En Córdoba, apenas asoma el apoyo a la lactancia en el trabajo

El Poder Judicial y el Centro Cívico, en la órbita pública, y Tarjeta Naranja y Apex, en el ámbito privado, son las primeras entidades en avanzar hacia la promoción de la maternidad. En todos los casos, estas acciones surgieron por pedidos concretos de las mujeres. Por Natalia Riva  – [email protected] y Carolina Klepp –  [email protected]

La mayor participación de las mujeres en el mercado laboral es una tendencia creciente en las últimas décadas. Pero quienes más aportan a la fuerza de trabajo son mujeres casadas o unidas con carga de familia. En este marco, tanto las empresas privadas como instituciones públicas deben tener en cuenta este contexto y delinear estrategias concretas que atiendan y promuevan la maternidad.
Ahora bien, ¿qué sucede con la lactancia materna en este nuevo contexto, en el cual la mayoría de las madres trabajan fuera del hogar? Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda Lactancia Materna (LM) exclusiva hasta los seis meses del niño, las madres que trabajan fuera de su hogar deben regresar a sus puestos de trabajo antes de que su hijo cumpla los tres meses de vida.
Si bien los especialistas aseguran que es posible la continuidad de la lactancia materna aunque la mujer permanezca muchas horas fuera del hogar, lo cierto es que 10,2% de las madres que la abandonan tempranamente lo hace a causa de su reinserción laboral, según una investigación realizada por Carina Lupica, quien está al frente del Observatorio de la Maternidad.
Más aún, un informe de Unicef del año pasado asegura que 49 por ciento de empresas argentinas no ofrece descanso por lactancia a sus trabajadoras y 37 por ciento no otorga los 90 días de licencia por maternidad reglamentarios

En Córdoba, materia pendiente
“La promoción de la maternidad dentro de las empresas, tanto en Argentina como en Córdoba, está muy poco desarrollada y las pocas empresas que hacen algo al respecto, tienen políticas aisladas que no forman parte de una estrategia integral”, explicó Laura Massari, directora de Relaciones Institucionales del Instituto de Responsabilidad Social Argentina (Iarse).
En este punto, la especialista hace una diferenciación entre las empresas multinacionales -que tienen políticas de Derechos Humanos más desarrolladas- y las empresas más pequeñas y nacionales sobre las que hay que trabajar en cambios culturales.
De hecho, en Córdoba son muy pocas las empresas privadas que atienden estas cuestiones; Tarjeta Naranja es pionera y Apex también se está subiendo a esta tendencia. En el sector público, por su parte, el Poder Judicial y el Centro Cívico cuentan con lactarios, según un relevamiento propio.
Para Massari, el hecho de contar con estos espacios, si bien reviste un gran avance, no significa que las empresas cuenten con estrategias desarrolladas en torno a la maternidad. Otro dato que destaca la especialista es que, habitualmente, las acciones que realizan las empresas se disparan por pedido de sus público interno. “En general, las empresas son reactivas, cuando deberían ser proactivas en estas cuestiones”, completa Massari al tiempo que asegura que, de a poco, el aumento de la mujer en puestos jerárquicos hace que está situación se vaya modificando de a poco.

Contención
Marta Maglio es la impulsora de la Fundación Lactancia y Maternidad (Fundalam), una fundación nacional que promueve la lactancia materna y la crianza en salud, asistiendo a las familias e informando a la comunidad
“Al principio nos fue muy duro, hasta que de a poco vamos logrando que las empresas entiendan que la mamá que vuelve a trabajar después de una licencia, con la angustia que eso significa, necesita espacios y contención suficiente. Con acciones concretas, las empresas pueden hacer la mujer se sienta bien y sea mucho más productiva”, explica Maglio y asegura que en Buenos Aires ya son más de 40 las empresas que tienen lactarios y políticas generales en torno a la promoción de la maternidad.
Concretamente, un lactario es un ambiente exclusivamente acondicionado para la extracción y conservación de leche materna que cumple con los siguientes requisitos: brindar privacidad, tranquilidad y seguridad; cumplir con normas de higiene y seguridad; contar con heladera para su correcta conservación durante el horario de trabajo; y que sea de fácil y seguro acceso.
“No son espacios costosos, son muy pocas las cosas que se necesitan para que la mujer se sienta bien y pueda ser más productiva”, señala Maglio.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

En este mismo sentido, Adrián Gianotti, médico pediatra del Hospital Universitario Austral considera los espacios para amantar tranquila suma horas de beneficios madre-hijo y con las empresas. “Esa mamá se enferma menos, trabaja mejor, disminuye el ausentismo, y se fortalece el vínculo”.
Por último, Maglio señala que es “imprescindible que en Argentina comience un proceso de transformación de la cultura laboral con el diseño e implementación de políticas que incorporen la nueva realidad del mercado de trabajo y las necesidades familiares: la fuerza laboral femenina está en aumento, hoy la mayoría de las mujeres trabaja fuera de su hogar y son precisamente las madres las que lo hacen”.

El Poder Judicial, pionero en abrir espacios para amamantar

El Poder Judicial fue pionero en Córdoba en materia de apertura de lactarios para sus trabajadoras madres. El primero hace exactamente un año atrás, fue en el Palacio de Justicia I, ya que en ese inmueble y en los edificios aledaños donde funcionan el fuero Contencioso-administrativo, la Policía Judicial, la Juzgado Electoral y la Administración, trabajan más de 2.200 mujeres. Hoy también los edificios de Tribunales II y Familia cuentan con este tipo de espacios.
“La iniciativa de los lactarios se enmarca en la promoción de la mujer en los ámbitos laborales. Estamos satisfechas de ir achicando la brecha entre las mujeres que trabajan y las que no trabajan en los primeros años de vida de sus hijos”, señaló la vocal del TSJ Mercedes Blanc de Arabel, directora de la Oficina de la Mujer de Tribunales, área que impulsó la iniciativa tras una encuesta interna en la que la mayoría de las mujeres expresó las dificultades para la extracción de leche materna en el ámbito laboral.
Entonces, por medio de la acordada 1266, el Alto Cuerpo se sumó al “Proyecto federal para crear condiciones estructurales que posibiliten la igualdad laboral de las mujeres judiciales”, impulsado por la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Ileana Guerrero, coordinadora de los lactarios del Poder Judicial, detalló que actualmente 16 madres están usando los lactarios de tribunales en la ciudad de Córdoba y afirmó que proyectan la apertura de otros en el interior en 2016.
Por su parte, Blanc de Arabel adelantó también que “está en el horizonte el proyecto de la creación de una guardería del Poder Judicial, pero hay que tornarlo viable. Hay mil niños en situación de guardería. Hoy a los trabajadores se les da un apoyo adicional para guardería”.

Ana Lelia y Margarita
ana y margaritaAna Lelia Torresi y su hija Margarita dieron testimonio de los beneficios de poder amamantar en el trabajo. El primer mes y medio post licencia por maternidad le llevaban diariamente a Lelia su bebé para que le diera el pecho en Tribunales I.
“La experiencia fue muy buena porque pude seguir con mi rutina normal a pesar de haber vuelto a trabajar. Mi hija es alérgica a la proteína de leche de vaca y me llevo unos meses lograr dar con una leche de fórmula que le cayera bien, entonces para mí era una necesidad muy primordial poder continuar con la lactancia porque era la única leche que toleraba en ese momento”, contó.
“Son por demás conocidos actualmente los beneficios de la lactancia materna por lo que valoro enormemente que se tenga en cuenta en nuestros espacios de trabajo”, destacó la mamá de Margarita.
Más información: Oficina de la Mujer del Poder Judicial, teléfono 4481000 int.10032

Construyen un edificio con un lugar pensado para las madres

La empresa cordobesa Apex América tiene prevista la iniciativa de un lactario en la remodelación de su nuevo edificio. “La idea surge de la visión de co-construir con la gente el ‘mejor lugar’ para trabajar. La propuesta es común a diferentes áreas enfocadas en la gestión sustentable de las personas que hacemos Apex. También ha sido sugerida por algunas mamás a través del Proceso y Herramienta interna TOMI (Tu Opinión Me Interesa), que apunta a la participación activa de todos los colaboradores en la mejora continua de políticas, estructura y condiciones generales que materializan nuestra propuesta de valor como empresa”, explica Natalia Marzo, gerente de RSE en Apex. Vinculado específicamente con la maternidad, la empresa también cuenta con beneficios segmentados, tales como el festejo el Día de la Madre en todos los países donde opera.
Asimismo, implementa un evento anual denominado Open House, que promueve un espacio de vínculo e integración de las familias Apex, con el objetivo de generar sentido de orgullo y pertenencia. Para sus colaboradoras madres, en el marco de beneficios comerciales, la empresa posee acuerdos con guarderías infantiles, empresas de eventos para niños y locales de ropa para acceder a un set de descuentos por ser parte de la organización.
“También contamos con el Beneficio Maternidad, que habilita una jornada reducida de tres meses para aquellas madres de áreas de soporte que se reincorporan de su licencia por maternidad”, completa la gerente.

Sin distinción de género
En Apex, la participación de la mujer en la empresa es “tácita y espontánea”. No hay diferencias de acceso o inclusión entre las mujeres y los hombres. “Como ejemplo en materia práctica, la distribución de género de los puestos de gerencia general y direcciones de áreas equivale a 50% – 50%, y en términos globales nuestra dotación está compuesta en 64% por mujeres argentinas y latinoamericanas”, resalta Marzo.

Una acción privada que concilia lo laboral y lo personal

lactarioCon el objetivo de que madres y padres, con un proyecto familiar, puedan conciliar lo personal con lo laboral, la empresa cordobesa Tarjeta Naranja es una de las pioneras en acciones que acompañan en este proceso. “La compañía aspira a que cada persona se sienta especial y verdaderamente reconocida, para así promover un excelente clima laboral y una mejor calidad de vida”, puntualiza la empresa.
Según ésta, el acompañamiento a las “colaboradoras” que han sido madres consiste en una serie de beneficios que les permitan conciliar su vida personal con el ámbito laboral. Entre ellos, se encuentran: reducción de jornada progresiva para las futuras mamás, sin reducir el sueldo; y reducción paulatina de la jornada laboral durante el embarazo. Además, una vez que la “colaboradora” se reintegra de su licencia por maternidad, puede gozar de una hora de lactancia adicional a la legal hasta que el bebé cumpla nueve meses.

Buenas prácticas
Otro de los beneficios es que en el edificio corporativo, que cuenta con 12 niveles, hay una sala equipada de lactancia piso de por medio. “Este programa de beneficios surge de la Gerencia de Recursos Humanos, con el objetivo de acompañar a los colaboradores en su proyecto familiar y se implementa desde enero 2015. La idea surgió por un estudio de mercado, además de que internamente hicimos varios análisis demográficos de colaboradores y relevamos necesidades basadas un análisis de casos”, explican.
Es importante destacar que un promedio de 250 madres y 50 padres acceden a los beneficios de licencia adicional. Además, la empresa tiene una población de 1.200 madres y 700 padres, sobre un total de 3.500 empleados.
Como dato extra, Tarjeta Naranja también cuenta con beneficios extra para los “colaboradores” que son padres. Entre ellos, están: días extras por paternidad (hasta cinco días y una hora libre hasta el mes del bebé), licencia por adopción y horas libres por cumpleaños de sus hijos, entre otras políticas.

Artículos destacados