La digitalización como clave en la eficiencia de la energía

Por Javier Pastorino (*)

La energía desempeña un papel fundamental para proporcionar bienes y servicios que son esenciales en el desarrollo de la sociedad y el capital humano. En tal sentido, las tendencias globales como el crecimiento demográfico, la urbanización, el cambio climático, la globalización y la demanda insaciable de energía son desafíos para el sector energético mundial.
Esta creciente demanda de electricidad debe ser abastecida con energía limpia y eficiente. Actualmente, ya vemos dicha transformación en áreas como la producción, distribución y uso de energía en el mundo, impulsada por la digitalización, innovación, la volatilidad del precio del combustible y los crecientes riesgos cibernéticos.

Estas disrupciones del mercado y las tecnologías innovadoras están apalancadas por el fuerte impulso de los procesos digitales, que serán factores clave e indispensables para optimizar el sistema energético. Los diferentes actores del mercado deben involucrarse para desarrollar de manera sustentable la Energy 2.0 e Industry 4.0. Las compañías de energía deben comprender la cadena de valor de sus clientes, para así desempeñar un papel más activo, más productivo y que el negocio de la energía sea un win-win, tanto para la demanda como para la oferta.
Creemos que el futuro ecosistema energético combinará las tecnologías de gas natural y energía renovable para proporcionar energía confiable y baja en carbono, con la flexibilidad y adaptabilidad a los recursos disponibles y a las necesidades del mercado. El hecho de que las energías renovables aumenten su participación en la combinación de generación de energía está ayudando a descarbonizar el planeta para las generaciones futuras, pero la tecnología aún no puede proporcionar energía a demanda en todo momento del día.

El nuevo ecosistema de energía que estamos vislumbrando se extiende mucho más allá de la relación entre el gas y las energías renovables. Apalancadas por la digitalización, las tecnologías de generación no sólo se comunicarán con la red para equilibrar la variabilidad sino que los datos recopilados ayudarán a predecir el pico de demanda para cargar vehículos eléctricos, almacenar el exceso de electricidad e incluso evitar cortes en verano, por ejemplo.
La digitalización generará grandes cambios en los sistemas de energía y es un nuevo motor para el progreso de la tecnología y recientes modelos de negocio. Un aspecto importante a tener en cuenta en éstos es que si bien el sector público es el que mayormente en la región impulsa los proyectos energéticos, entendemos que el sector privado ya es un fuerte protagonista y puede aumentar aún más su participación. En línea con ello, trabajamos con nuestros clientes para redefinir el significado de la productividad y la forma de operar y crear juntos nuevos modelos de negocios.

Un ejemplo concreto es la puesta en marcha en Argentina del Centro de Control Remoto y Monitoreo de plantas de energía, que permite no sólo monitorear y realizar diagnósticos en tiempo real de centrales de energía -termoeléctricas, eólicas, solares o biomasa- sino además realizar la operación remota de ellas. Las centrales de generación eléctrica envían gran cantidad de datos al centro de monitoreo, donde son analizados y procesados mediante algoritmos avanzados. Ello permite diseñar planes de acción basados en comportamientos predictivos y detectar fallas antes de que se produzcan e incidan en la disponibilidad de los equipos.
Es de suma importancia para nosotros aportar valor a la sociedad, satisfacer las necesidades del país y generar al mismo tiempo motivación y orgullo en nuestros colaboradores (actuales y futuros), quienes sienten que nuestro propósito como empresa es generar un impacto positivo en la comunidad y dejar un legado duradero.
Soy optimista respecto al futuro de Argentina y reafirmo nuestro compromiso con su modernización, aportando innovación tecnológica en las áreas de electrificación, automatización y digitalización, que permiten brindar soluciones concretas para el crecimiento sostenible del país.

(*) Ingeniero industrial (UBA). CEO y presidente de Siemens Argentina

Artículos destacados