La propiedad intelectual, otra víctima de Covid-19

Por Sergio Castelli * y M. Constanza Leiva ** exclusivo para COMERCIO Y JUSTICIA

Recientemente, los medios han hecho eco del pedido que más de 300 organizaciones alrededor del mundo acerca de la propiedad intelectual para los futuros medicamentos relacionados con el covid-19. Para ello, han redactado una carta dirigida a los Estados miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en la que solicitan apoyo a la propuesta de los países India y Sudáfrica, precisamente la exención sobre ciertas medidas de propiedad intelectual en las futuras vacunas, medicamentos y otras herramientas de la covid-19 mientras dure la pandemia.

Esa petición, “Exención de determinadas disposiciones del Acuerdo sobre los ADPIC para la prevención, la contención y el tratamiento de la Covid-19”, fue realizada el pasado 2 de este mes por ambos países y se presentará en la reunión del Consejo del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC) en la OMC.

La carta, promovida por organizaciones como Médicos Sin Fronteras, advierte de que, “pese a las promesas e iniciativas mundiales en los comienzos de la pandemia, la comunidad internacional está fallando para asegurar una solución política significativa que asegure el acceso global a estos productos. Ejemplo de ello es la enorme desigualdad entre países de altos y bajos ingresos para el acceso a herramientas básicas, como las pruebas de diagnóstico”.

Además, señalan que “la industria farmacéutica afianza sus monopolios sobre las tecnologías desarrolladas bajo el amparo de la propiedad intelectual, a pesar de que, especialmente en el contexto de la pandemia, tengan detrás enormes inversiones de dinero público. Las patentes, la exclusividad de los datos y otros derechos de propiedad intelectual impiden así la posibilidad de ampliar la fabricación, la distribución y la competencia, que daría lugar a precios más bajos y a un acceso global a todos estos productos”.

La organización Salud por Derecho manifestó que “la propiedad intelectual sobre las tecnologías de la covid-19 no sólo se traduce en precios altos y abusivos sobre los productos y ganancias excesivas para la industria farmacéutica, sino que, ante la imposibilidad legal de compartir el conocimiento, supone también una enorme barrera para la colaboración en la investigación y el desarrollo y la fabricación a gran escala de los productos médicos de la covid-19”.

Mientras tanto, el papa Francisco se unió a la causa, asegurando que la vacuna contra el coronavirus “es patrimonio de la humanidad” y reclamando que sea “gratuita y universal” incluso para aquellos países con pocos recursos económicos. “La vacuna es patrimonio de la humanidad, es universal porque la salud de nuestros pueblos, como la pandemia nos enseña, es patrimonio común, pertenece al bien común y ese debe ser el criterio”, dijo en diálogo con la revista española Il mio Papa.

Asimismo añadió: “O salimos mejores o salimos peores. Y el modo en que salgamos depende de las decisiones que tomemos durante la crisis”. “La vacuna no puede ser propiedad del país del laboratorio que la encontró o de un grupo de países que se alían para esto”, sostuvo cuando se refirió a la cura del covid-19.

* Agente de la propiedad industrial ** Abogada

Sé el primero en comentar en "La propiedad intelectual, otra víctima de Covid-19"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados