La privacidad en Estados Unidos

Roger Wicker, senador de los Estados Unidos por Misisipi.

Por Matías Altamira * – Exclusivo para
Comercio y Justicia

El Senado de Estados Unidos está trabajando en un proyecto de ley para reforzar la privacidad de los consumidores de ese país, restringiendo el uso de datos por los comercios, muchos de ellos, monopolios globales.

El Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado, cuyo presidente es el senador republicano por Misisipi Roger Wicker (foto), organizó el pasado día 23 una sesión sobre la necesidad de promulgar una ley federal que regule la privacidad de los datos, con el objetivo de implementar una legislación nacional que armonice los esfuerzos individuales de algunos estados.

En su declaración, el senador Wicker expuso que es necesario que las personas cuenten con rigurosas protecciones de su privacidad, para que los negocios no utilicen sus datos indebidamente, y cumplan con los derechos de acceso, control y supresión sobre los datos personales que se hayan recolectado. Esta visión de Wicker refleja el sentir del mundo entero, por lo que serían los Principios Generales del Derecho o Common Law (anglosajón) en lo que hace a privacidad.

También reconoció que las empresas necesitan leyes consistentes, razonables y equitativas que les permita innovar continuamente y crecer en esta nueva economía digital.
Destacó asimimismo que la Comisión Federal de Comercio también debe fortalecer su autoridad y recursos para implementar nuevos mecanismos de control en consonancia con la innovación privada.

Lo primero es la tan añorada Seguridad Jurídica y, lo segundo, también es una necesidad argentina: tanto el gobierno nacional como los provinciales deben empoderar a la Autoridad de Control, porque una ley sin organismo de control efectivo sólo sirve para calmar la conciencia del legislador.

Al mirar al otro lado del Atlántico, sostuvo que la Unión Europea, en su implementación de su legislación comunitaria (GDPR), tuvo por objetivo prioritario ir contra las más grandes compañías estadounidenses, en vez de brindar un claro instructivo para todos los negocios que tengan por clientes a europeos, sumado a que el acuerdo EEUU-UE sobre privacidad quedó anulado por la Corte europea.

Un párrafo necesario fue el impacto del covid-19, que si en cualquier ciudad del mundo hizo migrar a lo digital, en Estados Unidos fue más contundente, ya que no tienen mayores problemas de conectividad. Destacando que millones de estadounidenses empezaron a trabajar desde sus hogares, trasladaron las reuniones a videoconferencias, y las idas al supermercado fueron reemplazadas por las aplicaciones de celulares, lo que incrementó sustancialmente las potenciales violaciones a la privacidad, ya que ahora el exitoso era quien mejor recolectaba y procesaba datos de los consumidores.

Con este panorama el senador Wicker presentó la Safe data act, en la que establece que cada ciudadano tendrá más opciones y control sobre sus datos personales; mientras se les requerirá a los negocios que sean más transparentes en sus políticas de privacidad, con duras sanciones por incumplimientos. Para ello, la Comisión Federal de Comercio contará con mayores herramientas de control y sanción; destacando que al ser una ley nacional, evitará que cada negocio tenga que modificar sus políticas según donde tenga una sucursal, como que migren sus sedes a Estados que legislaron poco o nada sobre la privacidad.

Lo cierto es que la información de los consumidores, sus gustos, historiales y amistades son el nuevo oro de las empresas. ¡Cada uno cuide su alhaja!

* Abogado, especialista en derecho informático

Sé el primero en comentar en "La privacidad en Estados Unidos"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados