Prehistóricos robotizados y un viaje por las venas, sello cordobés en Tecnópolis

Con presencia cordobesa y la apertura oficial de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner , quedó inaugurada ayer Tecnópolis 2012, la gigantesca exposición de ciencia y tecnología que el año pasado, en su primera edición, recibió a más de 4,5 millones de visitantes.

Un gliptodonte y tres pteranodones robotizados cobrarán vida en el predio ferial de Villa Martelli (Buenos Aires) de la mano del Laboratorio de Animatrónica y Control Dinámico del Departamento de Electrónica de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (UNC), mientras que un paseo por el sistema venoso del cuerpo humano invitará a tomar conciencia sobre la donación de sangre y plasma de la mano del Laboratorio de Hemoderivados.

Hace 65 millones ó 70 millones de años el planeta era habitado, entre otras especies, por pteranodones, reptiles alados prehistóricos de la familia de los pterosaurios. Un poco más cercanos en el tiempo y en la geografía, los gliptodontes poblaban lo que hoy conocemos como América del Sur, en la región chaco-pampeana, hasta hace unos 10 mil años.

En Tecnópolis, cada especie está enmarcada en su hábitat natural y su época – el gliptodón en el período cuaternario (el último de la era cenozoica), y los pteranodones en el cretácico (el último de la era mesozoica)- brindará a los espectadores una experiencia inigualable. Esto será posible por la conjunción de conocimientos de ingenieros, biólogos, químicos, paleontólogos, paleoartistas, programadores y mecánicos.

Hugo Pailos, ingeniero, ideólogo y director del laboratorio, estuvo ayer en el acto de apertura mientras terminaba de alistar el stand. Antes, mientras soñaban el proyecto, había señalado que es todo un desafío “mover algo que vivió hace miles o millones de años y que ya no está”.

El gliptodonte será comandado mediante un joystick inalámbrico, mientras los pteranodones tendrán un sistema automático que los hará volar –suspendidos desde el techo– a través de una computadora lógica programable.

Mientras los pteranodones “volarán” por un paisaje de acantilados acompañados de una banda sonora especialmente creada para esta ocasión, el gliptodonte caminará entre piedras y pastizales.

Fluyendo como la sangre

Por su parte, el Laboratorio de Hemoderivados invitará al público a recorrer el sistema venoso del cuerpo humano por donde circula la principal materia prima de la que se obtienen los medicamentos hemoderivados.

El stand busca promover la acción solidaria de la donación de sangre para poder elaborar medicamentos estratégicos para el tratamiento de diversas enfermedades.

También pretende demostrar la capacidad del Estado, por medio de la Universidad Nacional de Córdoba, de producir medicamentos de calidad, terapéuticamente eficaces, seguros, bajo normas nacionales e internacionales.

Juegos con pantallas táctiles y demostraciones de cómo se obtienen los productos serán algunas de las ideas que el laboratorio lleva a Tecnópolis.

En el marco de sus 400 años, la Casa de Trejo dice “presente” con sus dos propuestas -por un lapso de tres meses- , mientras que el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia no estará presente este año en la megamuestra, según trascendió de fuentes oficiales, por falta de presupuesto. El público en general podrá visitarla a partir de mañana.

Artículos destacados