“Intentamos volver a estar en comunicación con nuestro pueblo”

Víctor Schajovitsch, gerente del Área de Desarrollo Federal de la agencia Télam

La aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual implica, entre otros puntos, el avance de la estructura mediática argentina en dirección de la federalización de contenidos.

Luego de varias décadas de funcionamiento bajo un esquema centralizado, con cabecera en Buenos Aires, los medios de comunicación y agencias de noticias enfrentan hoy el desafío de volver la mirada a las realidades regionales, para defender la programación con acento local. Esta nueva dinámica productiva implica no sólo una profunda modificación de la relación con los públicos sino también una ruptura con viejos modelos comunicacionales y de los negocios vinculados con la información.

Para desentrañar la complejidad de este proceso -que está plenamente en marcha-, Comercio y Justicia dialogó con Víctor Schajovitsch, principal responsable de la federalización de los contenidos informativos de la agencia de noticias Télam.

– ¿Cuál es la llegada que tiene hoy Télam a los medios regionales?
– Hemos lanzado una serie de productos a partir de una idea de Martín García, que tiene que ver con la democratización, la federalización y la inclusión de la información regional. Esos productos son “Radio para radios”, un producto audiovisual para televisión, incluyendo a las televisoras locales, cooperativas, de aire.

Para los periódicos tenemos el “Reporte nacional” y también tenemos un espacio virtual para los blogueros, para las newsletters, para la comunicación por Internet. Estos cuatro productos son herramientas que intentamos que los medios locales usen para mejorar sus emisiones y -en el caso del Reporte Nacional- para poder profundizar las noticias locales sin necesidad de ocuparse de la noticia nacional y profundizar la comunicación local. Esto es muy vasto, porque también implica una relación de ida y vuelta con el medio.

Porque también nosotros hoy estamos generando unos 500 cables diarios, queremos recibir también noticias del interior, de los pueblos, para que aquellas noticias que tengan la densidad periodística suficiente puedan llegar a ser noticias nacionales.

De tal manera se haría efectiva la federalización de la información. Los productos son profesionales. Lo que queremos es hermosear los medios, para que los medios puedan generar audiencias y de esa manera competir de igual a igual con los medios hegemónicos, que hoy copan la radiofonía argentina. Por otro lado, otro tema que emerge de esto es la cuestión de la fuente. Lo que nosotros pretendemos es que los medios locales reciban la información directamente de la fuente, sin la mediatización de los medios monopólicos que tienen un interés específico, que emana de otros grupos que apoyan su medio. Entonces, lo que nosotros pretendemos es defender el interés general.

– ¿De qué manera ha incidido este cambio de perspectiva informacional en el modelo de negocios de Télam?
– La verdad es que el cambio fue rotundo. Antes que nosotros vengamos con este proyecto (hace cuatro meses que está en el aire), Télam tenía 800 abonados. Hoy la agencia tiene 2.800 abonados, lo que significa un crecimiento enorme en muy poco tiempo, porque la avidez y la vocación comunicacional que tienen los argentinos es enorme y la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ha puesto los medios locales sobre el escenario. Lo que nosotros estamos haciendo es tratar de que ese escenario se amplíe, se proyecte, se multiplique de tal manera de lograr visibilidad de los medios locales a nivel nacional.

– ¿Cuáles son las estrategias para garantizar estándares de calidad que los habiliten para competir con otras agencias y medios con mayor infraestructura tecnológica?
– Lo que compite en la noticia no es tanto la tecnología sino la confiabilidad; y eso emerge de la misma noticia. O sea que acá la falta de confiabilidad que han logrado los medios a partir de defender intereses privados, particulares, negocios, de modo que al no tener como objetivo comunicar e informar, ha logrado que la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se haya insertado en nuestra sociedad.

Hemos estado con una ley que se generó en la dictadura y no servía ni para la dictadura. Ha servido únicamente para que los medios que pretenden ser nacionales logren destruir la posibilidad de desarrollo de los medios locales. Esos objetivos los han cumplido y hoy nosotros -que venimos de la resistencia de los medios locales- intentamos comunicarnos, volver a estar en comunicación con nuestro pueblo que es el que nos permite existir, sumando tecnología.

Artículos destacados