Ingenieros reclaman al municipio celeridad en trámites de aprobación de final de obra

Riesgos en la construcción y falta de personal con oficio también preocupan a Marcelo Funes Correas y Teresa Pereyra, quienes encabezan ahora la nueva conducción del colegio profesional a nivel provincial y en Capital, respectivamente.

Los ingenieros civiles comenzaron el año con un reclamo dirigido al Ejecutivo municipal para que se agilicen los trámites vinculados con otorgamiento de final de obra y aprobación de planos en la ciudad de Córdoba. Sostienen que hay procedimientos que demoran hasta seis meses, lo que les genera perjuicios en su quehacer profesional.

Ésta es una de las primeras acciones que acaba de encarar la nueva conducción del Colegio de Ingenieros Civiles, encabezada por Marcelo Funes Correas y Teresa Pereyra, quienes desde diciembre asumieron como presidentes de la entidad a nivel provincial y en Capital, respectivamente.

En diálogo con Comercio y Justicia, los dirigentes que se impusieron sobre el histórico oficialismo en la institución también se manifestaron preocupados por el agravamiento de los riesgos en la construcción y por la falta de personal “con oficio” en el sector.

La demanda por agilización de los trámites en las dependencias municipales se ha convertido en una queja constante de los ingenieros quienes, además, observan que existen criterios dispares en lo que exigen y aplican los distintos Centros de Participación Comunal (CPC) ante un mismo procedimiento.

“Pedimos agilidad, no puede ser que un final de obra lo den en seis meses, como ocurre en el CPC Ruta 20. No hay un criterio unificado en los CPC”, recalcó Pereyra, quien explicó que los profesionales están limitados a gestionar sus trámites en determinado CPC según la zona de radicación de la obra y sólo pueden aspirar a que les resuelva el trámite la oficina central del Palacio Municipal si entablan una especie de apelación administrativa.

Por otra parte, la ingeniera adelantó que está en gestiones la conformación de una comisión mixta con referentes de la Municipalidad de Córdoba y de la Provincia, para que se pueda “sacar el plano aprobado” en la Municipalidad sin tener que ir, además, a Catastro.

Trámites por Internet

La agilización y simplificación de las cargas administrativas para los matriculados es también una materia que encararon “puertas adentro” del colegio, donde ya lanzaron un nuevo sistema que permite a los ingenieros liquidar honorarios de tareas pendientes desde su casa u oficina a través de la web . Al hacer click  en la opción “Autogestión” los matriculados podrán liquidar honorarios y aportes de las tareas realizadas hasta el 31/10/2010.

En otro orden, Funes Correas dedicó un párrafo aparte a la ausencia de personal con oficio en el sector y a la falta de capataces en las obras, lo que redunda en descuidos y falta de respeto de las medidas de seguridad.

“Una cosa que no es menor es que se acabó el oficio en la gente que está trabajando en la construcción. Me refiero a albañiles, plomeros y gente que no sabe ‘caminar’ la obra. No hay quien forme albañiles ni capataces y el ingeniero no está para cuidar los accidentes, para eso está el capataz y no hay. El ingeniero no estudia ni está preparado para eso, él está para la parte técnica”, diferenció.

Alerta “El riesgo en la construcción en este momento es muy alto”

La ingesta de alcohol entre los trabajadores de las obras en construcción dejó de ser una de las principales amenazas que incide luego en accidentes, caídas y muertes. Ahora la preocupación se ha trasladado a lo que los ingenieros consideran un “agravamiento” en las condiciones: el consumo de droga.

“Hasta hace 10 años había que cuidar que en la obra no se tomaran bebidas alcohólicas, ahora el riesgo es de la gente joven que se ‘falopea’, algunos con fana y otros con otros tipo de estupafeciente”, describió Teresa Pereyra, quien recalcó que el peligro se multiplica no sólo por la persona drogada que puede caerse o tirarse desde un edificio, sino tambiénporque puede empujar a otros. “El riesgo en la construcción en este momento es muy alto y no se puede evitar porque no hay cómo reconocerlo”, subrayó.

Artículos destacados