“La mujer sigue sin conciliar su vida laboral con la personal”

María Gabriela Hoch, presidenta y cofundadora de Voces Vitales Argentina

“La constante discriminación de género es el primer y gran obstáculo que sufrimos las mujeres para desarrollarnos en el ámbito laboral. Esta discriminación se manifiesta de forma diferente al tratarse de mujeres que trabajan en relación de dependencia o como emprendedoras de sus propios proyectos. Las diferentes trabas que sufren las mujeres que trabajan en empresas son indistintas más allá de su tamaño y se manifiestan de diferentes maneras: poco acceso a puestos de primera línea; remuneraciones menores; menores oportunidades de empleo; sectores que sólo son ‘apropiados’ para los hombres”.

Esta definición sobre la situación de la mujer corresponde a María Gabriela Hoch, presidenta y cofundadora de Voces Vitales Argentina quien, en su paso por Córdoba, dialogó con Comercio y Justicia sobre el rol y los desafíos de la mujer.

Según Hoch, a los anteriores obstáculos las mujeres emprendedoras suman impedimentos de carácter coyuntural y legal de la Argentina, tales como la dificultad de acceso al crédito, la falta de leyes que incentiven y ayuden el desarrollo de las pymes y la falta de seguridad jurídica.

“A partir de esta situación, no es sorprendente hallar que la mayoría de las mujeres manifestó la dificultad que sufrimos en nuestro país para conciliar la vida laboral/profesional y personal, especialmente en lo referido a la maternidad. Se espera de nosotras que seamos buenas empresarias, profesionales y madres, pero la falta de flexibilización laboral hace muy difícil que podamos dedicarnos a ambas obligaciones exitosamente. Si bien se ha progresado en los últimos años, son todavía muy pocas las empresas que ofrecen a las madres modalidades alternativas de trabajo”, completó.

– ¿De qué se trata Voces Vitales Argentina?
– Voces Vitales Argentina es la delegación local de Vital Voices Global Partnership, una organización no gubernamental que surge en 1997 por iniciativa de la entonces primera dama de EEUU, Hillary Rodham Clinton, y la ex Secretaria de Estado de aquel país, Madeleine Albright.

El pilar de esta organización es la creencia en el valor transformador de la participación de la mujer en la sociedad. Este enfoque se sustenta en diversos estudios de organizaciones como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, que demuestran que la inversión en el desarrollo de la mujer es la medida más efectiva para reducir la pobreza y mejorar la salud y la educación.

En Argentina, Voces Vitales sigue con esta misión, reuniendo mujeres líderes de la sociedad argentina, destacadas en el ámbito público y privado (las mentoras), quienes tienen la oportunidad, por medio de un espacio común, de intercambiar experiencias, información, fortalecer capacidades y transmitir sus experiencias a las jóvenes aprendices.

– ¿Cómo funciona la delegación Córdoba?
– En este momento, tenemos una red en la Argentina de más de mil mujeres de diferentes ámbitos. En Córdoba tenemos una red con la que se está trabajando muy fuerte. Impactamos en más de 200 jóvenes por medio de la herramienta del mentoreo que significa juntar a mujeres líderes con jóvenes emprendedoras quienes quieren dar un salto cualitativo en su trayectoria. En el programa de mentoreo a escala nacional han participado nueve mujeres, de las cuales cinco son de Córdoba.

– ¿Qué acciones concretas ayudarían a mejorar el desarrollo laboral de las mujeres?
– Incluir a las mujeres en las discusiones de convenio colectivo de trabajo, lo cual mejoraría en el ámbito empresarial las condiciones del trabajo de la mujer en las empresas privadas.

En las empresas familiares, romper el techo de cristal y potenciar su participación en las esferas de poder, aun a costa del mandato familiar.

Intentar que las mujeres participen activamente en grupos empresariales donde la mayoría sea masculina para, poco a poco, lograr una equidad, entre otras cosas.

– ¿Cuáles son las proyecciones de Voces Vitales para el año que viene?
– En este momento estamos atravesando un crecimiento muy importante. En verdad existía la necesidad de un ámbito para mujeres como éste y que trabajemos juntas en propiciar el liderazgo femenino, en ayudarnos a crecer entre nosotras.  Por lo tanto estamos focalizadas en nuestro programa de mentoreo nacional. Además, seguramente el año que viene seguiremos muy ligadas con la problemática de la violencia de género por medio de distintas campañas de concientización.

– Los desafíos más grandes…
– Creo que es responsabilidad de todos los actores -sean sociales, políticos o económicos- fomentar políticas que tiendan a conciliar el doble rol de la mujer como madre y como empresaria. A grandes rasgos, lo que pregona Voces Vitales es que la voz de la mujer tiene que estar en la mesa donde se toman decisiones, políticas, sociales y económicas.

Artículos destacados