¿Casualidad o causalidad?

 Por Sergio Castelli* y María Constanza Leiva**

Si hay algo que define una marca es su logotipo, ya que es la imagen gráfica que luego de campañas publicitarias o del simple uso de la marca le permiten al consumidor mantener esa imagen en su mente y asociarla rápidamente con la empresa.
Y si de logotipos y campañas publicitarias hablamos, podemos afirmar, casi sin dudas, que The Coca Cola Company es una de las más conocidas en el mundo. El origen de la compañía nació a raíz del producto estrella, la coca cola que fue creada en la farmacia de John Pemberton en 1886, cuando se buscaba un nuevo remedio contra los problemas digestivos y que, además, aportase energía. La bebida, desde su nacimiento fue un éxito, y Pemberton, junto a su contador Frank Robinson, idearon la marca y el logotipo que hasta el día de hoy se mantiene en gran parte su formato. En 1891 fundaron The Coca Cola Company.
El logotipo de Coca Cola es uno de esos diseños que nadie puede olvidar, a pesar de que pueda o no disfrutar la bebida. El diseño gráfico es inconfundible y va grabado en la mente de forma inconsciente.

Ahora bien, paralelamente, en España encontramos una bebida muy popular llamada Cacaolat, que fue creada por Joan Viader Roger. El industrial catalán, junto a su padre, preparó de modo artesanal una bebida nutritiva refrescante. El producto consiste en un batido de leche con cacao y azúcar, siendo el primer producto de este tipo elaborado industrialmente en el mundo. La salida al mercado de Cacaolat fue en diciembre de 1931.
Lo llamativo de esta historia se relaciona con que más de un consumidor, al encontrarse con estos productos se lleva la sorpresa por el parecido existente entre sus logotipos. Y es que utilizan la misma tipografía de letra, y al comenzar los dos nombres con la letra C, el parecido es asombroso. Si bien los colores son diferentes, ya que Cacaolat utiliza fondo amarillo y letras en color marrón, frente al color rojo característico de Coca Cola. Pero más allá de las diferencias, las similitudes son tales que los consumidores llegan a interrogarse sobre si ambas bebidas provienen del mismo fabricante.
Para sorpresa de muchos, se trata de dos productos diferentes, con orígenes diferentes, autores diferentes y empresas diferentes, que conviven en el mundo de las bebidas sin generarse ningún conflicto la una a la otra.Y si quisiéramos pensar en la posibilidad de plagio en el diseño del logotipo de la bebida más nueva a la más antigua, podríamos arriesgar que no es el caso sino que se trata de una simple coincidencia: cuando se creó Cacaolat, Coca Cola aún no se embotellaba en España, pero sí se comercializaba en la zona, por lo que existe la posibilidad de que su logotipo ya haya sido conocido. Ahora bien, en esa época las opciones tipográficas no eran tan amplias como las que existen hoy en día y el diseño de logotipos con escritura caligráfica era tendencia, lo que se puede apreciar realizando una sencilla búsqueda de los logotipos de principios del siglo XX, donde el tipo de letra es muy similar en todos ellos.
Además, si analizamos el origen conceptual de los nombres de las bebidas podemos apreciar que se encuentra justificado: Coca Cola procede de los ingredientes de la fórmula, hojas de coca y nuez de cola, mientras que Cacaolat proviene de cacao y leche. Aparentemente, no hay causalidad, sino casualidad…

* Agente de la propiedad industrial ** Abogada

Artículos destacados