Se votó con tonada. El país, expectante

Por Javier De Pascuale / jdepascuale@comercioyjusticia.info

Córdoba mantuvo su perfil de provincia con camino propio en el escenario político nacional. Al igual que en la ciudad de Buenos Aires o en Santa Fe, en Córdoba el electorado ratificó que no compra fácilmente espejitos de colores, ya sea de conquistadores políticos foráneos (desde la Presidenta de la Nación hasta el triunfante PRO de Mauricio Macri), cuanto de salvadores cordobeses, ya sea que hablen de nueva política o prometan regalar casas y autos a cada familia.

La prensa hegemónica disfrutará hoy el titular de que Cristina perdió en Córdoba, como lo hizo en los otros dos distritos mencionados. Sin embargo, tanto el suceso Del Sel en Santa Fe como el de Macri en Capital e incluso el de De la Sota en Córdoba son fenómenos estrictamente locales. Ya sea vinculados con la gestión o el perfil personal del candidato en cuestión. En cualquier caso, Córdoba dio la nota una vez más y quedó posicionada como el distrito clave donde los candidatos presidenciales disputarán ocho por ciento de su electorado, camino hacia el 23 de octubre. Porque en nuestra provincia varios de los actores políticos nacionales no tuvieron lista, empezando por Cristina Fernández pero siguiendo por Eduardo Duhalde o el PRO, por mencionar los “emergentes” políticos de las últimas semanas en Argentina. Mientras en el resto de los distritos con peso nacional los presidenciables ya están medidos por sus referencias locales, en nuestra provincia aún hay territorio “virgen” para la política nacional.

Artículos destacados