Valva.

Artículos destacados