“Esta ley debe ir acompañada de otras acciones»

La legisladora Cecilia Merchán  presentó un proyecto para incorporar la figura del femicidio al Código Penal. Aunque confía en que la iniciativa sea aprobada, advirtió que no será la “solución definitiva”

El Congreso de la Nación abre mañana un nuevo año parlamentario y lo hace con varios proyectos “en danza”, los cuales pugnan por ser aprobados. Entre ellos, se encuentra el de incorporar la figura del femicidio al Código Penal, iniciativa que se materializó en proyectos de ley, presentados por distintos bloques, en el mes de febrero.

Durante el 2010, murieron en Argentina al menos 206 mujeres en manos de parejas, cónyuges o novios, según datos dados a conocer por la ONG, Casa del Encuentro. En lo que va del año, la cifra trepa a siete homicidios, tres más que en el mismo período del año pasado.

Paralelamente a los asesinatos, crecieron las denuncias. Según informó la Oficina de Violencia Doméstica, dependiente de la Corte Suprema de Justicia, en enero de este año las denuncias por violencia machista se duplicaron respecto al mismo mes de 2009.

Cecilia Merchán fue una de las diputadas, que en febrero presentó un proyecto para modificar el Código Penal e incorporar la figura del femicidio.  Sobre los detalles del proyecto Comercio y Justicia dialogó con la diputada de Libres del Sur.

– ¿Qué es lo que plantea su partido en este proyecto que han presentado?
– Lo que buscamos con esta iniciativa es que la figura de femicidio se incorpore al Código Penal y funcione como un nuevo agravante, para así fijar la pena máxima de reclusión o perpetua en el caso de un hombre que mata a una mujer mediante violencia de género.

Asimismo, se plantea que cuando existan lesiones contra la mujer se aplique la pena máxima establecida, es decir, penas de uno a diez años de prisión, dependiendo del daño causado.

– ¿Qué pasa en los casos de emoción violenta?
– La idea es que también se anule la posibilidad de aplicar este atenuante.

– Los casos de violencia contra las mujeres han crecido en Argentina pese a la ley del 2009 de Protección Integral de la violencia de género. ¿Cree que este proyecto modificaría en algo la situación?
– No, para nada. No pienso que modificar el Código sea la solución definitiva. Por supuesto que de ser sancionada, esta ley tiene que ir acompañada de otras acciones. No es más que un complemento a todo lo que falta por hacer.

– ¿Cuáles son esas acciones que no se están llevando adelante?
– La violencia de género tiene que ver con una pauta cultural que hay que cambiar. Hay hombres que consideran que las mujeres son de su posesión. Necesitamos educación en las escuelas, que este tema se incorpore en las currículas, que se forme a los policías. Es mucho el trabajo porque se trata, como decía, de modificar pautas culturales.

– ¿Qué cambió desde la sanción de la Ley integral de violencia de género?
– Nada porque no se está aplicando, no se está cumpliendo. El Gobierno Nacional tardó un año en reglamentar la ley y hoy no existe presupuesto. Se destinan ocho millones al Consejo Nacional de la Mujer, organismo que no existe.

Otras iniciativas

Además de Merchán, los diputados Gerardo Milman (GEN), Margarita Stolbizer y María Linares presentaron una iniciativa de similar tono. Promueven la incorporación del Artículo 80 bis, donde se establece “reclusión perpetua al hombre que matare a una mujer, con la que esté o haya estado ligado como cónyuge, conviviente o a través de cualquier otra relación afectiva o de parentesco”.Sin embargo, a diferencia de la iniciativa de Merchán, se pone el foco en la libertad condicional. El último de los proyectos presentados fue el de la diputada Claudia Gil Lozano (CC), que además de incorporar la figura del femicidio como un tipo penal autónomo, fija también penas de 12 a 35 años para ese delito.

Artículos destacados