Las notas periodísticas mantienen su vigencia

Si un periodista comunica hechos supuestamente delictivos que involucran a una persona, que luego es absuelta, esa noticia no debe modificarse si se ajusta a la realidad del momento.

Por Matías Altamira * – Exclusivo para Comercio y Justicia

La Sala I de la Cámara Civil y Comercial Federal ratificó la resolución de primera instancia que resolvió la no supresión o actualización de las notas periodísticas de los años 2006 y 2008, cuando el actor era investigado -aun cuando en el año 2010 fue absuelto- porque las publicaciones contenían información ajustada a la realidad del momento.

El actor en la apelación expresó que la decisión es arbitraria, toda vez que desconoce el perjuicio que el accionar de las demandadas (Clarín y Google) le ocasionan mediante notas periodísticas que no tienen vigencia exclusivamente en el lapso que fue investigado y juzgado sino que, por hallarse en sitios de Internet de fácil acceso, mantiene actualidad hasta el presente. Asimismo, agregó que las notas hablan de una red internacional dedicada al narcotráfico que lo indican como uno de sus integrantes.

No se conocen los argumentos vertidos en la demanda, por lo que quizás esté bien resuelto por el juez interviniente, ya que de los considerandos surge el rechazo a la solicitud de supresión o actualización de la información periodística que, dada las circunstancias planteadas, no serían los derechos a esgrimir.

La información periodística no puede ser eliminada o modificada si al momento de su redacción y publicación era cierta, precisa y veraz. Ahora bien, si luego del tiempo transcurrido la situación se modifica a tal punto que esa persona no es más sindicada como integrante de una red de narcotráfico, entonces se presentan dos caminos. Lograr que se difunda la nueva noticia igual que la anterior, para que el lector se forme una idea completa de la situación, y así se honrará la verdad. Lo negativo es que volverá a estar en los medios de comunicación y en los primeros resultados de los buscadores. Si bien la duda sobre su participación procesalmente lo beneficiará, socialmente será en su contra: “Algo habrá hecho…”.

Elegir otro derecho, el de la calidad y finalidad de la información. Esa noticia de sospechoso de narcotráfico ya no interesa, sólo debe ser accesible por quien tenga interés legítimo en ella. Tanto Google como los demás buscadores tienen herramientas informáticas que limitan la búsqueda de resultados y son muy eficientes.

Atacar al mensajero y no al periodista podría haber sido la clave del éxito.

* Abogado especializado en nuevas tecnologías / matias@altamiragigena.com.ar

Artículos destacados