“Pueden venir cuantos quieran, que serán tratados bien”

Víctor Pintos, director de Nuestra Radio FM 102.3, perteneciente a los SRT

“Pura vida” es el eslogan que caracteriza la radio que dirige Víctor Pintos. Sintonizar la 102.3 invita a encontrarse con la música producida en Córdoba y aquella que de alguna manera se identifica con la gente del lugar. Es uno de los resultados visibles de la puesta en marcha de una nueva manera de producir medios en Argentina. Comercio y Justicia dialogó con él para conocer a este nuevo jugador, que disputa su espacio en el aire cordobés.

– ¿Cómo surge el proyecto de Nuestra Radio?
– Hay varias formas de contar esa historia. El otro día encontré una carta que me mandó Litto Nebbia desde México en el 81, todavía estaba exiliado. Había venido a la Argentina y yo le había hecho una entrevista y ahí le conté que tenía el sueño de hacer una radio sólo cantada en español.

Me mandó una carta agradeciendo la nota que yo le había hecho y en la posdata decía: “Mandame por escrito lo de la radio FM”. O sea que el proyecto en mí viene desde hace muchísimo tiempo.

También arrancó en largas tardes tomando mate con León Gieco y él también fantaseaba con la idea de tener una radio que pase las cosas que escuchamos. Por otro lado, está la historia pública. Esteban Falcón, presidente de los SRT, tuvo esta idea de cambiar la FM que existía acá, la Power, que era una radio que pasaba música en inglés, no siempre actual y que en realidad estaba al aire siguiendo el lineamiento de un proyecto que había nacido en los 90, cuando las cosas en Argentina eran claramente distintas a lo que son ahora. Sería un poco largo de contar cuántas coincidencias hubo para que nos cruzáramos. Mi primera relación con los SRT fue con un programa que se llamó “La Previa de Cosquín”. Ese proyecto también tuvo que ver con este momento, porque lo había comentado ya en Canal 7 en el 2006. Y lo hice acá, con gente de Córdoba, sin contratar a nadie de afuera.

– ¿Qué cambió para que se concretaran estas ideas?
– La decisión política de hacer cosas. También creo que tiene que ver con este momento. Yo no inventé lo de Cosquín, nadie lo inventó. La radio lo mismo. Para el armado de esta radio tenemos una pauta madre que es la ley de medios. Y no es que la nueva ley nos dice cómo hacer las cosas sino que responde a la forma en que debemos hacer las cosas quienes estamos en este país, en este momento. Lógicamente, dice que hay que pasar producción local, de canciones que lleguen a la gente. De diez temas que pasamos, dos o tres son locales. Ése fue un trabajo que iniciamos siguiendo el sentido común. Agarrás el diario, caminás por las calles, ves quiénes están actuando y decís: A ver… Marcos Luc. Y yo no lo conocía porque no soy de acá. Entonces me di con que existían muchos músicos locales. Cuando se concretó el proyecto de la radio, pedí que me pasaran todos los discos producidos en Córdoba. Eran muchos y buenos. Ahí se terminó la idea de que la radio iba a dedicarles espacios a la música local sino que la radio iba a tener música local como contenido al lado de las canciones de otros lados, y después empezaron a aparecer nuevos artistas. Lo maravilloso de esto es que siguen apareciendo y ya no sabemos de dónde salen tantos discos, tantos músicos.

– La nueva FM se llama Nuestra Radio y esto implica un grado de identificación del público con el producto ¿Qué rol adquiere el oyente?
– El oyente está para oír y los que hacemos radio estamos para hacer radio. No podés convertir al locutor en un operador de call center que atiende llamados. El dentista arregla muelas, vos escribís en un diario, yo hago radio y el señor que maneja un taxi escucha la radio. Esos son los roles. Si queremos invertirlos, hay demagogia. A nosotros nos interesa la opinión de la gente, pero no queremos transmitir la opinión de una, cuando puede haber diez más que nos están escuchando para oír una linda canción y saber algo sobre esa canción. Ésa es la cultura que difunde la radio.

– ¿Qué significa el cambio de Power a Nuestra Radio?
– Significa la concreción de una radio como se supone debía ser la FM de la Universidad Nacional de Córdoba, en la que podés escuchar la música del lugar. Me parece que el gran paso de Power a Nuestra Radio es que, en principio, no hay una transformación sino que terminó una cosa y comenzó otra. Nosotros nacemos con una política distinta. Es como la forma de hacer las cosas y creo que eso está en sintonía con estos tiempos. En los 90 el neoliberalismo nos enseñó que uno debía producir a demanda. Los medios culturales no tienen que ser a demanda, no nos regimos por una ley de mercado. No decimos estamos pasando a Jorge Drexler, Rubén Blades, Lucas Heredia y Rally Barrionuevo porque es lo que la gente quiere, no. Imaginamos que mucha gente le va a dar la bienvenida a esa música, pero hacemos lo que queremos. Spinetta no hace música porque la gente está esperando eso, hace la música que siente, después conecta o no conecta con la gente. Humildemente, esta radio pretende hacer algo trabajando con base en la oferta. Nosotros ofertamos una radio, pueden venir cuantos quieran, que serán tratados bien. Si quisiéramos hacer algo masivo invitaríamos al hombre lobo, que anoche estuvo en Susana Giménez. Cuando apareció el rock argentino, millones de discos vendían Sandro y Palito, cuando apareció Almendra, Manal, Los Gatos, cuatro tipos escucharon esa música. Después hicieron historia.

Nosotros tenemos la teoría de que nos alcanza con que un porcentaje chiquito nos escuche. Y estoy tan convencido del talento que hay acá, que cuando haya pasado un tiempo a mucha gente le va a parecer imposible imaginar cómo era cuando no pasaban a estos músicos por la radio.

Artículos destacados