Cada vez más personas con problemas de fertilidad por obesidad

El sobrepeso masculino genera una menor producción de semen y una menor cantidad de espermatozoides. Alrededor de 5% de las personas obesas no puede tener hijos.

La obesidad afecta las hormonas femeninas y el esperma, por lo que cerca de 5% de las parejas en edad reproductiva y con excesivo sobrepeso tiene serios problemas para engendrar un hijo, advirtieron expertos españoles.

«Cada vez existen más personas que tienen problemas de fertilidad derivados de un exceso de peso», dijo el director del Instituto de la Obesidad, Abelardo Caballero, y señaló que «en muchas ocasiones, las mujeres van a las consultas de cirugía digestiva derivadas por los ginecólogos», reportó la agencia Europa Press.

Una reciente investigación desarrollada por especialistas de la Universidad de Aberdeen, en Escocia, indica que la obesidad masculina genera una menor producción de semen y una menor cantidad de espermatozoides.

Caballero explicó que «hay muchas personas cuyo problema de no tener hijos es secundario a estar gordos, o bien porque ya tiene una enfermedad importante como ovarios poliquísticos que no funcionan o, en el caso de los hombres, porque tienen dificultades para producir semen».

Pero también «se pueden producir disturbios hormonales que son los que hacen que la grasa absorba las hormonas femeninas, provocando que los ciclos menstruales sean anormales, es decir, no ovuladores», agregó el profesional.

La obesidad causa a veces «situaciones de intersexualidad», pues «el tejido graso absorbe muchas hormonas esteroideas, provocando que a las mujeres excesivamente gruesas les salga vello y acné, y a los hombres le disminuyan algunos de sus atributos masculinos», describió Caballero.

Sin embargo, el experto aseguró que -siguiendo tratamientos adecuados para reducir peso- los pacientes pueden volver a tener niveles óptimos de fertilidad.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 85 por ciento de los casos la obesidad en personas mayores de 25 años es un problema de hábitos y sedentarismo. Es decir, las parejas aumentan las probabilidades de no poder concebir por culpa de hábitos que pueden ser manejados y corregidos a tiempo.

Alimentación saludable

Por ello, Caballero destacó la necesidad de llevar a cabo una alimentación saludable, evitando comer alimentos carbohidratados y ricos en grasas, así como realizar ejercicio de manera habitual.

No obstante, recordó que existen tratamientos quirúrgicos, como el balón gástrico, que consiguen disminuir de una manera eficaz el peso corporal.

«Hay muchas personas que tratan su problema y se quedan embarazadas o que se operan de una reducción de estómago y cuando pierden peso hay que advertirles de que hay muchas posibilidades de que se queden embarazadas», señaló el director del Instituto de la Obesidad.

El experto español dijo que un tratamiento de obesidad puede «conseguir que el estado hormonal revierta y se pueda llegar a ovular perfectamente».

Artículos destacados