En 2011, la producción de celulares en Tierra del Fuego superará 6 millones de unidades

Las políticas de aliento a la industria nacional de tecnología revelan sus resultados

El sector de electrónica localizado en Tierra del Fuego inició un programa de inversiones superior a 400 millones de pesos para adecuar sus instalaciones a fin de poder producir teléfonos de última generación y computadoras portátiles, además de pantallas de LCD, reproductores de DVD, decodificadores y equipos de aire acondicionado, entre otros productos.

La política de promoción implica que los insumos provenientes de la zona tienen un beneficio impositivo frente a los equipos e insumos importados.

“Gracias a la puesta en vigencia del paquete de medidas destinado a alentar el fortalecimiento de la isla como polo tecnológico, logramos sustitución de importaciones, radicación de empresas, aumento de la producción local y generación de trabajo argentino», aseguró la ministra de Industria, Débora Giorgi, quien remarcó que la política de promoción industrial fomentada por esa cartera benefició “no sólo a los industriales sino también a los consumidores: se abarataron los costos y se alcanzaron estándares internacionales de calidad”.

Polo tecnológico al sur

Según un informe de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Cuyo, publicado en 2010, “la posibilidad de tener un polo tecnológico de punta en el extremo sur del continente crece, imitando al polo tecnológico de Manaus, Brasil”.

Según el documento, “la creación del polo electrotecnológico de Tierra del Fuego se ve favorecida por resoluciones” que otorgan fuertes beneficios fiscales a la fabricación y ensamblado de equipos, como teléfonos móviles, monitores y televisores.

Entre los beneficios facilitados por el Estado nacional mediante la ley 26539 que impulsa la industria electrónica en esa provincia, el informe destaca “el Arancel Aduanero Externo Común nulo para todos los componentes importados, la liberación de la alícuota reducida del IVA y las reducciones al Impuesto a las Ganancias en su comercialización en el mercado argentino”.

Algunas de las compañías que ya se comprometieron al desarrollo de equipos en esa provincia son Radio Victoria, BGH, New San, Interclima/Iatec, Brightstar, Carrier y Philips.

Además, la empresa finlandesa Nokia anunció la fabricación de 2.400.000 celulares durante 2011 en Argentina. Radicada en Tierra del Fuego, Nokia fabricó 800 mil teléfonos este año.

La ministra Débora Giorgi recibió a los representantes de la empresa, quienes además le anunciaron la fabricación en Tierra del Fuego de un nuevo modelo de última generación, el N8.

“Este 2010 fue el año cuando Tierra del Fuego se convirtió en la nave insignia de la industria tecnológica nacional», señaló la ministra sobre esa provincia, territorio insular compartido con Chile.

La promoción electrónica en el sur creó este año casi 2.100 puestos de trabajo e inversiones por 120 millones de dólares.

Actualmente, los cupos para la fabricación de teléfonos celulares en Tierra del Fuego se encuentran a cargo de las firmas Brightstar (que produce Samsung, LG y Motorola), Tecnosur Garbarino (Samsung) y Newsan (Alcatel), y se suman al proyecto anunciado por el grupo Mirgor para fabricar equipos con la marca Nokia.

Sustitución de importaciones

La importación de teléfonos celulares cayó 26,6% durante los diez primeros meses del año a raíz del avance de la industria nacional, según datos del relevamiento de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES).

De cumplirse con el objetivo de producir seis millones de unidades el año próximo, el país se ahorraría entre 300 y 350 millones de dólares en la importación de este tipo de productos.

El crecimiento de la producción nacional de celulares presentó durante el año un ritmo inusitado. En enero de este año se fabricaron 14.990 teléfonos, frente a los 636.706 producidos en octubre. Esto  significa que la produccion creció casi  50 veces, según datos de la Dirección de Estadística y Censos de Tierra del Fuego.

Por su parte, Giorgi detalló que “tenemos un mercado que se amplió de 9 a 12 millones de celulares, y la mitad se fabrica en el país”. En 2008 el mercado de móviles era de 9 millones de aparatos y casi la totalidad era importado. En 2010, los teléfonos celulares que se vendieron en Argentina llegaron a 12 millones de unidades.

Esto significa que, en caso de alcanzar la producción de 6 millones, estaría cubierto 60 por ciento del mercado actual, que se estima seguirá ampliándose en 2011.

Artículos destacados