«Estamos en deuda con la mitad del estudiantado», evalúa un informe sobre las pruebas PISA

El sistema educativo argentino «está en deuda con la mitad del estudiantado», advirtió el Observatorio Argentinos por la Educación en un informe titulado «¿Cómo le fue a Argentina en las pruebas PISA 2018?».
«Cualquiera haya sido el recorrido previo de Argentina en PISA y la situación de los países de la región, un dato movilizador es que el sistema educativo ha logrado, para la mitad de los estudiantes argentinos, alcanzar y superar un nivel básico en su dominio de la lectocomprensión, pero está en deuda con la otra mitad», señaló en el informe Irene Kit, titular de la Asociación Civil Educación para Todos.
Según se detalló, en PISA 2018 «los estudiantes argentinos obtuvieron 402 puntos en Lectura: seis puntos más que en la edición anterior, de 2012, muy lejos del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que es de 487».
Esa cifra, se advirtió, ubicó a Argentina en el puesto 63 de 77 países: en Matemática obtuvieron 379 puntos, un retroceso de nueve puntos con respecto a la edición previa (el promedio de la OCDE es 489); en Ciencias el puntaje fue 404 apenas dos puntos más que en 2012 (el promedio de la OCDE es 489).

Para Gustavo Iaies, director de la Escuela de Gestión Educativa de Eseade, «los resultados de PISA deben preocuparnos: la constante es que más allá del gobierno los resultados siguen bajando. No nos engañemos, estamos mal», indicó.
Además, destacó que «PISA es una prueba que mide habilidades para ingresar al mercado del empleo, para incorporarse a una economía productiva…; cabe reflexionar sobre los problemas de productividad de nuestra economía después de leer estos resultados».
Por su parte, Beatriz Diuk, docente de la Universidad Nacional de San Martín e investigadora del Conicet, pidió «ser cuidadosos a la hora de interpretar una diferencia de apenas 16 puntos».
No obstante, destacó que «en los conocimientos y habilidades evaluados por PISA, en casi veinte años, no hemos logrado mejorar, en tanto que otros países latinoamericanos sí lo han hecho».
Respecto a los desempeños en términos nacionales, con 454 puntos la ciudad de Buenos Aires se ubica por encima del promedio nacional en Lectura, con un retroceso de 21 puntos con respecto a PISA 2015.

Artículos destacados