El retorno de un clásico de la literatura cordobesa

Por Luis Carranza Torres* y Sergio Castelli**

Reyna Carranza es una escritora que no requiere presentaciones. Se trata de una de las “joyas de la corona” de nuestra cultura.

Hoy por hoy, es una marca impuesta para quien guste de la buena literatura. De esa que entretiene, hace soñar y deja pensando a un mismo tiempo.

Ya el pasado año se destacó con la mejor novela histórica de los últimos tiempos, sobre la vida de Juan de Lavalle. Ahora se viene con la remake de una de sus obras más clásicas: Para ahogar un loco amor. Lo presenta hoy a las 19, nada menos que en el Auditorio del Consejo de la Mujer, en la esquina de avenida Colón y calle Tucumán.

Se trata de una obra que marcó un hito en la literatura cordobesa en su tiempo y que conserva toda su vigencia en nuestra época. Quizás sea más vigente hoy que cuando se presentó, innovadoramente. A Dios gracias, algo también hemos cambiado como sociedad.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

En esa década del 90 nadie reconocía públicamente haberla leído, a pesar de que era el texto de mayor venta en ese año. Quedan para la anécdota los casos de varios señores, muy circunspectos, que entraban a una librería enfrente del Palacio de Tribunales llevando un sobre tamaño oficio de papel marrón, para esconderla después de adquirirla y que no los vieran en la calle con ella. Las damas de sociedad de tal tiempo eran más prácticas: la ocultaban en sus carteras. Para su fortuna, la moda de entonces imponía dicho accesorio en tamaños inmensos.

Fue tal vez el último de nuestros libros con carácter de tabú. “Cómo Reinita va a andar escribiendo esas cosas”, dijo espantado algún referente social de la época. Pero sí, Reyna siguió escribiendo esas cosas. Y hoy, no tanto tiempo después, es indudable su mérito de haber “democratizado” las letras. Contó con maestría historias que nadie hasta entonces se animaba a narrar. Y lo hizo con ese don para el lenguaje que tiene. Pudo de tal forma exponer los temas más incómodos de la condición humana, sin caer en los lugares comunes ni pecar en el exceso o el exabrupto.

El lector cordobés de hoy vuelve a tener a su disposición esta obra agotada e inconseguible desde hacía años. Una novela que, pese a los que se escandalizaron gratis y por adelantado en su tiempo, ha sido traducida al inglés por la Dra. Graciela Lucero-Hammer, con el título de Of love and madness por Edwin Mellen Press en el año 2008. El suceso en la lengua de Shakespeare fue aun mayor que en castellano.

Se trata también, por la profundidad con que aborda no pocos tópicos centrales del ser humano y su literatura, de una obra muy estudiada en los círculos especializados. Una de quienes la analizaron, tradicional amiga de esta columna, ha sido la licenciada Susana Chas, quien expresó sobre ella en el X Congreso Internacional sobre La Mujer y la Literatura Hispánica, realizado en Querétaro, México, en 1999: “Reyna Carranza escribe desde Córdoba, ciudad universitaria, conservadora, apegada a un pasado de iglesias coloniales y pensamiento escolástico hasta muy entrado el siglo veinte; transformada después en ciudad industrial, contestaria y violenta (…) Para ahogar un loco amor es quizá la más fuerte de todas por la atmósfera de tragedia y locura en que se desarrolla la trama, por ser una mujer la que revertirá el orden injusto y por otro tabú, que ella aborda: el del incesto, como quiebre del orden imperante toda vez que aparece en la novela”.

Impecablemente editada por El Emporio Ediciones, la obra promete sumergir al lector interesado en un círculo cada vez más profundo, como remanso intenso de río serrano, de transgresiones, deseos prohibidos, locuras varias y amores trágicos. A nuestro entender, es el hecho del año en materia de novela romántica de calidad.

* Abogado, Doctor en Ciencias Jurídicas. ** Agente de la Propiedad Industrial

Artículos destacados