“La distancia entre la guerra y la paz es sólo una bala”

Aunque el presidente de Irán, Hasan Rohani, convocó a la comunidad internacional al diálogo, lo hizo con una frase de tono amenazante

El presidente de Irán, Hasan Rohani, anunció que su país ya enriquece más uranio que antes de firmar en 2015 el acuerdo nuclear con las principales potencias (5 + China), el mismo que Estados Unidos abandonó unilateralmente tres años después y que Teherán comenzó a ignorar en los últimos meses.

«Estamos enriqueciendo más uranio que antes de que se alcanzara el acuerdo», informó el mandatario en un discurso y, aunque reconoció que cada vez hay más presión internacional por su programa nuclear, prometió que el país continuará «progresando».

«No nos hemos quedado de brazos cruzados, si ellos han reducido sus compromisos, nosotros también», sentenció sin ofrecer datos precisos al respecto.

Cabe recordar que el acuerdo nuclear estipulaba que Irán no podía superar un límite de almacenamiento de uranio de 300 kilos y de nivel de enriquecimiento de 3,67%. A cambio, las potencias mundiales en materia nuclear y la comunidad internacional en su conjunto suspendían las sanciones que asfixiaban la economía iraní.
Hace diez días, el gobierno de Rohani había anunciado que dejaba de cumplir con los límites impuestos por el acuerdo nuclear, pero permitiría que continuaran las inspecciones del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

El anuncio de Irán, que argumentó que Estados Unidos salió del acuerdo y reinstaló sus sanciones financieras y económicas, provocó esta semana una amenaza específica de las potencias europeas que firmaron el pacto: activar el mecanismo de resolución de disputas del acuerdo para volver a sancionar a la República Islámica.

Las partes tienen ahora menos de 35 días para sentarse a negociar y resolver sus diferencias. Oficialmente, Alemania, Francia y Reino Unido decidieron recurrir a esta instancia por considerar inaceptable que Irán no cumpla con sus compromisos nucleares en plena crisis con
Washington.
Pero, según reveló el diario The Washington Post, Estados Unidos amenazó con la imposición de un arancel de 25% a los vehículos importados de Europa si los países de ese continente no denunciaban a Irán por la violación del acuerdo nuclear.
Hoy, poco antes del discurso de Rohani, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, también sumó tensión con declaraciones contra Europa.

Zarif contestó a las potencias europeas y les advirtió de que de nada les servirá ceder a las presiones de Estados Unidos.

«Apaciguamiento confirmado», denunció Zarif en un mensaje en Twitter junto con una fotografía del periódico estadounidense.

«Si quieren vender su integridad, adelante. Pero NO asuman un alto fundamento moral/legal. NO LO TIENEN», agregó.
En otro tuit, Zarif afirmó que Irán no es el que vacía el acuerdo de su esencia e instó a los países europeos a cumplir con las promesas que hicieron a Teherán luego de que el presidente estadounidense Donald Trump abandonó el acuerdo nuclear y reinstaló las sanciones.

«Olvídense de compensar a Estados Unidos: cumplan sus propias obligaciones, al menos
una», disparó.
Pese al tono combativo de sus mensajes, el ministro de Exteriores iraní aceptó reunirse, horas después, con el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, al margen de un foro internacional celebrado en Nueva Delhi, India.
En ese encuentro, ambos acordaron «seguir en estrecho contacto y continuar las interacciones en las próximas semanas», según reportó la agencia de noticias EFE.

Después de la reunión, Borrell rechazó la propuesta de Estados Unidos y Reino Unido de negociar un nuevo acuerdo, una idea rechazada también por Irán.
«Debemos tener en cuenta que negociar este acuerdo nuclear costó doce años y ha conseguido con éxito hacer del mundo un lugar mejor», señaló.
Durante una sesión de la Asamblea General del Banco Central de Irán, Rohani también se mostró conciliador y admitió que el diálogo con el mundo es complicado pero «posible».

«Como jefe del Consejo Supremo de Seguridad Nacional me encargo de la seguridad y evito los enfrentamientos militares a diario. Si no se brinda atención diaria, la distancia entre la guerra
y la paz es sólo una bala», concluyó.
La tensión alrededor del cada vez más débil acuerdo nuclear se reactivó en las últimas semanas en medio de la escalada militar que desató el asesinato de uno de los comandantes más poderosos de Irán, Qasem Soleimani, en Bagdad en un bombardeo estadounidense.
Teherán respondió con un ataque limitado contra dos bases estadounidenses en Irak, pero prometió que la venganza será la expulsión total de Estados Unidos de la región.

Artículos destacados