Adolescentes cada vez más expuestos a ser víctimas del ciberacoso

Las redes sociales y la mensajería instantánea por messenger o SMS multiplican tanto la potencia de las agresiones y amenazas como la audiencia. Detalles de cómo se están comportando los jóvenes argentinos. Por Carolina Klepp

El estado público que tomó la existencia de  un grupo en Facebook que incitaba a «odiar» a una nena de 10 años, creado por una compañerita de colegio que publicaba fotos e insultos en su contra, fue el disparador para dejar al descubierto un nuevo fenómeno de violencia entre preadolescentes y adolescentes: el cyberacoso a través de redes sociales, e-mails, blogs, fotologs, sitios web, mensajes de texto o messenger.

La provocación, difamación, humillación, amedrentamiento, intimidación o amenaza en forma reiterada a través de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TICs)  parece haber llegado para quedarse en la vida de los escolares. Al menos así lo acaba de revelar un estudio de la Universidad de Navarra (España), que analizó el fenómeno entre 20.941 preadolescentes y adolescentes de escuelas públicas y privadas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela, donde detectó que 19,25% de los encuestados han sido víctimas del también llamado “cyberbullying”.

Haciendo foco en el capítulo sobre Argentina, 14,6 % de los 1.970 estudiantes encuestados (de entre 10 y 18 años) utilizó el celular para ofender a alguien y 5,6 % lo  hizo alguna o varias veces por el messenger.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

El uso de los aparatos electrónicos para amenazar a otros estudiantes está siendo un serio problema en las escuelas y existe un significativo número de jóvenes que ya han sufrido este nuevo tipo de acoso.

La investigación detalló que 7%  de los  alumnos encuestados en el país fue perjudicado a través del celular y 6,9 % a través de messenger.

Cabe aclarar que la muestra de datos fue recogida en las aulas de informática de los propios centros educativos  entre fines de 2007 hasta mediados de 2008, con lo cual no está mensurada la explosión que en este último tiempo han tenido las redes sociales como Facebook, pero bien vale para dimensionar algunos de los roles que están teniendo las  TICs en las vidas de los escolares y las diversas formas de acoso digital.

Sin legislación específica
La naturaleza anónima, de rápida expansión y gran alcance, hace que la preocupación de las víctimas y potenciales víctimas sea mayúscula cuando,  además, aparecen las trabas para eliminar los contenidos agresivos de las redes sociales.

“No hay legislación específica que regule las actividades en las llamadas redes sociales. En este terreno, suelen entrar en colisión el derecho a la libertad de expresión con otros derechos y valores sociales”, aclaró el Inadi (Instituto contra la Discriminación) en un reciente comunicado.

Sin embargo, detalla, entre los daños que causa a la víctima, la lesión del derecho a la intimidad, calumnias e injurias o amenazas a la integridad.Asimismo, señala que usurpar una clave de e-mail para leer los mensajes del buzón de la víctima o  el robo de fotos, videos, audios o contactos de una computadora, son acciones que lesionan el derecho a la intimidad.

En tanto que encuadra como calumnia e injuria  la manipulación de fotografías del acosado subidas a Internet con el único objetivo de herir y asustar a su víctima; hacer circular rumores que a la víctima le supongan un comportamiento reprochable o crear un perfil falso en nombre ésta, en que se escriba a modo de confesión acontecimientos personales o demandas de contactos sexuales, ejemplificó.

En foco
El poder del anonimato, la clave de la expansión del delito

“El anonimato facilita para hacer las cosas que no harías de otra manera. Es el factor esencial en el acoso que se da por Internet”, subraya el especialista en Derecho Informático Matías Altamira.

La amplitud de la potencial audiencia, la invisibilidad del agresor que ataca en cualquier momento y lugar,  lo imperecedero de la agresión que puede quedar colgada días en Internet, está haciendo que los directivos de las escuelas lo consulten preocupados por el  tema. ¿Qué se puede hacer en materia legal? Altamira apunta a dos caminos: accionar hacia quien aloja la información, por ejemplo, Facebook, u optar por la vía judicial para que un juez resuelva.

Siete categorías de violencia a través de las nuevas tecnologías

– Flaming: envío de mensajes vulgares o que muestran enfado sobre una persona a un grupo on line o a esa persona vía e mail o SMS.

-Acoso on line: envío repetido de mensajes ofensivos vía e mail o SMS a una persona.

-Cyberstalking: acoso on line que incluye amenazas de daño o intimidaciónexcesiva.

-Denigración: envíos perjudiciales, falsas y crueles afirmaciones sobre una persona a otras o comentarios en lugares on line.

-Suplantación de persona: hacerse pasar por la víctima y enviar o colgar archivos de texto, video o imagen que hagan quedar mal al agredido.

-Outing: enviar o colgar material sobre una persona que contenga información sensible, privada o embarazosa, incluidas respuestas de mensajes privados o imágenes.

-Exclusión: cruel expulsión de alguien de un grupo on line.

Artículos destacados