Qué tenés que saber antes de levantar capital

Por Lorenzo de Leo (*)

Seguro conocés LIFE: el juego de la vida, creado por Milton Bradley hace más de 150 años. Si no lo escuchaste nombrar, se trata de un juego de mesa que lleva a los jugadores a través de distintas etapas de la vida hasta llegar a la jubilación.

Ahora, imaginate una partida de LIFE como si fueras una startup: partís del casillero de salida, tenés una idea, más adelante encontrás socios y empezás a formar un equipo de ensueño. Juntos arman un producto mínimo viable (MVP, por las siglas de minimum viable product) y con ese prototipo hacés un par de pruebas para entender cómo funciona. “Iterás”, seguís buscando validación, volvés a “iterar”.

Hasta acá decidiste manejarte con tu capital inicial -tus ahorros y el dinero que pediste a tu familia y amigos- y todo marchó sobre ruedas, pero de a poco se va a acabando y sentís que es momento de levantar capital externo. Avanzás hasta el casillero donde te espera el inversor. Después de una gran negociación, lográs conseguir los fondos que necesitabas y finalmente hacés crecer tu empresa. ¡Ganaste!

¿Ganaste? Si algo de todo esto te hace ruido, no te preocupés. Lo cierto es que, en la gran mayoría de los casos, el recorrido emprendedor no es ni tan sencillo ni tan lineal como se plantea arriba. Creeme, las startups que logran conseguir todo a la primera son contadas con los dedos de la mano.

Eso no es todo: ese camino romántico también esconde uno de los errores más comunes a la hora de levantar capital. Nunca levantés fondos cuando ya no tenés capital.

Los motivos son básicamente dos:

  1. El inversor casi puede oler tu desesperación.

Si no lográs levantar capital, tu empresa va a morir. Estás desesperado y el inversor lo sabe, lo que te deja en desventaja y te pone en una situación de inferioridad. La búsqueda de fondos siempre debe ser una conversación entre dos personas que tienen algo valioso para ofrecer: vos, como emprendedor, tu startup; y el inversor, su capital. Entre los dos pueden hacer algo más grande, ése es el objetivo.

  1. No sabés si el producto que creaste le va a interesar

Es altamente probable que hayás utilizado el capital inicial para crear algo que no necesariamente se ajusta a lo que el inversor quiere ver. De hecho, la mayoría de los emprendedores invierte 90% del capital inicial en crear el producto porque cree que ésa es la mejor manera de enseñar el valor de su startup cuando se está buscando fondos.

Un consejo: por más funcionalidades, colores y botones que le agregués a tu aplicación (por poner un ejemplo), el inversor quiere invertir en una empresa, no en un producto aislado. Y una empresa contempla una estrategia pensada, un equipo sólido, que haya una necesidad concreta en el mercado y más. Asegurate de contar con el capital para crear todos estos activos, no sólo el producto. O, en otras palabras, asegurate de construir una empresa, no un juguete.

La pregunta del millón: ¿cuándo debería empezar a pensar en levantar capital? Desde el principio, justo después de tener la idea y antes de comenzar a crear la empresa. La estrategia de crecimiento de tu startup tiene que contemplar el levantamiento de fondos y es importante pensar desde el comienzo cómo, cuándo y por qué vas a acudir a un inversor externo.

Por supuesto, no toda empresa necesita levantar capital:

Cuándo sí acudir a un inversor:

Cuando sabés que tu empresa va a tardar en empezar a monetizar y esa monetización ni siquiera contempla una ganancia o profit.

Si tu mercado es muy dinámico y necesitás defenderte de posibles competidores o compañías de otras regiones que comienzan a entrar en tu mercado. En ese caso, probablemente tengás que inyectar capital para mantener la ventaja competitiva de tu empresa. Es lo que se llama un levantamiento de capital para sobrevivir, de defensa.

Cuándo no acudir a un inversor:

Sencillo y al grano: cuando no lo necesités. Levantar dinero significa asumir una gran responsabilidad porque implica manejar el dinero y las expectativas de otras personas. No es dinero gratuito, es un compromiso, y significa tener que reportar a ese inversor. Más aún, vas a tener que devolver esa inversión con retorno. Por eso, antes de embarcarte en el fondeo, evaluá también otras alternativas disponibles.


* Partner de Rokk3r y responsable del crecimiento y expansión de compañías en los mercados internacionales.

Sé el primero en comentar en "Qué tenés que saber antes de levantar capital"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados