En su aniversario, Hemoderivados amplía capacidad y lanza nuevos productos

CATALINA MASSA. La directora de Hemoderivados destacó los logros de estos 50 años y adelantó proyectos.

Este año pretende colocar en el mercado el complejo protrombínico y la gammaglobulina antihepatitis. La institución ya emplea a más de 250 personas y se autogestiona económicamente.

Por Carolina Klepp – cklepp@comercioyjusticia.info

Un día como hoy de 1964, el por entonces presidente Arturo Illia otorgó por decreto los fondos para la construcción de una planta de proteínas plasmáticas bajo la órbita de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). El primer objetivo fue crearla para que desarrollara, elaborara y distribuyera medicamentos derivados del plasma humano, proveniente de donantes voluntarios y destinado al tratamiento de enfermedades clínicas críticas tales como inmunodeficiencias, hemofilia, quemaduras severas, prevención contra el tétanos y enfermedad hemolítica del recién nacido, entre otras.

Cincuenta años después, Catalina Massa, directora Ejecutiva del Laboratorio de Hemoderivados, celebra aquel hito de la historia que impulsó la actual empresa de 250 empleados que, a las 18.30, inaugurará una nueva Planta de Formulación Final de Medicamentos Hemoderivados, fundamentalmente destinada a albúmina y gamaglobulina endovenosa. “Estos productos son los de mayor demanda y utilización en el país y en el mundo y cada vez tienen más aplicaciones terapeúticas”, destaca Massa.

– ¿Qué implicancias tiene esta apertura de una nueva planta?
– Va a permitir aumentar 166% la capacidad de producción de medicamentos hemoderivados. Para graficar, en 2007 procesábamos 60.000 kilos de plasma por año, hoy 150.000 kilos y sobre esta cifra será el incremento porcentual mencionado.

– Para conseguir esa cantidad de kilos de plasma ¿cuántos donantes necesitan?
– Por cada kilo de plasma se necesitan cuatro donantes de sangre.

-¿Cómo los consiguen?
– Hemoderivados tiene el Banco de Sangre de la Universidad Nacional de Córdoba, pero a nosotros nos envían plasma todos los bancos de sangre de cada una de las provincias del país. Tenemos un camión que recorre trayendo el plasma del excedente de las donaciones de sangre. Esto lo hacemos mediante convenios con los ministerios de Salud de todas las provincias. Además, tenemos acuerdos con Uruguay, Chile y Ecuador.

– Después del plasma, ¿cuál es el insumo que necesitan para el resto de productos que también fabrican?
– En segundo orden está la materia prima sintética. Tenemos una Planta de Producción de Medicamentos Genéricos de bajo volumen de uso hospitalario. Construimos una nueva planta, que inauguramos el año pasado, con la cual vamos a aumentar 500% la capacidad productiva; además nos va a dar la posibilidad de incluir en esa planta la producción de otros productos distintos que hoy tenemos en desarrollo.

– ¿Qué cantidad de inyectables producen al año?
– Aproximadamente 3.000.000 de ampollas de uso común hospitalario como ranitidina, dexametasona, cloruro de sodio, cloruro de potasio. Esto nos alcanza para proveer a Córdoba – hospitales públicos y sanatorios y clínicas privadas- y queremos ampliar hacia el país. Con esta nueva planta pensamos elevar a 15.000.000 de ampollas anuales. Empezaría a operar en octubre de este año.

– ¿En cuánto están por bajo del precio de mercado sus productos hemoderivados?
– En algunos llegamos a estar 40% por bajo la competencia y en los inyectables tratamos de estar por lo menos en 20% promedio.

– ¿Cuáles considera que fueron los principales hitos en estos 50 años?
– Un hito fundamental fue la decisión del Dr. Illia y la idea que tuvieron algunos profesionales de la Cátedra de Farmacología de la Facultad de Medicina (UNC) que le propusieron al Presidente la creación de esta planta. Esto es lo que festejamos ahora: la firma del decreto y que destinara sus fondos reservados para la construcción de esta planta.

Yo creo que es el principal hito, el que por lo menos a mí me genera una enorme responsabilidad. Él tomó una decisión pensando en el país, en un país grande, para que pudiera abastecerse en estos medicamentos críticos.

Después ocurrieron muchas cosas. Otra muy importante es habernos convertido en fraccionadores de plasma de algunos países de la región, esto nos ubica en una situación privilegiada, y cuando lo comento en Europa o Estados Unidos no lo pueden creer. No pueden creer que exista esta planta cayéndose del mundo donde creen que no sabemos hacer nada. Otro hecho importante fue en el año 1983, cuando esta planta la dirigía el doctor Somoza tras las épocas complicadas que vivimos. Él volvió a trabajar para reubicarnos en el rol que teníamos que tener. Con gran visión de futuro creó el Área de

Investigación y Desarrollo, que brinda un potencial de futuro muy importante. Después siguió la generación de la Planta de Medicamentos Inyectables, que se generó ante las necesidades de la crisis de 2001. También la generación de la planta de tejidos que produce huesos para uso traumatológico y odontológico. Además, otro gran hito fue tomar la dificil decisión de agrandar esta planta significativamente, llevarla a una escala de desarrollo que no estaba pensada, generar un crecimiento bien marcado, incorporar tecnología de última generación y reubicarnos en una posición diferente.

– ¿Cuál es el próximo producto que lanzará el laboratorio?
– Estamos prontos a lanzar un producto para el cual el año pasado tuvimos la autorización de comercialización: el Complejo Protrombínico. Es un producto bastante esperado por la comunidad médica porque se usa mucho en transplantes, en las adulteraciones de la coagulación, muy usado en el transplante de hígado. También este año, ojalá, también podamos hacer el lanzamiento de la gammaglobulina antihepatítica.
Tenemos proyectos muy ambiciosos, como la producción de medicamentos hemoderivados como factores en la coagulación por vía recombinante -uno se libera de la materia prima porque se puede producir en células a escala industrial sin necesitar grandes cantidades de plasma-.

Y en estos días se acaba de firmar un subsidio de Ciencia y Técnica por 30 millones de pesos para el desarrollo de métodos alternativos de producción de gammaglobulinas hiperinmunes, como la antihepatitis B, la antitetánica, como así también para el desarrollo de inyectables antituberculosos y la construcción de una planta piloto. Nosotros ponemos 20 millones de pesos. Esto arrancaría ya…

Único

Este laboratorio es el único en el país que elabora medicamentos hemoderivados y su planta es la más grande y moderna de América Latina. Con sus dos productos principales (inmunoglobulina G endovenosa y albúmina sérica humana), actualmente tiene una participación de 60% en el mercado nacional.

Artículos destacados