“Somos garantes éticos del funcionamiento del Poder Judicial”

Alejandro Sánchez Freytes, juez federal, elegido para integrar el Consejo de la Magistratura de la Nación

En noviembre, la renovación del Consejo de la Magistratura de la Nación será casi total. Algunos auguran que la nueva integración terminará con el poder de veto del kirchnerismo y permitirá un cuerpo más independiente a la hora de elegir y destituir a magistrados.

Hasta el momento ya hubo elecciones en el estamento de los jueces y de los abogados del interior y de Capital. Ahora sólo restan los académicos. Como no pueden ser reelegidos, dejarán el Consejo los kirchneristas Diana Conti, Carlos Kunkel y Nicolás Fernández; el radical Ernesto Sanz, el académico Mariano Candioti, los abogados Pablo Mosca y Santiago Montaña y los jueces Luis Cabral, Luis Bunge Campos y Miguel Ángel Gálvez. Estos últimos serán reemplazados por el presidente de la Cámara del Trabajo, Mario Fera, el presidente de la Asociación de Magistrados, Ricardo Recondo, y el juez federal Nº 2 de Córdoba, Alejandro Sánchez Freytes, quien se convierte en el primer magistrado de la provincia en ocupar un espacio en el estamento de los jueces.

Comercio y Justicia dialogó con Sánchez Freytes, quien dio su visión sobre los desafíos que deberá enfrentar y el perfil que tendrá el nuevo Consejo de la Magistratura nacional.

-¿Cree que con la renovación del Consejo de la Magistratura se acabará el denominado poder de veto del kirchnerismo?
– Yo no sé si se va a acabar el poder de veto del kirchnerismo, lo que sí creo es que el Consejo tiene que tener bien claro cuál es su función, que es la de seleccionar a los mejores magistrados que se postulan para ocupar los cargos vacantes de la justicia nacional y remover a todos aquellos que no cumplen adecuadamente sus funciones. Si hay consenso en ese objetivo, más allá de las personas que lo integran, la tarea del Consejo se va a cumplir.

– ¿Tiene miedo de sentirse presionado cumpliendo esta nueva función para la que fue elegido?
– No, yo tengo muy claro que mi tarea como consejero estará directamente vinculada con sostener la independencia del Poder Judicial y tratar de que los jueces actúen libres de presiones y ejerzan la magistratura conforme a la Constitución y a las leyes que rigen nuestro país .

– ¿Cuál sera la prioridad del Consejo, trabajar para agilizar los concursos de selección o avanzar en el estudio de los pedidos de destitución?
– Las dos cosas son prioritarias. Hay que trabajar en la selección para elegir a los mejores candidatos, las personas más idóneas y capacitadas. La otra tarea -también importante- es remover a todos aquellos que no cumplen adecuadamente su función. Ambas funciones son escindibles.

– ¿Existe algún proyecto de los nuevos consejeros para luchar contra lo que algunos denominan “denunciadores seriales”?
– No, pero yo creo que hay que desalentar a las personas que se dedican a denunciar serialmente a los jueces, eso desacredita la tarea del Poder Judicial en forma gratuita.

– Hay quienes sostienen que para ello sería importante armar una especie de registro de denunciadores seriales, ¿qué le parece esa idea?
– Creo que no se necesita un registro para saber quiénes son los que presentan denuncias sistemáticamente, pero podría servir como herramienta. No obstante, yo creo que la mejor herramienta es, en definitiva, que cada consejero estudie detenidamente las denuncias que son presentadas y cuando vea que carecen de asidero sean rápidamente rechazadas.

– ¿ Es posible agilizar los procesos, tanto la investigación de las denuncias como la selección de los nuevos magistrados?
-Bien, nuestra idea es agilizar la tarea. En el caso de las denuncias, estudiar rápidamente las causas y resolver. No hay que olvidarse de que mientras existen estos procesos abiertos, los jueces pueden llegar a sentirse presionados.

En cuanto a los procesos de selección, éstos se han ido modificando y ajustando algunos mecanismos para hacerlos más ágiles y más transparentes, pero ocurre que más allá de la voluntad que ponga el Consejo, hay más de 100 pliegos que el Ejecutivo no manda al Congreso para su aprobación. Si bien hay muchos concursos que el Consejo todavía no ha realizado, hay otra tanda muy importante que el Consejo ya terminó y que se demoran en otras instancias. Con esto quiero decir que la celeridad en los concursos depende de otros poderes del Estado que también intervienen en el proceso.

-¿Cuál sería la duración lógica de un concurso?
-Debería llevar no más de un año y tal vez sea mucho, según los casos.

-¿Cree que finalmente se aprobará la reforma del Consejo de la Magistratura?
– Eso lo decide el Congreso, no podría aventurar cuál va a ser el final. No obstante, creo que el problema no pasa tanto por la cantidad de miembros que tenga el Consejo sino porque cada consejero tenga conciencia de que somos individualmente garantes éticos del funcionamiento del Poder Judicial de la Nación.

Artículos destacados