Jeep vuelve a protagonizar otra guerra

Por Sergio Castelli * y María Constanza Leiva **

No  hace falta contar con muchos conocimientos sobre automóviles para conocer el jeep, aunque pocos conocerán la historia completa… Con relación al origen de su nombre, existen diversas versiones, pero la más aceptada es la que proviene de las historietas de “Popeye el Marino”, del año 1930, en la cual aparecía un personaje llamado Eugene the Jeep, una mascota amarilla similar a un perro que tenía poderes sobrenaturales y que le fueron atribuidos al vehículo por los soldados durante la Segunda Guerra Mundial. Si bien la versión es bastante fantasiosa, es la más aceptada por los fanáticos.
El jeep nació en 1941, cuando Ford y Willys-Overland comenzaron a fabricarlo a pedido del Ejército de los Estados Unidos cuando solicitó un vehículo pequeño con tracción en las cuatro ruedas, que gozara de estabilidad, autonomía y confiabilidad, ya que luego serían utilizados principalmente por las fuerzas aliadas en la guerra como sustituto de la motocicleta para enviar mensajes entre las diferentes unidades del ejército. Al finalizar la guerra, comenzaron a fabricarlos para tareas agrícolas. Recién en el año 1950, Willys-Overland registra Jeep como marca comercial, la que luego fue comprada por Kaiser Motors; en la década del ´70 la empresa American Motor AMC se hizo cargo de la producción, para pasar finalmente a manos de Fiat, cuando Chrysler Corporation adquirió American Motors, en 1987.

En la actualidad, Fiat Chrysler Automobiles (FCA) se enfrenta a Mahindra & Mahindra, un fabricante de automóviles originario de la India, que lanzó recientemente al mercado su modelo Roxor, el cual, según FCA, copia los rasgos emblemáticos del Jeep Willys, con la forma cuadrada del cuerpo del vehículo, sus medidas y líneas planas. La demanda de FCA sostiene que Mahindra estaría dañando los negocios de FCA.
Ahora bien, tras la demanda de supuesto plagio, Mahindra no se ha demorado en contraatacar utilizando como defensa una licencia otorgada en su favor por Willys – Overland en 1947, bajo el cual fabricó su modelo Mahindra Thar, en el cual está basado el modelo Roxor. Menciona además un acuerdo firmado con Fiat en el año 2009, donde se le autorizó al uso de las parrillas de los modelos Jeep, afirmando en consecuencia que la denuncia de FCA carece de fundamento y que solo tendría como objetivo dañar la imagen del modelo Roxor frente a los consumidores para evitar la competencia económica que éste significaría al posicionarse en el mercado, ya que los precios de venta son mucho más bajos y Mahindra está tomando impulso desde el año pasado para instalarse definitivamente en Michigan, EEUU.
Frente a todo esto, la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos ha declarado que iniciará la investigación para determinar si Mahindra infringe los derechos de propiedad intelectual de Jeep, abordando, incluso, los aspectos relativos a la importación y venta en el mercado estadounidense.

En principio, FCA no habría realizado ninguna reclamación de tipo económico, sino que pretende que se le impida la importación y comercialización de Roxor o cualquiera de sus partes o componentes en territorio estadounidense.
Mahindra ha emitido un nuevo comunicado reforzando la defensa de su modelo; sostiene que su relación con Jeep “es histórica y que los acuerdos con FCA y sus predecesores se remontan hace más de sesenta años”. Pero, con las fuertes corrientes proteccionistas que dominan el mercado estadounidense en la actualidad, deberemos esperar para conocer quién será el ganador de esta guerra.

Artículos destacados