“Buscamos una reforma que tenga consenso”

Elena Higthon de Nolasco, ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación

El 23 de febrero vence el plazo para que la comisión para reformar y unificar los códigos Civil y Comercial -integrada por Elena Highton de Nolasco, el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y la ex integrante del Máximo Tribunal de Mendoza, Aida Kemelmajer de Carlucci- entregue el anteproyecto a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

De la reforma están participando unos 90 juristas y hay gran expectativa respecto de los puntos salientes que tendrá. Diario Digital dialogó con Highton de Nolasco -quien desde 2004 integra el Máximo Tribunal del país- y Comercio y Justicia editó algunos aspectos centrales de la entrevista.

-¿Cuáles son los principales cambios que se proponen realizar?
– Básicamente esto es una unificación del Código Civil con el Comercial. Por un lado, trataremos de simplificarlo y aligerarlo un poco de tantos artículos que son excesivos. Pero también incluir las figuras y elementos nuevos dentro de los que haya consenso. La idea es hacer un código con artículos nuevos y no reformas parciales, aunque se repita mucho de lo que estaba de antes.

– ¿Sobre qué propuestas nuevas están trabajando?
– Todavía no hay decisiones tomadas. Hay muchos temas que no están en el Código, como la fecundación asistida, cuestiones de bioética, de medio ambiente. Estos aspectos de alguna manera influyen en todo el Derecho. En el caso de los pueblos originarios hay legislación especial pero estamos estudiando la incorporación al Código de la parte de la propiedad, porque no está reglamentada. Todo está estudiándose. Estamos tomando en cuenta todos los proyectos que hay, todos los códigos extranjeros que se han reformado, algunas nuevas reformas en Brasil.

-Hizo referencia a legislación extranjera ¿En qué situación se encuentra el país en materia civil?
– Hay mucha legislación especial y no la vamos a incorporar toda al Código. Ésa es una decisión: no tocar toda la legislación porque en una reforma al Código Civil y Comercial prácticamente se podría ir tocando toda la legislación de derecho común que existe. La idea no es reformular toda la legislación.

 -La actualización de los códigos y la armonía que se le quiere dar ¿se logra sólo con la sanción de un texto o se requieren otras prácticas para que se aplique como se lo pensó?
–  Por eso mismo buscamos una reforma que tenga consenso. Las normas, desde que están sancionadas, se aplican, pero si no hay convicción social y ciudadana no es fácil llevarlas a la práctica.

 -El proyecto contó con el apoyo de la presidenta Cristina Kirchner, quien los recibió (a los miembros de la comisión) en la quinta de Olivos. ¿Qué les dijo?
– Esta comisión se creó por un decreto presidencial, otras se hicieron por resoluciones del Ministerio de Justicia. Nos convocó, nos contó algunas preocupaciones en materia de familia, creo que habló de la adopción. Después, en su mensaje al Congreso habló de una ley especial en este tema. Mostró entusiasmo sobre que esto hay que actualizarlo.

 – Hubo trabajos de otras comisiones para hacer reformas de códigos, como el Penal o el Procesal Penal, que nunca fueron sancionadas por el Congreso. ¿Cree que en este caso, con el apoyo presidencial, va a tener otro destino?
– El Congreso es mucho más que la Presidenta. Además, vamos a ver (qué sucede) porque ahora hay un período electoral. Pero de cualquier manera el apoyo es de la comunidad. Si bien el Congreso sanciona, también recibe lobbys. Siempre hay grupos que opinan con algún interés que pueda ser tocado por el contenido del Código.
Muchas veces los proyectos de códigos han fracasado no por todo el texto sino por un artículo o dos, que son los que por alguna razón algún grupo objeta. La intención es que todo el mundo participe para que no digan que no han tenido la oportunidad de opinar, aunque la decisión final de lo que pongamos en el Código sea nuestra. Ciertamente, a los códigos los ha sancionado el Congreso a libro cerrado. No pedimos eso pero normalmente, cuando se puede tocar, se desarma la coherencia porque cuesta mucho organizar todo un sistema..

Artículos destacados