Habitantes de Capital Federal y Córdoba, los menos felices del país

Una investigación titulada “Felicidad y Trabajo” indica que 23% de nuestra felicidad depende de cómo trabajamos. La conformidad con el dinero explica solamente siete por ciento de la satisfacción general con la vida. La cantidad de horas de ocio no es un dato significativo para vivir más satisfecho.

Los habitantes de la Capital Federal y de la ciudad de Córdoba resultaron ser “los menos felices del país”. Así se desprende del estudio “Felicidad y Trabajo” realizado por la Universidad Siglo 21. Ambas urbes obtuvieron los puntajes más bajos con relación a la satisfacción con la vida.

Así, 61% de los argentinos señala sentirse muy o totalmente conformes con sus vidas y 56% siente que ha alcanzado las cosas más importantes que desea. Sin embargo, una proporción importante, 24%, señala que no le gustaría volver a vivir su vida si tuviese la oportunidad de hacerlo. Frente a ello surge un interrogante: ¿cuáles son los factores que aumentan la satisfacción con la vida? y ¿cuál es el papel que tiene el trabajo en el desarrollo de la felicidad?

Los datos obtenidos sugieren que el sexo y la edad no son factores asociados con el nivel de felicidad y que la conformidad con el dinero explica solamente siete por ciento de la satisfacción general con la vida.

Por el contrario, la experiencia subjetiva en el trabajo (más concretamente el nivel de orgullo por el trabajo y el nivel de agotamiento que genera) explica 23% de la satisfacción con la vida.

Sumado a ello, pudo apreciarse que la cantidad de horas de ocio no son un dato significativo del nivel de satisfacción vital. Es decir, tener más horas de ocio no aumenta la felicidad, pero sentirse bien en el trabajo sí lo hace.

La relación existente entre los niveles de felicidad y el trabajo se explica a partir de la importancia que tiene el desarrollo personal en la vida de las personas.

En efecto, la felicidad no implica solamente experimentar emociones positivas o encontrarse alegre la mayor parte del tiempo, explicó Leonardo Medrano, director de Investigación de la mencionada casa de altos estudios.

La investigación científica contemporánea indica que la felicidad se encuentra fuertemente ligada a la autorrealización personal.
En este punto, el trabajo cumple un rol central, dado que gran parte del crecimiento personal se desarrolla en el contexto laboral.

Otro dato relevante observado es que el trabajo puede transformarse en fuente de infelicidad, si obstaculiza la vida familiar. En consecuencia, para ser más felices se recomienda elegir trabajos en los que uno se sienta orgulloso, que brinde adecuados recursos para no agotarse y que no interfiera con la vida familiar. O al menos tratar de modificar la manera en que trabajamos para incrementar estos aspectos.

Diferencias de sexo
Los investigadores no observaron diferencias significativas en los niveles de satisfacción con la vida según el sexo de los trabajadores. No obstante, sí se observó que las mujeres tienden a reportar mayores niveles de agotamiento en relación con los hombres. De esta manera, 33,2% de las mujeres señala que se encuentran muy agotadas al final de su jornada laboral, mientras que esta cifra se reduce a 25,8% en los hombres.

En otro orden, al comparar trabajadores con y sin hijos, se observó que aquellos que tienen hijos presentan niveles levemente más altos de agotamiento que los trabajadores sin hijos.

No obstante, es importante señalar que los trabajadores que tienen hijos mostraron mayores niveles de orgullo por el trabajo y mayores niveles de satisfacción con la vida. Según estos resultados, tener hijos cansa más, pero se asocia a mayor orgullo y felicidad.

Artículos destacados