La aventura de editar historietas en Córdoba

Se trata de un segmento complejo, cada vez más alejado del papel. Sus principales referentes se reunirán la semana que viene en el marco del Viñetazo. Los desafíos de producir e impulsar los productos de la industria del comic en Córdoba.

La semana que viene tendrá lugar en Córdoba la segunda edición del Viñetazo, una Convención de Historietas y Humor Gráfico que reunirá a los principales referentes de la industria del comic para analizar y proyectar su desarrollo en la provincia.

El evento, organizado por el grupo de dibujantes locales “V de Viñeta”, con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Provincia, ocurrirá los días 15, 16 y 17 próximos. La sede principal será nuevamente la Capilla del Paseo del Buen Pastor. También habrá actividades en el Centro Cultural Obispo Mercadillo y en el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa.

La editorial Llanto de Mudo, pionera en el rubro, será una de las invitadas en la edición 2011 del Viñetazo, que también contará con la presencia de Robin Wood (el gran guionista de Editorial Columba, padre de Nippur de Lagash, Pepe Sánchez, Savarese y muchos personajes más), Carlos Gómez (dibujante de otra famosa serie de Wood: Dago, actualmente de gran éxito en Italia), Chanti (autor de la tira Mayor y Menor de la revista Rumbos), Jorge Lucas (dibujante, uno de los creadores de El Cazador), Diego Parés, de la revista Fierro, y el dibujante de Día a Día y Comercio y Justicia, Pablo Chumbita, “Chumbi”.

Para ahondar en las condiciones actuales de  la producción y comercialización editorial de historietas en Córdoba dialogamos con Diego Cortés, creador de la casa editora que lleva más de 15 años en el rubro.

– ¿Cuándo nació Llanto de Mudo y con qué objetivos?
La editorial nació en 1995, sin ningún objetivo más que difundir lo que hacíamos los tres fundadores. Poco a poco fue creciendo, se acercó más gente, se fue, volvió renovada y la editorial creció muchísimo. Desde el año pasado ya tenemos distribución nacional y podemos editar cada vez más autores.

– ¿Cuántos libros de comic llevan publicados?
En el último año se editaron 12 libros de historieta de autores de todo el país, varios libros de poesía y algunos de narrativa. Hacia atrás en el tiempo debemos haber editado más de 200 de poesía, narrativa e historieta. No podría decir la cantidad de autores, pero más de 150 deben haber sido publicados por la editorial en los últimos 15 años.

– ¿Qué significa el Viñetazo para ustedes?
El Viñetazo es muy importante para nosotros. En el primero lanzamos nuestra nueva colección de historieta, que significó el empuje en el crecimiento de la editorial en este último año. Nos sirve para tener contacto con el público, para tener difusión y para seguir apoyando y tratando de difundir la historieta. Además, encontramos amigos y colegas de todo el país. Y por supuesto, como historietistas somos felices de que la ciudad se llene de historieta.

– ¿Es sostenible la industria del comic en Córdoba?
Nuestra editorial se sostiene por ahora por nuestro trabajo, que no cobramos. Somos diseñadores, editores, autores. Además, otros autores del país han decidido publicar con nosotros por la calidad de lo que estamos haciendo, lo cual nos hace muy felices. Es mediante el esfuerzo de todos que queremos llegar a ser una editorial rentable y con un mejor funcionamiento. Es sostenible si las ventas nos apoyan y los libros se autosustentan, pero bueno, seguimos siendo una editorial independiente y autogestionada.

– ¿Cómo caracterizarías al lector/consumidor de historieta?
Nuestra editorial por ahora publica historietas para adultos, más que todo. Por suerte, al editar otras cosas -como narrativa y poesía- logramos que gente que por ahí no lee solamente historietas compre nuestras ediciones.

El lector y consumidor de historieta ha cambiado; con la desaparición de algunas revistas la historieta se ha trasladado al libro, se ha acercado a las librerías y comiquerías y se ha alejado del kiosco, salvo en el caso de la Fierro. Eso hace que nuestro público sea mucho menor pero permite hacer ediciones de más calidad.

No podría caracterizarlo, hay de todas las edades y clases. Lo que sí se ve en los últimos tiempos es un regreso de los niños a leer historietas, y por suerte hay ahora algunas editoriales encargándose del rubro infantil -el cual no descartamos pero por ahora no nos dirigimos-.

Artículos destacados