Transversalidad: potencial asociativo en toda su cadena de valor

Por José María Louzao *

El desarrollo del conocimiento, la ciencia, la tecnología y la innovación han sido, sin lugar a dudas, protagonistas en la construcción de nuestra historia, contribuyendo a crear nuevas oportunidades para la sociedad.

En este sentido, la industria argentina de Software y Servicios Informáticos juega un rol fundamental en el desarrollo del país, tanto a nivel económico como social, así como también en el sector privado fomentando el crecimiento de las empresas. El sector del software creció de forma vertiginosa a partir del año 2003, a tasas de 16% anual, lo que generó niveles de venta por US$3.700 anuales. Estas son cifras que, sin duda, nos enorgullecen pero no pueden obnubilarnos.

Sólo seguiremos creciendo si apostamos a la innovación, a la transversalidad productiva con disrupción tecnológica y, mediante la consolidación y ampliación de los mercados externos, aprendiendo no sólo a exportar sino también a cooperar.

La industria tecnológica es clave para continuar avanzando hacia la innovación, desde la infraestructura y las comunicaciones, hasta las aplicaciones, procesos y contenidos que puedan dar una respuesta a la demanda de otras industrias y numerosos sectores que componen nuestro país. Se espera que lo antes mencionado fomente el desarrollo de una sociedad con mayor calidad de vida y una economía con empresas de distintos sectores altamente competitivas en el mercado interno y externo.

Durante 2013, Cessi trabajó en distintos acuerdos con otras industrias para llevar a cada una de ellas las innovaciones propias del sector en el marco del Plan Estratégico Industrial Argentina 2020 y el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación impulsado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología. En este sentido, seguiremos trabajando en pos de un país en el cual haya articulación entre las instituciones científicas y tecnológicas, y una mayor vinculación con los sectores productivos y los programas de desarrollo social, educativo y cultural. Sin duda, la cooperación nos permite desarrollar un modelo de innovación tecnológica nacional e internacional en el que se integra la industria TI con otros sectores verticales como la salud, transporte, energía, educación, petróleo y gas, entre otros.

Queda mucho por hacer pero en la Cámara confiamos firmemente en que Argentina cuenta con una industria SSI propia capaz de hacer frente a los exigentes desafíos del mundo local y global actual. La incorporación y el uso de las nuevas tecnologías son, sin lugar a dudas, factores claves para lograr competitividad como país, el desarrollo del sector empresarial, mejoras en la educación y salud, calidad de vida, inclusión digital y social e integración de todos sus habitantes.

* Presidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi)

Artículos destacados