Hollywood también inventa

Por Sergio Castelli* y María Constanza Leiva**

Los famosos artistas han llevado el ingenio más allá de su propia virtud, realizando desarrollos de la propiedad intelectual que en algunos casos no tiene nada que ver con su profesión y en otros sí.
El primero de ellos es Michael Jackson, con su famoso desafío a la gravedad, que tuvo al mundo intrigado sobre la técnica utilizada por él y sus bailarines para lograrlo; recientemente salió a la luz que el truco se encontraba oculto en la oficina de patentes desde el año 1992, cuando ingresaron la solicitud de una patente sobre unos zapatos que no sólo sostienen parte de la pierna de quien los lleva para poder inclinarse hacia adelante con más comodidad, sino que tienen un enganche en el talón que se sujeta a la otra parte de la fijación, situada en el suelo del escenario, con solo deslizar el zapato.
El resultado descripto por el propio artista: «Permite a quien lleva los zapatos, inclinarse hacia delante más allá de su punto de gravedad».
Coppola, el director de cine, desarrolló una remera que lleva en su parte trasera un gran tablero con numeración y una reproducción de dicho tablero en miniatura se guarda en un pequeño bolsillo delantero de la misma, todo ello con la finalidad de que el usuario pueda indicar con precisión cuál es la zona de su espalda en la que necesita que le rasquen. Ingenioso, ¿verdad?
Jamie Lee Curtis, la actriz de Viernes de Locos, se cansó de llevar por separado los pañales y las toallitas de limpieza, por lo que desarrolló un pañal que llevaba las toallitas alojadas en un bolsillo interior del pañal.
Hedy Lamarr, conocida por su actuación como Delilah en Samson & Delilah, en 1941 desarrolló un sistema de comunicación secreta: se compone de una radio emisora y de otra receptora que recibía el mensaje en una frecuencia diferente y aleatoria en cada ocasión, de modo que el enemigo nunca sabría por qué frecuencia se iba a transmitir.
Steve McQueen, el actor, quedó evidentemente asombrado por la recreación de la carrera de 24 horas de Le Mans, por lo que al finalizar el rodaje desarrolló una estructura en forma de cesta para los asientos de automóviles con el objetivo de hacerlos más confortables para el conductor.

El músico Eddie Van Halen, reconocido como uno de los mejores guitarristas de la historia, -su solo Eruption es considerado por las revistas Rolling Stones y Guitar World como el segundo mejor de la historia, siguiendo al de Jimmy Page en la canción Stairway to heaven-, se vio en la necesidad de desarrollar una pieza que le facilitara su técnica de tapping (la mano de la púa se utiliza para presionar las cuerdas contra el mástil del instrumento), y desarrolló un soporte que permite apoyar la parte trasera de la guitarra en el cuerpo liberando de ese modo la mano de la púa.
Steven Spielberg, el director de cine, desarrolló en el año 1997 un pequeño objeto que se coloca en los rieles sobre los que se desliza la cámara durante el rodaje y permite que los cambios de orientación de la misma se hagan de una forma suave, sin necesidad de detener la grabación.
Houdini diseñó en 1917 un traje de buceo que le permitía al submarinista deshacerse rápidamente del traje en caso de emergencia y llegar a la superficie sano y salvo. Por supuesto que lo habrá utilizado para su reconocido truco de magia «el hombre imposible de encerrar».

* Agente de la propiedad industrial ** Abogada

Artículos destacados