Mensajes falsos de WhatsApp en el proceso judicial

NEGATIVA. El fallo desestimó que la prueba anticipada prueba aportarse a traves del conocido sistema de mensajería digital.

Por Matías Altamira *

Desde épocas inmemoriales algunas personas mal intencionadas adulteraron comunicaciones en cualquier soporte, desde los silbidos en el bosque hasta los mensajes de WhatsApp, la pregunta es cómo descubrirlos para no caer en la trampa.
La modificación o la generación de falsas comunicaciones entre supuestas partes existió sin importar el medio de comunicación que se utilizara. En algunas ocasiones requería de mayores habilidades que en otras, como puede ser ahora, que cualquier individuo puede acceder a sistemas de creación de diálogos falsos. Es el caso de www.whatsfakeapp.com, que entre sus cualidades expone que es prácticamente imposible ver la diferencia entre una conversación falsa hecha con esa herramienta y la de una conversación real.
Por lo que la clave es mantener los procesos de validación de pruebas que se vienen aplicando a escrituras, títulos de propiedades, accidentes, robos, secuestros y otros hechos que las noticias informan que fueron simulados, mediante la designación de los correspondientes peritos. En el caso de las comunicaciones electrónicas pueden acceder a los teléfonos celulares involucrados para validar que esa comunicación fue efectivamente emitida desde ese aparato o recibida por el otro dispositivo, además de comprobar sus fechas de emisión y recepción, el autor del mensaje, si el contenido es el que se visualiza o fue modificado, entre mucha otra información que surge de los conocidos metadatos.
El metadato es aquella información oculta pero alojada en la misma terminal informática (computadora, tablet, celular, etc) que gestiona y administra la manera de procesar y mostrar la información visualizada. A modo de ejemplo, para resaltar con negrita un título, el usuario solo tiene que elegir un ícono determinado. Pero al elegirlo los metadatos disponen que esas letras cambien de formato, lo que queda registrado en el procesador de textos.
Volviendo a WhatsApp, esta aplicación genera gran confianza no solo por su leyenda inicial que la mensajería está cifrada de punta a punta, sino también porque su utilización masiva y estable le brinda a cada usuario la seguridad necesaria para confiar, no solo en Argentina sino en el mundo. Como en su momento ocurrió con los sellos lacrados.
Los protocolos de actuación deben mantenerse rigurosamente, actualizando solo las herramientas de análisis.

* Abogado, especialista en derecho informático

Artículos destacados