Las redes sociales como nuevos espacios de participación ciudadana

En todo el mundo, 80 por ciento de las personas encuestadas las utiliza al menos una vez al día, y 45 por ciento dice que las hizo políticamente más activas.

El lanzamiento de un nuevo estudio de Havas Worldwide revela una insatisfacción intensa con la administración estatal y un giro hacia la acción ciudadana. La encuesta deja al descubierto una insatisfacción general con los gobiernos y cómo ese espacio es despojado por los movimientos sociales para presionar y encontrar una forma mejor, más sana y más satisfactoria en la cual podemos movernos hacia un mundo más ético y responsable. Las implicancias para las empresas y marcas son extraordinarias; hoy son vistas como una gran oportunidad para darle a la gente un propósito en el que se pueda ver involucrada y así elevar las cualidades organizacionales.
Havas Worldwide llevó a cabo este gran estudio global para entender mejor las nuevas realidades de la acción de los ciudadanos y de las solicitudes de éstos a las empresas.

Descubrimientos claves
n La desconfianza en los líderes políticos: existe disconformidad con el desempeño que ven en los  funcionarios. Sólo 39 por ciento de los encuestados dice tener confianza en sus gobiernos nacionales, mientras que 42 por ciento tiene confianza en sus gobiernos locales.
n Las redes sociales están motivando y dando poder a las personas: la gente está tomando ventaja de las comunicaciones digitales para mantenerse informada sobre los asuntos de interés público y tratando de hacer una diferencia ella misma. De la muestra global,  80 por ciento utiliza las redes sociales al menos una vez al día y 45 por ciento dice que lo hizo políticamente más activo.
Además, 40 por ciento de la muestra global cree que las redes sociales lo ha hecho más influyente y poderoso. Un tercio de la muestra ya utiliza las redes sociales para “cambiar el mundo”, y 42 por ciento espera usarlo más en el futuro para promover causas nobles.
“Argentina tiene numerosas iniciativas que ponen al ciudadano común en el centro del poder: Inspiration Fest, Green Drinks, IdeasBA, CityCampaBA, 10000ideas, por nombrar sólo algunos de los tantos espacios sociales on line que evidencian un cambio en el involucramiento político”, dijo Ezequiel Fritz, brand planner Havas Worldwide Buenos Aires. “Del mismo modo que existe un afloramiento de ideas para mejorar las ciudades, hay otras de críticas y opiniones que pueden ayudar a las empresas. Hoy la gente es muy cruel con las marcas pero puede sumarse a pequeños propósitos que éstas alcen como un grito de bondad”.
En este sentido, la investigación mostró que la gente espera que las empresas estén donde los gobiernos fracasaron: 73 por ciento cree que ellas tienen responsabilidad en convertir el mundo en un lugar mejor; 76 por ciento espera que las empresas y el gobierno trabajen juntos para hacer del mundo un lugar mejor; y a 61 por ciento le gustaría que sus marcas preferidas desempeñen un rol más activo en sus comunidades locales.
“Estamos entrando en donde las redes sociales le dieron el poder a la gente para mantener a las empresas responsables”, dijo David Jones, global CEO de Havas. “A medida que las empresas han crecido en tamaño y poder, la gente espera más de ellas. Ella quiere que las grandes empresas en general —y sus marcas asociadas en particular— desempeñen un rol positivo en el impulso de un cambio y que trabajen para el bien común en lugar de actuar únicamente sobre sus propias agendas. Los consumidores están premiando las empresas que toman la iniciativa y castigando a todas aquellas que no lo hacen”.

Del voto al poder del consumo
Para muchos, los votos más importantes no están en las urnas un par de veces al año, pero sí todos los días, ya que las decisiones de compra se pueden canalizar hacia el interés común. Alrededor de la mitad de la muestra (48 por ciento) cree que tiene más influencia en la sociedad como consumidor que como votante. La mayoría (56 por ciento) cree que una persona que recicla regularmente es mejor ciudadano que uno que vota en cada una de las elecciones políticas pero que no hace un esfuerzo por reducir los residuos.
“Lo que estamos viendo es un alejamiento de la actividad política tradicional a favor del cambio social impulsado por los gobiernos, los ciudadanos y empresas que trabajan juntos” dijo Marianne Hurstel.

Artículos destacados