Asma: buscan derribar los mitos que hay en torno a los tratamientos

USO. El broncodilatador entre los más usados.

Especialistas aseguran que la medicación que actualmente se usa casi no tiene contraindicaciones y no causa problemas cardíacos. Hoy se conmemora el Día Mundial del Asma.

Los actuales tratamientos contra el asma no tienen prácticamente contraindicaciones y mejoran la calidad de vida, por lo que es importante derribar mitos como que «causan problemas cardíacos», aseguraron especialistas en el marco de conmemorarse hoy el Día Mundial del Asma.

«Existen muchos mitos en torno a esta enfermedad, el más común es la idea de que la medicación produce alteraciones cardíacas», indicó el médico especialista Natalio Salmun, presidente de la Fundación para el Estudio del Asma y otras Enfermedades Alérgicas (Fundaler).

Salmun detalló que «en el pasado sólo se utilizaba adrenalina, que es una droga muy noble en las crisis, pero que podía ocasionar algunos efectos adversos; sin embargo, en la actualidad se usa el salbutamol, que es el principal broncodilatador y prácticamente no tienen efectos secundarios».

Más allá de las drogas de «rescate» o para el momento de las crisis, «existen medicamentos de control a largo plazo que se utilizan en forma diaria y reducen la inflamación de las vías aéreas que causa la aparición de los síntomas del asma», explicó por su parte Jorge Máspero, jefe de la Carrera de Alergia e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Dentro de esta gama de tratamientos a largo plazo se encuentran los corticoides en aerosol para ser inhalados que, según explicó Salmun, «actúan directamente sobre las vías respiratorias, casi sin absorberse, por lo que no producen los efectos no deseados o las complicaciones de los corticoides que se administran en comprimidos o ampollas en forma prolongada y sin control médico».

Control de la enfermedad
Máspero, integrante además de Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias, aseguró que «mucha gente cree que su asma está controlado y no es así». «En Argentina, entre cinco y ocho por ciento tiene el asma totalmente controlado, más de la mitad descontrolado y la otra mitad posee un control parcial», precisó.

«Parte de la causa del no tratamiento tiene que ver con la falta de educación; por ello nosotros decimos que derribar algunos mitos es parte del tratamiento», sostuvo Salmun, en tanto Máspero manifestó como otro motivo «el acceso a la medicación».

Artículos destacados