Por primera vez, adjudican servicio de TV por cable a una mutual

La Administración Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), adjudicó el Circuito Cerrado Comunitario de Televisión y Antena Comunitaria de Televisión a la Asociación Mutual Mercantil Argentina (AMMA).

La resolución, aprobada de manera unánime por el directorio de Afsca, lleva las firmas del presidente de esa autoridad de aplicación, Martín Sabbatella, y de los directores Claudio Schifer, Ignacio Saavedra y Eduardo Seminara y pone el broche final a la solicitud que en 2009 hizo la entidad liderada por Miguel Olaviaga. Es, además, el primer caso en el país que una entidad mutual brindará el servicio de tv paga.

Vale recordar que, tres años atrás, las intenciones de los villamarienses quedaron plasmadas en el expediente N° 1994, del entonces Comité Federal de Radiodifusión.

En el documento se planteaba la petición de AMMA “para establecer el servicio de televisión por vínculo físico en la ciudad de Villa María, avanzando entonces en la desmonopolización del sistema que durante medio siglo estuvo vigente en la ciudad en materia de televisión por cable, a pesar de los variados cambios de titularidad del servicio por parte de empresas lucrativas”. Aquella posibilidad se abrió a partir de la aprobación, en septiembre de 2005, de la ley 26053 que modificó el art. 45 de la vieja Ley de Radiodifusión y que abrió la posibilidad de que entidades solidarias de servicios públicos pudieran acceder a licencias de comunicación.

Pero hubo que esperar no sólo a la aprobación de la nueva ley de medios, la 26522, para que el viejo sueño se hiciera realidad: también que el aún trabajoso aparato administrativo de la Afsca lo autorizara, hecho que sucedió el viernes pasado. “Cumplimos entonces una primera y trabajosa primera etapa y se abre de inmediato otra no menos laboriosa, como es el del tendido del cableado y el correspondiente diseño de la oferta que se hará a los abonados a nuestro sistema de televisión por cable”, expresaron fuentes de AMMA.

“Se reafirma de este modo el desarrollo de la comunicación audiovisual con identidad propia y sentido clave de pertenencia regional, como lo viene haciendo la Cooperativa Compartir con la señal de Canal 20, en alianza con cableoperadores de unas treinta comunidades del interior que se ven reflejadas social, cultural y económicamente en nuestra frecuencia y la insertan en sus respectivos sistemas”, también expresaron los impulsores del Grupo de Empresas Sociales de Trabajo Asociado (Gesta).

“Para Gesta este hecho que estamos anunciando implica nuevos desafíos con el esfuerzo de siempre”, redondearon para concluir las fuentes consultadas por este matutino.

La mutual

La Asociación Mutual Mercantil Argentina, mucho más conocida por sus siglas AMMA, es una empresa social de servicios múltiples.

Nació en Villa María, para responder a las necesidades básicas de los empleados de comercio, el 9 de septiembre del año 1981, con la matrícula 335, otorgada por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), ente que regula el funcionamiento de las entidades mutuales.

El contexto que vivía el país estaba regido por un gobierno militar, que irrumpió en 1976 y concluyó -felizmente- en 1983, que había prohibido toda participación política y reunión de individuos con algún fin. Es por ello que sus 25 fundadores realizaban reuniones clandestinas en sedes mutuales y gremiales hermanas, para balbucear los comienzos a la vida de la AMMA.

La misión de la mutual es permitir el acceso de sus asociados a diferentes servicios que, individualmente no podrían recibirlos o bien dependerían de una suma elevada de dinero. Queda consumado, así, el principio de solidaridad, uno de los valores sustanciales de este tipo de organizaciones: el de lograr en conjunto, lo que de manera individual sería dificultoso.

AMMA se muestra como una entidad abierta, de jurisdicción nacional, de elección democrática de cargos, de donde no se retiran los eventuales excedentes sino que se reinvierten para mejorar o brindar nuevos servicios. La institución está organizada jurisdiccionalmente a través de sus delegaciones descentralizadas, que funcionan en Villa María, Río Cuarto, Córdoba, San Francisco, General San Martín, en la provincia de Mendoza, en Salta (región Noroeste), en Paraná (región Noreste), en Capital Federal (región Metropolitana) y en las regiones Patagonia Norte y Patagonia Sur.

Artículos destacados