La carrera armamentística tecnológica

Por Matías
Altamira *

Con la revolución digital en los últimos dos años los seres humanos hemos generado más datos que en los últimos 20.000 años de nuestra historia; hoy hay ocho mil millones de dispositivos conectados, que pasarán a 40 mil millones en 2025, cuando el arribo real de la Internet de las Cosas se concrete. 

Susana Malcorra comenzó con estas cifras su conferencia magistral en las I Jornadas Internacionales de Data Governance, Data Compliance, Infosec & Ciberseguridad, organizadas por la doctora Johanna Faliero (foto), de la Facultad de Derecho de la UBA.

El crecimiento exponencial de la conectividad que se reflejan en un sinnúmero de situaciones, traen aparejadas enormes transferencias de poder, los ganadores de la revolución digital son hoy las grandes empresas tecnológicas, que se concentran principalmente en Estados Unidos y China, ya que han sabido capturar el valor de la migración del mundo real al online, y se han establecido como las proveedoras de toda la infraestructura digital necesaria. Es un monopolio esencialmente, cualquier empresa que quiera lanzar una aplicación debe adherirse al reglamento de Google o Apple para ser incluida en sus plataformas y pagarles una renta. Lo mismo se aplica al control que Amazon tiene sobre los marketplaces así como con sus servicios de servidores.

El valor económico que surge de la tecnología ha dado lugar a una carrera armamentista tecnológica, con EEUU y China como protagonistas centrales, una rivalidad que tiene efectos sobre estados, compañías y sobre nosotros, a lo largo y ancho del planeta. Esta carrera aumenta el riesgo de dividir al mundo entre China y EEUU, con quizás alguna oportunidad de un rol por parte de Europa.

En la actualidad, las confrontaciones históricas han virado de actores del sector público (gobiernos) al sector privado en el dominio digital. En el contexto actual, con tantos aspectos de nuestra vida siendo digital la oportunidad del uso maligno de lo digital se exponencia enormemente, los ciberataques son moneda corriente, incluso contra no combatientes, como el caso de los hospitales de Francia y de la República Checa, que en pleno pico del covid no pudieron gestionar por tener bloqueados sus sistemas informáticos.

Concluyendo su conferencia presenta sus sugerencias para no quedarse en la crítica, destacando que las grandes compañías de medios sociales no son un demonio, solo responden a los incentivos con los que se las nutre, siendo evidente que se han vuelto superpoderosas y que al mismo tiempo están subreguladas, lo que les ha permitido obtener enormes márgenes de ganancia. 

Desde su perspectiva, parte de la solución para resolver el problema del dominio digital deben focalizarse en el realineamiento de estos incentivos, que tengan en cuenta la provisión de bienes públicos, que no es la provisión de publicidad, son bienes de interés público, para lo que estimula que el mundo se reúna para trabajar en un nuevo acuerdo global sobre la gobernanza del dominio digital.

“Estoy convencida”, expresó. Malcorra, “de que hemos llegado a un punto en que las leyes que regulan la competencia son anticuadas y carecen de las herramientas necesarias para manejar tamaña concentración de mercado”.

* Abogado, especialista en derecho informático

Sé el primero en comentar en "La carrera armamentística tecnológica"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados