Argentina se ofrece como basurero del mundo: la necesidad de un cambio legislativo urgente

RIZZI. “Actualmente sólo se exige la mera segregación, acopio y acondicionamiento de la basura como condición de su importación”.

Según Juan Pablo Rizzi, abogado y especialista en temas aduaneros, es imperioso derogar el decreto Nº 591/19 y garantizar la aplicación de la prohibición de importación de estos desechos consagrados en el art. 41 de la Constitución Nacional y elaborar y adoptar una política de Estado al respecto

«Acontramano del movimiento ambientalista mundial, protagonista principal en la agenda global para detener el cambio climático, nuestro país modificó este año su legislación de importación de residuos. El pasado 7 de agosto se publicó en el Boletín Oficial el Decreto Nº 591/2019. Por medio de éste, el Poder Ejecutivo Nacional saliente flexibilizó de manera peligrosa la importación de basura, a tal punto que, de no tomarse medidas urgentes, nuestro país podría transformarse en uno de los basureros del mundo” lo señaló Juan Pablo Rizzi, abogado -Socio en Centarti & Rizzi Abogados- al ser consultado por Factor.

Según el profesional, es imperioso que la nueva Administración nacional derogue inmediatamente el decreto Nº 591/19, garantice la aplicación del art. 41 de la Constitución Nacional -en función del cual se “prohíbe la importación de residuos actual o potencialmente peligrosos, incluidos los radiactivos”- y elabore y aplique una política de Estado en torno a la disposición de los residuos nacionales.

¿Cuáles son los antecedentes sobre
este tema?
La producción de residuos es una constante que el ser humano genera, hora tras hora, en cualquier latitud y en función de sus necesidades e intereses. Ahora bien, existen países que han desarrollado una cultura de disposición inicial y final de los residuos que generan en plano nacional (por ejemplo, Finlandia), a cuyos efectos han realizado las inversiones correspondientes, y otros que, como el nuestro, ni siquiera tienen una política de aplicación uniforme en todo su territorio. Basta con visualizar la cantidad de basureros clandestinos a cielo abierto que se dispersan por nuestras tierras para comprender la irregularidad existente.

Sin perjuicio de ello, durante tres décadas nuestra Nación mantuvo una línea de conducta razonable en lo que respecta a la basura foránea, pues resulta lógico que -si no podíamos tratar la propia- no permitiéramos el ingreso de la extranjera.

Paralelamente, cabe considerar que a los países exportadores de basura, en su mayoría estados industrializados, les resulta mucho más barato y práctico desprenderse de ésta que tratarla. A estos efectos buscan la anuencia de países de importación con permisivas legislaciones ambientales o bien, dicho de otro modo, la complicidad de funcionarios estatales de turno con quienes convenir el pago de un canon por tonelada de basura recibida. Si ello no es posible, entonces todavía les queda la vía del crimen internacional organizado a partir del cual, directamente, intentan contrabandear residuos.

El control ejercido por nuestras autoridades nacionales (Aduana, Prefectura Naval y Gendarmería), evitó hasta el año 2014 la importación de aproximadamente seis millones de toneladas de residuos, desechos y desperdicios industriales, químicos, tecnológicos, etcétera.

Pese a ello, la mantención del control sobre nuestras fronteras era una misión que prácticamente se volvía imposible ante la extensión de aquellas y la insuficiencia de recursos humanos y materiales para desarrollar tal labor. Resultaba por lo tanto imperioso valorizar el trabajo de tales autoridades de control y brindarles, aunque sea, mayores herramientas para que pudieran lograr su cometido. Sin embargo se hizo todo lo contrario, desmoralizando incluso a tales autoridades de control.

¿En qué circunstancias se dicta el decreto Nº 591/19 y cuál es su espíritu?

En 2018, la República Popular China, principal importador de residuos del planeta, prohibió la importación de basura en su territorio, persiguiendo ferozmente su contrabando. Ello generó en los exportadores de residuos la necesidad de buscar otros destinos.

En ese marco de circunstancias el Poder Ejecutivo Nacional saliente emitió el decreto N° 591/19 (BO 07/08/2019). De manera contemporánea la República del Paraguay modificó su legislación ambiental en idéntico sentido. En Argentina, la nocividad de la nueva norma pasó prácticamente desapercibida para nuestra población. Ello obedeció, quizás, al corriente año electoral y a su consecuente influencia mediática; pues toda la atención estaba puesta en el plano político.

El decreto Nº 591/19 contraría lo dispuesto por el art. 41 de la Constitución Nacional y toda la legislación que precedía a ésta (el Código Aduanero, las leyes Nº 23922, 24051 y los decretos Nº 181/92 y 831/93). En efecto, la legislación anterior preveía la referida prohibición de importación y la morigeraba, excepcionalmente, en el supuesto en que un específico residuo requerido estuviera acompañado de un certificado de inocuidad ambiental y sanitaria emitido por la autoridad de aplicación del país de origen y/o procedencia de aquel, siempre que la Secretaría de Ambiente y Desarrollo ratificara ese certificado. En cambio, la nueva legislación, vino a derogar la necesidad de contar con ese certificado, flexibilizando la importación de residuos. A tal punto que actualmentesólo se exige la mera segregación, acopio y acondicionamiento de la basura como condición de su importación. Va de suyo que ordenar los residuos no es lo mismo que transformarlos para que sean inocuos. Por más acomodados y ordenados que estén, los residuos, desechos y desperdicios no pierden su calidad de tal ni dejan de ser peligrosos para nuestra población y ambiente.

¿Cuáles son los fundamentos de lanormativa en cuestión?

Para así disponer, el PEN mencionó dos argumentos que podemos calificar de aparentes. Estos refieren a nuevos conceptos internacionales denominados como “valorización de los residuos” y la “economía circular”. A partir de éstos, en los países en los que existe una desarrollada cultura sobre la disposición inicial y final de los residuos -con las consecuentes inversio- nes que derivan de ello- se trata de reducir los volúmenes de basura y de aprovechar los recursos energéticos y/o materiales que derivan de ella para así evitar el empleo de nuevas materias primas. Sin embargo, como dijimos, nuestro país está totalmente alejado de esas circunstancias ya que no tenemos una política de estado al respecto. Ni siquiera existe organización ni uniformidad en las acciones que adoptan los municipios respecto de los residuos que se originan en cada uno de ellos. Consecuentemente, si no hemos resuelto la oferta nacional de residuos que generamos cabe volver a preguntarnos para qué y por qué importaríamos residuos extranjeros.

Conciencia ambiental

Según el especialista es necesario que tomemos conciencia que una vez que los residuos son importados a Argentina nunca más los podremos de rivar a otro; ya que no se nos permitirá. Asimismo, que el daño al ambiente es irreversible y que en algunos casos, el desarrollo de enfermedades posibilitado por la importación de basura puede volverse incontrolable -piénsese, por ejemplo- en el caso del crecimiento del dengue en la región, su conexidad con el incremento de la importación de neumáticos usados ingresados a Paraguay desde 2010 y su probable contrabando en los países limítrofes-. “Resulta imperioso por lo tanto derogar el decreto Nº 591/19, garantizar la aplicación de la prohibición de importación de residuos del art. 41 de la Constitución Nacional y elaborar y adoptar una política de estado en torno a la disposición de los residuos nacionales”, sentenció el profesional.

3 Comentarios en "Argentina se ofrece como basurero del mundo: la necesidad de un cambio legislativo urgente"

  1. Buenísimo el artículo.derogar ya este decreto!!!!

  2. Avatar María Eva Bigliecca | 26 diciembre, 2019 en 6:14 pm |

    Adhiero totalmente.
    María Eva Vigliecca

  3. Avatar Marquesa Contreras | 26 diciembre, 2019 en 12:21 pm |

    Espectacular debemos defender nuestra patria que es grande para evitar estos abusos sobre los países como el nuestro con complicidad de las autoridades Que cada país se haga responsable de sus desechos .y no importemos plagas devenida de los residuos patógenos que nos envían a cambio de intereses personales .

Los comentarios están cerrados.

Artículos destacados