“Debemos aspirar a tener juicios por varios años”

Rodolfo Yanzón, abogado de la Fundación Liga Argentina por los Derechos Humanos

Rodolfo Yanzón es uno de los abogados que llevan adelante una decena de causas, ahora reabiertas, contra militares y civiles acusados de crímenes contra la humanidad durante la última dictadura militar. Entre sus logros hay que adjudicarle la reapertura de la investigación contra el ex ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz, quien fue recientemente detenido, acusado del secuestro extorsivo del empresario algodonero Federico Gutheim y de su hijo.

La detención de Martínez de Hoz  ha sido largamente anhelada por los organismos de derechos humanos, que siempre esperaron que la justicia argentina también alcance a los actores civiles que participaron del proceso militar.

A un mes del inicio en Córdoba del juicio que tendrá sentado en el banquillo de los acusados a Jorge Rafael Videla, Comercio y Justicia dialogó con Yanzón sobre el avance de los procesos penales en las causas de lesa humanidad.

-Ud. ha sido uno de los impulsores de la reapertura de la causa Martínez de Hoz ¿Cree que  ha llegado el momento de que se comience a juzgar a los actores civiles que participaron del proceso?

-El proceso contra Martínez de Hoy tiene 25 años, en su momento un juez federal le dictó la prisión preventiva pero la Cámara de Apelaciones se la revocó. En el 86 la Justicia no quería avanzar en la investigación contra civiles, que no se ensuciaron las manos de una manera directa, sino que fueron los “técnicos” de un sistema perverso. Hoy, un cuarto de siglo después, las cosas han cambiado: se amplió el concepto de los derechos humanos; la justicia incorporó estos principios y avanzó en numerosas investigaciones. Además, hoy el tema forma parte de la agenda de los medios de comunicación y la sociedad ha tomado conciencia de lo que ocurrió en la última dictadura. Todo esto ha significado un vuelco importante para la justicia argentina.
Cuando nosotros pedimos el desarchivo de la causa Martínez de Hoz fue precisamente para poder avanzar en las responsabilidades civiles del proceso. Yo creo que en el caso Martínez de Hoz pronto tendremos novedades positivas, pero éste no fue un caso aislado y, por eso, hay que seguir investigando. El otro gran paso es poder avanzar en los delitos económicos que se cometieron en la última dictadura, que originaron la deuda externa. Precisamente, sobre este tema tenemos una causa archivadaa que investigó el juez Ballesteros y luego cerró porque prescribió la acción penal. Yo soy optimista sobre que avanzaremos también sobre este punto, aunque sea duro.

– Hablamos de la responsabilidad civil ¿Qué pasa con la responsabilidad que le cupo a la magistratura de aquellos años? ¿Hay voluntad  del Poder Judicial para que estos actores sean enjuiciados en el marco de estos procesos?

-Ése es otro punto importante. Yo no veo una actitud corporativa, existen apoyos individuales. Yo no veo hoy un Poder Judicial compenetrado con los valores de la dictadura. Quedan resabios, tienen poder, pero no son la mayoría. Yo espero que los jueces de hoy avancen también con estas causas y se animen a dictar órdenes de captura, porque no sólo hubo jueces y fiscales que encubrieron crímenes de lesa humanidad, sino que también los hubo que estuvieron directamente involucrados en esos crímenes.

-En Córdoba se fijó fecha para un nuevo juicio que tendrá sentado en el banquillo de los acusados a Jorge Rafael Videla ¿Qué opinión le merece esta situación?

– Videla tiene más de 80 años, así que no creo que nos dé el tiempo para tenerlo sentado en el banquillo de los acusados durante mucho tiempo. De cualquier manera, pienso que no nos tenemos que conformar con Videla. Hoy tenemos a Videla en el banquillo y no tenemos, por ejemplo, a sus inmediatos inferiores. Hacia allí también hay que avanzar. Son esos inferiores los que hoy siguen perteneciendo a las Fuerzas Armadas, participan de actos oficiales, siguen cumpliendo funciones.

-¿Considera que tendrían que haberse unificado las causas de derechos humanos y hacer un solo juicio? ¿ Eso es posible?

– Pensar en un gran juicio a siete años de reabiertos los procesos sólo serviría para retrasar todo. Ya hemos perdido mucho tiempo y no es hora de ponernos a pensar en nuevas ingenierías judiciales. Hay que seguir avanzando con lo que tenemos, que no es poco, y multiplicarlo. Los argentinos estamos siendo un ejemplo en esto de juzgar a nuestros verdugos. Tenemos que aspirar a tener juicios por muchos años, hay que ser pacientes y avanzar, porque si queremos que esto termine rápido, no alcanzaremos a todos los responsables. Yo  espero que la lista de implicados se multiplique y que alguien se quiebre.

-¿Realmente cree que alguien se va a quebrar?
– Yo espero que sí. He asistido a varios juicios de este tipo y el humor va cambiando. Ya se están dando algunas señales, más allá del pacto de silencio ya hay militares que dicen, “acá somos siete sentados en el banquillo de los acusados, pero participó toda la Fuerza”. Yo creo que alguno va a decir basta y va a hablar.

Artículos destacados