Después de la SOPA, se enciende la Cispa

La ley recibió el apoyo de empresas que se habían manifestado en contra de las normas restrictivas.Apunta a reforzar el control sobre la circulación de la información

Luego de la polémica que despertaron las leyes fallidas de control de contenidos en Internet, SOPA y PIPA, una nueva ley cuestiona la libertad de acción de los usuarios. Su nombre es Cispa (sigla de Cyber Intelligence Sharing and Protection Act) y busca crear lazos entre las empresas tecnológicas y el gobierno estadounidense. De acuerdo con un informe elaborado por el Servicios de Información Cultural de la Argentina (Sinca), la diferencia de esta nueva ley con sus antecesoras es que “CISPA apunta a buscar aliados en las principales firmas tecnológicas y no opera directamente a las estrategias de los usuarios para compartir material ‘protegido’ por derechos de autor”.

Los congresales estadounidenses Mike Rogers y C.A. “Dutch” Ruppersberger presentaron este proyecto el año pasado pero recién ahora fue tratado y aprobado por el Congreso de los Estados Unidos. En términos concretos, esta ley permitiría que las empresas compartan información privada de sus usuarios para combatir “cyberamenazas”, eliminando cualquier responsabilidad legal para estas empresas. La información, entonces, podrá ser compartida con el gobierno federal o entre las mismas empresas.

¿Qué considera “amenaza cibernética” el gobierno norteamericano? Cualquier información, sistema o propósito que intente vulnerar o amenace a cualquier red de un gobierno o entidad privada; o el robo o malversación de información privada o gubernamental, propiedad intelectual o información personal identificable, puede ser tomado como acto amenazante.

Otra diferencia entre SOPA y CISPA es que ésta última tiene el apoyo de grandes empresas de tecnología tales como AT&T, IMB, Facebook (es el caso que más se destaca ya que se había opuesto fervientemente a las anteriores iniciativas), Microsoft e Intel, entre otras. Si bien esta nueva ley ha pasado bastante inadvertida en términos generales, promete despertar polémica y oposición entre los usuarios así como también nuevas acciones de la red hacker Anonymus.

Vale decir que una característica muy particular de este tipo de legislaciones es que, por más que la ley se apruebe en el Parlamento estadounidense, las consecuencias recaen sobre los usuarios a escala mundial ya que los dominios de los sitios muchas veces están bajo jurisdicción de ese país. Por este hecho es que muchas páginas web que no son de origen norteamericano, son canceladas o restringidas por tener dominios como .com, .org o .net.

Mozilla fue una de las primeras compañías en posicionarse contra Cispa. “Si bien apoyamos de todo corazón una Internet más segura, Cispa tiene un alcance amplio y alarmante que va más allá de la seguridad en la red. El proyecto de ley atenta contra nuestra privacidad, incluye definiciones vagas sobre la ciberseguridad, y concede una inmunidad a las empresas y el gobierno que son demasiado amplias en torno al uso indebido de la información. Esperamos que el Senado se tome el tiempo necesario para examinar a fondo y abiertamente estos temas con la participación de los interesados antes de seguir adelante con esta legislación”, señalaron desde la compañía que defiende las políticas de licencias abiertas y software libre.

Según trascendió, las empresas que apoyan la aplicación de esta ley serían las siguientes: AT&T; Boeing; BSA; Business Roundtable; CSC; Comptel; CTIA – The Wireless Association; Cyber, Space & Intelligence Association; Edison Electric; EMC; Exelon; Facebook; The Financial Services Roundtable; IBM; Independent Telephone & Telecommunications Alliance; Information Technology Industry Council; Intel; Internet Security Alliance; Lockheed Martin; Microsoft National Cable & Telecommunications Association; NDIA; Oracle; Symantec; TechAmerica; US Chamber of Commerce; US Telecom – The Broadband Association; Verizon.

Otros proyectos

– Son muchos más los proyectos de ley restrictivos en otros países. La Ley Sinde está en debate en España. Supone la creación de un organismo conocido como Comisión de Propiedad Intelectual, cuya misión es determinar si una página vulnera los derechos de propiedad intelectual y, en caso de que así sea, tramitar su cierre.

– En Francia se propuso la ley Hadopi, que prevé sanciones contra los internautas que descarguen archivos de forma ilegal. Establece un dispositivo progresivo de sanciones: aviso por correo electrónico y, luego, la desconexión de Internet.

Artículos destacados