¿Qué hay detrás de la crisis en las entidades empresariales?

Edgardo Mocca, politólogo, director de la revista Umbrales de América del Sur

Mientras el país dejó atrás un año en el que volvieron los récords de producción y actividad en la economía argentina, tras el freno que habían generado el conflicto entre el Gobierno y una parte del sector agropecuario y luego la crisis internacional, algunas de las principales entidades empresariales del país se sumergen en profundas crisis internas, como ocurre con la Mesa de Enlace rural y la Unión Industrial Argentina. ¿Por qué aparecen en momentos de bonanza económica las diferencias que no surgieron en períodos de crisis? ¿Qué relación tienen con el proceso electoral? ¿Cuáles son las razones de estos debates empresariales?

Para reflexionar sobre estos interrogantes Comercio y Justicia dialogó con Edgardo Mocca, politólogo y director de la revista Umbrales de América del Sur, editada por el Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (Cepes).

-¿Qué análisis realiza de las crisis que atraviesan algunas de las principales corporaciones empresariales del país, como la Mesa de Enlace y la Unión Industrial Argentina?
-El caso de la Mesa de Enlace aparece más claro, el de la Unión Industrial hay más variables en juego para analizar. Lo que está en discusión al interior de estas entidades es cuáles son las prioridades del momento: o la primacía de una evaluación ideológico-política de orden estratégico, que impulsan los sectores más concentrados de esas corporaciones; o la realidad económica concreta de la mayoría de los integrantes de esos sectores.

Para ser más claro: a buena parte de los empresarios agropecuarios e industriales nunca les fue mejor que en estos últimos años, ésa es una realidad concreta y un dato económico inconstrastable. Pero desde el punto de vista ideológico, para los sectores más concentrados la prioridad es la clausura del ciclo kirchnerista, que es analizado como estatista e intervencionista y como un proyecto para el cual la prioridad estratégica no coincide con la de estos sectores más concentrados. Ésas son las opciones que están en juego en ambas entidades.

-¿Y por qué surge ahora esta discusión, tras varios años de mejoría económica ininterrumpida?
-Aparecen ahora porque se generaron las condiciones como para que surja este conflicto de intereses. Ese choque era imposible en 2008 y 2009, a lo largo del “conflicto con el campo” primero, y luego a partir del comienzo de la crisis internacional. En ese momento la prioridad de estas entidades fue otra, expresada muy claramente por Eduardo Buzzi, quien señaló que de lo que se trataba era de “desgastar al Gobierno”. Había una unidad en esa prioridad.

Pero eso cambió ahora, a partir de la forma en que condujo la superación de la crisis el Gobierno nacional, por la manera en que se incentivó la producción, se apoyó el mercado interno, se sostuvo la demanda agregada y el empleo. Éstos fueron éxitos en el último período, que suelen ser poco nombrados al analizar la recuperación en la imagen del Gobierno y de Cristina.

En este contexto, a los sectores más concentrados, como la Sociedad Rural y la Asociación Empresaria Argentina -que comanda Clarín, a través de su CEO Héctor Magnetto-, les está costando dar asidero a las opiniones más rabiosas en contra de las políticas oficiales. Están apareciendo, desde los propios empresarios, posiciones más productivistas.

-También se advierte que el Gobierno modificó su relación con estas entidades…
-Ése es otro elemento que hay que considerar. El Gobierno ha empezado a tener más “sintonía fina” para moverse al interior de esas corporaciones. Por ejemplo, ha mejorado el diálogo y el trabajo con relación a las demandas de la base social -no tanto con la conducción- de la Federación Agraria Argentina. También en la industria ha mejorado esa “sintonía fina”.

A su vez, lo que evidencian las últimas noticias del conflicto en la Unión Industrial es que los grupos más concentrados -Techint, entre otros- están teniendo muchas dificultades para encolumnar el resto del empresariado detrás de ellos.

Por último, nunca está de más aclarar, de todas formas, que esta recuperación general de la situación en el país en un marco de salida de la crisis global se está dando también con grandes limitaciones de mediano plazo en la estructura productiva, que por ahora no se están discutiendo.

Artículos destacados