Bienvenidos al turismo de 2015

Según la consultora Deloitte, en un futuro no muy lejano las claves serán tecnología móvil y sustentabilidad

El crecimiento de la penetración de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la población tiene consecuencias decisivas sobre la industria del turismo (hotelería, gastronomía, entretenimientos y transporte), ya que supone modificaciones en las pautas y modos de consumo de los potenciales clientes. Estos cambios pueden convertirse en fortalezas para los empresarios capaces de leer los desafíos que se imponen en la nueva época.

Así lo indica el estudio “Hospitality 2015” desarrollado por la consultora internacional Deloitte, el cual traza las principales tendencias del consumo de turismo global en los próximos años. La investigación parte del reconocimiento de que los “consumidores están cambiando sus actitudes y comportamientos” y que la inversión en tecnología en las empresas del rubro “podría mejorar la adaptación de los servicios a las necesidades específicas de los clientes”, logrando además mejorar el control de los costos.

Según el informe, en un mercado saturado de ofertas hoteleras, gastronómicas y de espectáculos, los ganadores serán quienes puedan  “comprometerse con los consumidores y diferenciarse claramente de las ofertas de los competidores”. En este contexto, la incorporación de nuevas herramientas tecnológicas no puede quedar fuera de la planificación estratégica de las firmas.

Las cifras que ofrece Deloitte para dibujar el nuevo panorama son claras: “Existen aproximadamente más de 1,5 mil millones de personas en el mundo con acceso a Internet. Según las perspectivas, esto se incrementará 50% para 2015 y los operadores de turismo necesitan incorporar el mundo on line y asegurarse de que realizarán sus ofertas a través de múltiples (y siempre cambiantes) canales”.

Las claves del negocio del futuro: tecnología móvil y sustentabilidad

Durante las últimas temporadas, hoteles y restaurantes vieron multiplicadas las consultas y reservas a través de Internet.

No obstante, para 2015 ya no sólo se tratará de poseer un sitio web y una cuenta en alguna red social que permita la interactividad entre clientes y empresa. El desafío, de ahora en más, pasará por modificar esas herramientas para que se adapten a distintos dispositivos de acceso y para optimizar la planificación empresarial.

A propósito de esta dos nuevas tendencias, el estudio de Deloitte señala que:

1- Es necesario maximizar los beneficios que puede aportar la tecnología móvil y por eso se aconseja que los hoteles adapten sus páginas web de forma que los clientes puedan gestionar cómodamente sus reservas a través de dispositivos móviles. Se recomienda incluir mapas interactivos, programas de recompensa para los clientes, mensajes de confirmación de las gestiones de servicios realizadas por el consumidor, entre otros.

2 – Es importante que el uso de las nuevas tecnologías no sólo aporte confortabilidad y mejore el vínculo con el cliente sino que también sirva para bajar los costos de producción. Al respecto, el informe señala que la inversión en inteligencias artificiales posee amplios beneficios. En este sentido, se recomienda incorporar software que posibilite hacer predicciones fiables sobre la demanda de alimentos y bebidas en los hoteles.

De hecho, algunas de estas sugerencias ya están incorporadas en las aerolíneas. Hoy, los clientes que viajan en avión pueden seleccionar los asientos o elegir la comida través de Internet, tienen la posibilidad de imprimir sus propias tarjetas de embarque y de facturar por medio de sus teléfonos móviles con los consiguientes beneficios para el usuario y el ahorro de costos para la compañía.

Estos aspectos vinculados con la adaptación tecnológica de las empresas deberán anudarse en el fortalecimiento de las marcas, las cuales “se irán convirtiendo en un factor cada vez más importante para los viajeros de alto nivel», puesto que implica diferenciación y exclusividad de los servicios, señala el informe.

El turista techie

Como protagonista de este nuevo escenario, la consultora Deloitte pudo delinear algunas características del nuevo consumidor de la industria turística.

Se trata del turista techie (turista tecnológico, en inglés). Un individuo con poder adquisitivo de medio a alto, cuyo dispositivo móvil es la herramienta indispensable para realizar reservas y buscar cada vez más selectivamente marcas que garanticen servicios diferenciados. Éstos son dos de los principales rasgos del turista del futuro, de acuerdo acuerdo con el informe Hospitality 2015.

Artículos destacados