Avance de biotecnóloga cordobesa para prevenir la mastitis bovina

Investigadora de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) estudia el patógeno ambiental causante de la infección que hace disminuir la producción

Una investigación cordobesa ha logrado un avance importante en el estudio de la mastitis bovina, enfermedad que causa grandes pérdidas debido a la disminución de la producción lechera por la infección de la glándula mamaria de la vaca. La patología impacta de lleno en la economía del sector, ya que es capaz de ocasionar pérdidas de aproximadamente 600 millones de pesos por año en rodeos con dos millones de cabezas de ganado.

El estudio encabezado por Mirta Cristina Lasagno, docente investigadora del departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC), analizó el comportamiento del patógeno ambiental más importante asociado a esta  enfermedad infecto-contagiosa que genera la inflamación mamaria como respuesta a la invasión, a través del canal del pezón, de diferentes tipos de bacterias.

“Es una enfermedad de gran importancia a nivel económico por las grandes pérdidas que genera, debido a la disminución en la producción láctea, presencia de antibióticos en la leche, costos veterinarios, reemplazo de vaquillonas, disminución del potencial genético del rodeo, pérdida del valor biológico de la leche con consecuencias posteriores en la industria láctea”, indicó Lasagno.

Según la científica, hay dos tipos de mastitis: la clínica, que es de fácil diagnóstico porque la glándula se inflama, se observa enrojecimiento, calor y sensibilidad, la leche se encuentra alterada en forma visible por la presencia de coágulos y algunas veces sangre y, en contraste, la subclínica, que es sutil y de difícil de detección. La vaca parece saludable, la ubre no muestra ningún signo manifiesto de inflamación y la leche parece normal, pero trae aparejada una disminución de 30%, aproximadamente, en la producción.

La investigación
La máster en biotecnología de la UNRC explicó que la mastitis puede ser causada por diferentes microorganismos y, entre sus principales responsables, mencionó al staphylococcus aureus y en segundo orden al streptococcus agalactiae. Aclaró que, si bien estos microorganismos son muy contagiosos, resultan más fáciles de controlar mediante un plan de control que se lleva a cabo en los tambos, que incluye la desinfección de pezones tras el ordeñe, terapia antibiótica en el momento del secado, adecuado mantenimiento de la máquina ordeñadora, etcétera.

Pero remarcó que existen otros microorganismos, los ambientales, como el streptococcus uberis, que son más difíciles de controlar y de los que no hay demasiados estudios acerca de su comportamiento; de allí la importancia de analizar este tipo de patógeno asociado a la mastitis bovina. En el mundo  este patógeno es el responsable de 33% de los casos y, según un estudio realizado en seis establecimientos lecheros de Argentina, es el causante de 25% de los casos de mastitis.

En la mira
Lasagno estudió aspectos fenotípicos y genotípicos de cepas de streptococcus uberis, con el objetivo de profundizar en el conocimiento de este microorganismo y elucidar la patogénesis temprana ocasionada por esta especie bacteriana.

Para esto se aislaron 178 cepas de estreptococos a partir de leche de vacas con mastitis clínica y subclínica provenientes de 18 tambos de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires. “También estudiamos los factores de virulencia, es decir, cuáles son los componentes estructurales y sustancias que producen estos microorganismos, que al liberarlas al medio causan un daño al nivel de la glándula mamaria de los bovinos”, agregó.

Los factores de virulencia son numerosos y entre los más relevantes producidos por estos microorganismos, conocidos científicamente como streptococcus uberis, la investigadora destacó la capacidad para producir una cápsula que les permite evadir las defensas del animal. “La cápsula -detalló- es una estructura que está por fuera de la célula y cuando el patógeno accede a la glándula a través del canal del pezón le permite adherirse al tejido y evita ser destruido por las células de defensa del sistema inmunológico del animal”.

Futuro

–  La mastitis es una enfermedad infecto-contagiosa de la glándula mamaria de la vaca, en la que la inflamación se produce como respuesta a la invasión, a través del canal del pezón, de diferentes tipos de bacterias.
–  El conocimiento de los factores ambientales asociados a la enfermedad constituye un aporte importante para estudios posteriores que permitan elaborar una vacuna para prevenir la enfermedad en los bovinos.

Artículos destacados