El turismo como herramienta para superar épocas de crisis

Gracias a éste, según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo, se espera que sean creados más de cinco millones de empleos este año.

El turismo es una de las industrias más dinámicas de la economía mundial y puede desempeñar un papel importante en la lucha contra la crisis del empleo, que costó el trabajo a millones de personas en todo el mundo, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Creemos que el sector del turismo es parte de la solución”, declaró Alette van Leer, quien dirige el Departamento de Actividades Sectoriales de la OIT. “Es fundamental para la creación de empleo, tiene una alto coeficiente de mano de obra y constituye una fuente importante de desarrollo e inclusión social”, agregó.

Este año se espera que el turismo cree más de cinco millones de nuevos empleos. El hecho de que cerca de la mitad de su fuerza laboral esté constituida por jóvenes hace que el sector cobre especial relevancia. Según la OIT, existen 75 millones de jóvenes desempleados en todo el mundo.

En 2011, el turismo generó –directa e indirectamente– casi 255 millones de empleos y contribuyó con alrededor de 6 billones de dólares a la economía mundial. Esto representa cerca de uno de cada 12 empleos y nueve por ciento del PIB mundial.

Está previsto que el número de empleos en turismo y sectores relacionados aumente dos por ciento para superar 260 millones este año. Para 2022 el turismo debería suministrar 328 millones de empleos, o uno de cada diez del planeta, de acuerdo con las estimaciones del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (CMVT).

El turismo está convirtiéndose en una fuente significativa de crecimiento y trabajo en muchos países en desarrollo, incluso en las zonas rurales, y para quienes tienen un acceso limitado al mercado laboral, como las mujeres, los jóvenes y los migrantes. Es el principal exportador de servicios en los países menos avanzados (PMA), representado 33 por ciento de las exportaciones de éstos y 65 por ciento para los PMA insulares.

Los ministros de Turismo del G20, en una reciente reunión en México, definieron el sector como “un potente motor para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza”.

En Argentina, el Ministerio de Turismo de la Nación informó que el número de pernoctaciones en establecimientos hoteleros y parahoteleros aumentó 8,6% en abril último, en comparación con el mismo período de 2011. De acuerdo con los datos provistos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en su informe del mes de junio sobre la Encuesta de Ocupación Hotelera (EOH), las pernoctaciones de turistas residentes y no residentes en establecimientos hoteleros y parahoteleros durante abril de 2012 totalizaron 3.583.853. El dato interesante es que 77,7% de las pernoctaciones fue realizado por turistas residentes -2.785.458 noches-, mientras que el 22,3% restante fue realizado por turistas no residentes, totalizando 798.395 noches.

Es una realidad también que las trabas para acceder al dólar impactan sobre la venta de paquetes turísticos al exterior, lo que fortalece la actividad en el territorio nacional. Las agencias esperan, al menos, conservar la cifra de venta registrada el año pasado para los viajes a otros países. Este movimiento interno del turismo incide sin duda en la economía de la región y en las zonas donde la actividad es importante, entre las cuales se encuentra Córdoba.

Las condiciones

Según analiza la OIT, el sector también tiene un lado “oscuro”. En la actualidad, las condiciones de trabajo suelen ser deficientes e irregulares, con salarios bajos, jornadas laborales demasiado largas y oportunidades limitadas, y con contratos ocasionales, temporales y a tiempo parcial, todo lo cual genera inseguridad laboral.
Estas condiciones de trabajo conducen a una elevada rotación de personal, lo cual puede resultar costoso para los empleadores en términos de formación de los trabajadores.

La OIT cree que la influencia sobre las economías locales puede ser potenciada al garantizar que los empleos en el sector respeten las normas del trabajo decente.
“El trabajo decente y el diálogo social, en especial a nivel de empresa, son particularmente relevantes para el sector del turismo, ya que la satisfacción profesional se refleja directamente en el servicio, en la satisfacción del cliente y en la calidad del trabajo”, señaló el especialista en hotelería, restauración y turismo de la OIT, Wolfgang Weinz.
El turismo sostenible crea empleos, estimula el desarrollo de nuevas infraestructuras y empresas e incentiva a la población local a adquirir nuevas competencias -como, por ejemplo, idiomas extranjeros-.

La OIT publicó un manual de formación a fin de ayudar a las partes interesadas del sector – incluyendo gobiernos, sindicatos y representantes de la industria– a reducir la pobreza mediante el trabajo decente y, a la vez, mitigar el impacto negativo del turismo.

Artículos destacados